Benalmádena es unos de los destinos más bonitos que podemos ver en la Costa del Sol. Conocido por sus 20 km de playas, su deliciosa comida y los numerosos lugares a visitar: el parque temático Tivoli World, un casino, el teleférico, el Castillo de Bil Bil y el moderno Puerto Marina.

En el casco antiguo de estilo andaluz tradicional se erigen el Castillo Monumento Colomares (consagrado a Cristóbal Colón y el Descubrimiento de América), la Estupa de la Iluminación (gran templo budista) y el mariposario.

Benalmádena es un municipio de la provincia de Málaga situado en la Costa del Sol Occidental, a unos 22 km de la capital provincial. Su término municipal se extienden desde las cumbres de la Sierra de Mijas hasta el mar, cayendo en algunos puntos en forma de acantilado.

Poblado desde tiempos prehistóricos, Benalmádena experimentó un notable desarrollo durante la época de la dominación musulmana. Pero el mayor auge demográfico de su historia vendría propiciado por el boom turístico a partir de la segunda mitad del siglo XX.

La población se concentra en tres núcleos principales: En la parte alta se encuentra Benalmádena Pueblo, un típico pueblo blanco andaluz y Arroyo de la Miel una animada zona residencial. Abajo nos encontramos con Benalmádena Costa y sus reconocidas playas, uno de los lugares de mayor actividad turística de la Costa del Sol. El elevado crecimiento urbanístico y demográfico tiende a unificar los tres núcleos.

Puerto Marina

Puerto Marina es uno de los puertos más bonitos y originales que hemos visto. Con muchísimo ambiente, bares, comercios, restaurantes, pubs y barcos de recreo por si quieres navegar.

Se encuentra entre los mejores puertos deportivos del mundo, prueba de ello es que es varias veces ganador del premio “Mejor Marina en el Mundo”. Además, es uno de los sitios más activos y sofisticados de la Costa del Sol de día y de noche, pues la vida nocturna continúa en bares y discotecas.

En este bonito lugar incluso puedes escoger hacer una excursión en catamarán para ver los delfines, algo único.. Es muy bonito. Paisajes espectaculares, una experiencia para no dejar pasar.

Un lugar hermoso que, desde su inauguración en 1979, no paró de recopilar premios y elogios por todo el mundo gracias a su belleza y su diseño rompedor e innovador. El estilo arquitectónico de la marina es difícil de definir, aunque sí que existen algunas pinceladas de influencias andaluzas y árabes.

El puerto se compone de islas artificiales, conectadas por pequeños puentes, que albergan una zona residencial de lujo.

El puerto es también un centro de ocio y entretenimiento de Benalmádena, incluso se puede visitar el acuario Sea Life.

Un lugar con mucho caché: es elegante a la vez que diferente. Muy completo y con variadas ofertas, entre ellas restaurantes de diferentes especialidades así como heladerías, tiendas, cafeterías y pubs donde terminar una velada tomando una copa después de cenar.

Puerto Marina también es un referente en los deportes náuticos y en él se pueden realizar numerosas actividades.

Pudimos ver numerosos peces, ya que le estaban dando de comer.

Por las tardes, al caer el sol, es cuando el puerto brilla con luz propia, locales, bares y discotecas se llenan de gente para disfrutar de la noche.

Paseo Marítimo

El paseo marítimo de Benalmádena, es para nuestro gusto, el más bello de toda la costa malagueña. Discurre entre el Castillo de Bil Bil (imagen de arriba) y Puerto Marina.

Existen otras zonas costeras del municipio que cuentan con paseos marítimos que en el futuro se pretenden unir, son los casos de las zonas de Sunset Beach o nueva Torrequebrada. Para los que les gusten andar, el paseo marítimo de Benalmádena está unido con el de Torremolinos, que empieza justo pasando Puerto Marina.

Precioso paseo el que disfrutamos con multitud de palmeras y la inmensidad del mar Mediterráneo. Además, no faltan comercios, chiringuitos y restaurantes.

 

Las esculturas de arena son preciosas para ver y sacar fotos. La verdad es que me impresionan muchísimo lo que los artistas callejeros plasman en la arena de las playas cerca del puerto de la ciudad de Benalmádena y a lo largo de la Costa del Sol. Un museo al aire libre con esculturas impresionantes muy reales con diferentes motivos. No son los típicos castillos que nos podemos imaginar. Hay de todo, hasta Donald Trump aparece plasmados en la arena…

Playas

Benalmádena cuenta con casi 20 kilómetros de litoral de arena, grava y palmerales que conforman un total de 17 playas: Arroyo Hondo, Carvajal, Bil-Bil, La Morera, Arroyo de la Miel, Benalnatura, Fuente de la Salud, La Perla, Las Viborillas, playa de Las Yucas, Malapesquera / Malapesca / Torre Bermeja, Melilleros, Santa Ana, Tajo de la Soga, Torremuelle, Torrequebrada y Torrevigía.

Las playas albergan chiringuitos, restaurantes y otros establecimientos turísticos. Las playas orientales son amplias y espigonadas; mientras que las occidentales son rocosas, tranquilas y aisladas entre pequeños acantilados, ideales para practicar submarinismo. Además existe una de las primeras playas nudistas de España, llamada Benalnatura.

En la imagen de arriba, vemos la playa de Bil Bil, una de las más famosas por tener en uno de sus extremos el Castillo de Bil Bil. La playa tiene alrededor de 400 metros, está salpicada de palmeras y se ubica entre la playa de Santa Ana y la del Arroyo de la Miel.

En esta otra imagen, podemos ver la playa de Fuente de la Salud en Benalmádena, que se encuentra entre Puerto Marina y el inicio de Torremolinos. Un lugar ideal para practicar diferentes actividades náuticas y ver las esculturas de arena tan llamativas que exponen los artistas callejeros. Desde esta playa pudimos ver unas vistas panorámicas impresionantes, tanto de la costa, como de los picos nevados de Sierra Nevada.

Castillo de Bil-Bil

El Castillo de Bil-Bil en un icono del municipio y de toda la Costa del Sol. Está ubicado en el mismo paseo marítimo, así que es ideal para pasear, comer o tomar algo en uno de los chiringuitos cercanos, ver el atardecer y hasta ir al mercadillo que ponen por la noche. Fue diseñado por el arquitecto Enrique Atencia con un estilo neoislámico de enlucido color rojo al exterior con decoración de azulejo y bajorrelieves.

La construcción data del año 1927, cuando se comienza el proyecto como una villa de campo para una acaudalada familia de la época. En 1980 el Ayuntamiento de Benalmádena lo adquiere para acondicionarlo como equipamiento cultural de la ciudad.

Este palacete con aspecto de fortaleza defensiva de inspiración musulmana, le confiere una especial belleza. ​Las puertas con triple arco de herradura, los jardines exteriores, las fuentes, palmeras…

Interior de Bil-Bil

El castillo se puede visitar de forma gratuita. Tiene unas salas con posibilidad de alquilar para eventos, conciertos y exposiciones. Su patio interior también es precioso. Como anécdota, cabe citar que el Castillo de Bil-Bil es el edificio público donde más bodas civiles se celebran en la provincia de Málaga.

Como curiosidad, en el largometraje “El coleccionista de cadáveres”, rodado en 1967 y dirigido por Santos Alcocer, tiene como escenario de los crímenes al Castillo de El-Bil-Bil .

Monumento a Ibn al-Baytar

Al lado del Castillo de Bil Bil se encuentra el monumento del ilustre erudito Ibn al Baytar, (botánico y farmacólogo nacido en la Edad Media en Benalmádena). Se trata de una estatua de bronce sobre pedestal de mármol rosaceo.

Parque de la Paloma

Cada vez que vamos a Benalmádena no podemos dejar de visitar el bonito parque de la Paloma. Una maravilla dentro de una ciudad turística. Pasamos un par de horas muy agradables. Ideal para visitarlo con niños o sin ellos y admirar a los patos, cisnes, tortugas, peces, pavos reales, gallos, gallinas, palomas, conejos, cabras e incluso a dos hermosos burros. Nos encantó.

Desde su inaguración en 1995, este parque se ha convertido en uno de los lugares favoritos para muchos malagueños. Se encuentra situado a tan sólo unos pasos de la playa, en la avenida de Federico García Lorca, junto a Selwo Marina Delfinarium, el Auditorio Municipal y el Recinto Ferial. Tiene cinco accesos diferentes.

Este precioso parque es ideal tanto para pasear en pareja como para ir en familia o con los más pequeños. Un lugar para caminar, descansar, ver animales, jugar o simplemente para ir a leer un buen libro.

Te sientes un poco como Alicia en el país de las maravillas, al ver corretear los animales sueltos a sus anchas.

El parque de la Paloma es un pintoresco oasis con nada más y nada menos que 200.000 metros cuadrados de zona verde con lagos, césped, pinares…

En este precioso contexto pudimos disfrutar de la compañía de estas gallinas y palomas que andan libremente por el parque.

¿Habéis visto algo tan entrañable como esto? Una gallina y sus polluelos que la seguían…Que preciosidad. Me encanta…

Mi conexión con los animales siempre ha sido especial, por ello la visita a este hermoso parque cada vez que vamos es emocionante, ya que hay muchísimos animales con los que interactuar…Puedes acariciarlo, alimentarlos, admirarlos…Es increíblemente bello.

TripAdvisor lo ha incorporado es su lista de los 25 parques más bellos de Europa, acompañando a lugares tan increíbles como Parc Güell de Barcelona, El Retiro de Madrid o Hyde Park de Londres.

En el parque de La Paloma se encuentran “Las Tres Cabezas”. Se tratan de enormes esculturas en bronce realizadas por el escultor malagueño José Seguiri en 2007. Miden cerca de 2 metros y representan las civilizaciones que nos precedieron y desaparecieron.

Entre tanta urbanización en la Costa del Sol, es una delicia tener este pulmón verde para que los ciudadanos puedan pasear y respirar entre la naturaleza.

Entre los más de 200.000 m2 también encontraremos gran variedad de árboles como eucaliptos, palmeras, cipreses y un “Jardín de Cactus y Suculenta“. Ahí pudimos ver una gran variedad de cactus con más de 450 especies, diferente en tamaño y colorido. Una preciosidad…

 Un parque espectacular que nos encantó y recomendamos la visita a todo el mundo.