La primera vez que fuimos al bonito pueblo de Mijas ya nos enamoró. Desde sus numerosos miradores, podemos disfrutar de unas vistas espectaculares de la costa, la montaña y el propio municipio. Un precioso pueblo donde la sensación de paz que desprende hace que las horas pasen sin darte cuenta. Dar un paseo por sus calles y jardines o sentarse en uno de sus muchos rincones soleados hacen que te sienta en el paraíso… Realmente un bello lugar…

Mijas es un municipio de la provincia de Málaga situado en la Costa del Sol Occidental. Fue un pequeño pueblo dedicado a la agricultura y la pesca hasta la explosión del boom turístico en la década de 1950-60. Desde entonces, la actividad turística y el sector de la construcción han sido los motores de la economía local. En la actualidad es un municipio multicultural con un alto porcentaje de residentes extranjeros y uno de los principales centros del turismo de Andalucía.

Mijas Pueblo, declarado Conjunto Histórico-Artístico, se extiende por la ladera de la sierra del mismo nombre, en un promontorio situado entre la cordillera litoral y la costa, a 428 metros sobre el nivel del mar. Este pueblo serrano, que también mira al mar, guarda el aspecto de típico pueblo blanco andaluz, con sus casas de poca altura y balcones repletos de flores.

Como en otras ciudades turísticas de la Costa del Sol, Mijas cuenta con tres núcleos de población, cada una de ellos con un atractivo diferente: Mijas Pueblo (en la sierra), La Cala de Mijas (en la costa), y Las Lagunas (zona industrial y comercial, unida prácticamente con Fuengirola). Mi recomendación es que no te quedes solo en la zona de la costa, sino que te acerques también a conocer Mijas Pueblo, que es donde se emplaza el casco antiguo.

A continuación nuestra visita a Mijas Pueblo.

Mirador Julián Núñez Andreu

Nuestra visita al pueblo de Mijas empieza en la Oficina de Turismo, donde podremos recoger un plano con todos los puntos de interés a visitar. Se encuentra situada justo al lado del mirador Julián Núñez Andreu (imagen de arriba). Aquí ya obtenemos las primeras increíbles vistas del pueblo y las montañas por un lado y el mar al otro.

Homenaje al Burro

Si por algo es famoso el pueblo de Mijas es por sus burros. Como homenaje, en 2011 se inauguró un monumento dedicado al burro junto a la Oficina de Turismo antes mencionada. Se trata de una escultura realizada en bronce a tamaño natural, y es obra del artista Lázaro Cruz.

Burro-Taxi

En Mijas Pueblo puedes dar un paseo por el pueblo montados en “burro taxi”. Surgió allá por 1960 cuando algunos trabajadores que regresaban a sus casas en burro, eran requeridos por los visitantes para fotografiarse o dar una vuelta. Casi siempre, las propinas superaban a sus salarios. Así acabó convirtiéndose en una profesión. Esta actividad se desarrolla paseando por el casco urbano recorriendo las típicas calles empedradas, contemplando las casas blancas tan propias de este lugar y adornadas por multiples macetas con flores.

Es una experiencia singular, ya que ver los burros con sus coloridos abalorios y carretas puede resultar novedoso. Nosotros, sólo nos animamos a fotografiarnos en la estatua típica del burro de Mijas porque no le encontramos la gracia de montarnos encima de esos preciosos burritos de los cuales llegue a enamorarme, los ojos de uno de ellos parecía que me hablaba…

Ermita de la Virgen de la Peña

La Ermita de la Virgen de la Peña fue excavada en la roca sobre 1548 por frailes mercedarios. Sin embargo, la tradición cuenta que la Virgen aparareció entre los muros del antiguo castillo en 1586, permaneciendo oculta durante los ocho siglos que comprendió el dominio musulmán en la península.

En su interior se puede encontrar hoy en día la imagen de la Virgen de la Peña, patrona de Mijas, que según la  leyenda fue descubierta en 1586 por dos niños pastores que fueron guiados hasta el lugar por una paloma.

El día de la Patrona, hay actividades culturales, deportivas y festivas. Comienzan con una cabalgata, acompañada de bandas de música y las reinas de las ferias, finalizando con una fiesta infantil en la caseta municipal. Hay juegos populares tradicionales, concursos, bailes, y, terminan con fuegos artificiales.

Aunque es pequeña, es un lugar con muchísimo encanto. Se esconde en la roca, ésto le da un halo de misticismo que la dota de mucha personalidad. La visita dura poquito pero si le sumas el paseo por los alrededores de la plaza, los jardines y las tiendas de souvenirs, el recorrido te deja una sensación muy agradable. Un lugar de tranquilidad y paz, hermoso para un apacible paseo y divisar las impresionantes vistas desde el mirador del Compás.

Mirador del Compás

Junto a la Ermita de la Virgen de la Peña, se encuentra el mirador del Compás. Éste, es uno de los lugares más emblemáticos de Mijas Pueblo. En él, podrás disfrutar de unas espectaculares vistas que abarcan desde la Sierra de Mijas, hasta las panorámicas de la Costa Mediterránea.

Sin duda, buenas vistas de la Costa del Sol y el Valle de Mijas, incluso de la costa africana si el día está muy claro.

Un buen lugar para sentarse a descansar en los numerosos bancos de piedras instalados, mientras contemplas un bonito paisaje.

En éste lugar también se encuentra un jardín japonés (levantado en 2013 con motivo del homenaje de la ciudad al turista japonés), fuentes, un restaurante y un par de tiendas de souvenirs.

Además de entrar en la ermita, pasear por el jardin japonés con fuentes, ir a comer al restaurante o contemplar unas espectaculares vistas, puedes comprar un recuerdo en una de las tiendas con souvenirs típicos de la zona como productos hechos de esparto, cerámicas etc.

Molino de harina

A  continuación, seguimos nuestro recorrido turístico subiendo una empinada cuesta para llegar a nuestro siguiente destino, un antiguo molino de harina.

Ubicado en la Cueva del Compás, recrea el mecanismos original de un verdadero molino harinero antiguo impulsado por la presión del agua. Ésta construcción se encuentra en la plaza del Compás, y pertenece al Museo Histórico-etnográfico de Mijas.

Se encuentra empotrado en un abrigo en la roca formado de modo natural. La entrada es libre y da muestra de las labores tradicionales que se llevaban a cabo en el campo. Mijas contaba con más de 22 molinos harineros de los cuales ya sólo se conservan ruinas en su mayoría.

Museo de miniaturas Carromato de Max

Miniaturas Carromato de Max es uno de los museos más curiosos del mundo. Perteneció a Juan Elegido Millán, hipnotizador de gran éxito que recorrió el mundo con sus espectáculos bajo el nombre de Profesor Max. Su afición por las antigüedades le llevó a coleccionar objetos pequeños, ya que, según él, al no disponer de casa fija ni de dinero no podía albergar objetos mayores. Llegó a formar una colección de unas 30.000 miniaturas. En 1972 se instala en Mijas con la intención de montar un museo que le permitiese vivir.

La colección fue inaugurada en 1972 con 360 de sus piezas más curiosas. Entre las increíbles miniaturas allí expuestas, destaca “Cabeza de un hombre blanco reducida por los jíbaros”, la “Última cena de Leonardo Da Vinci” en un grano de arroz, el retrato de “Abraham Lincoln” realizado en pintura sobre la cabeza de un alfiler, una representación de “Las Siete Maravillas del Mundo” pintadas sobre un palillo de dientes… Muchas de las piezas sólo pueden ser vistas mediante lupas.

Tuk Tuk

Tuk Tuk Spain ofrece visitas guiadas en Mijas en el primer Tuk Tuk 100% eléctrico del mundo. Una excursión a bordo de uno de estos vehículos es ideal si pasas unos días en la Costa del Sol y nunca has estado en Mijas o si ya has estado allí, porque verán lugares nuevos. El pueblo tiene muchos rincones secretos que son difíciles de encontrar. Te llevan a las partes más desconocidas del pueblo, como el mirador panorámico por encima de Mijas o el barrio Santana con la plaza de los Siete Caños. Puedes reservar la ruta más popular que te mostrará en 35 minutos todas las cosas que ver en Mijas y por unos euros más puede optar por el recorrido completo.

Plaza de la Constitución

La plaza de la Constitución es el centro neurálgico de Mijas. Es una plaza típicamente andaluza, que constituye el corazón del casco histórico. Está rodeada de bares, restaurantes, tiendas de souvenirs y artesanías, y en ella tienen lugar los principales actos festivos de la localidad. La fuente central y los bancos de piedra fueron construidos por el marmolista Galiano en el siglo XIX después de que fuera arrasada por una riada en el año 1884.

Sus estrechas calles de color blanco inmaculado engalanadas con macetas repletas de flores, y las vistas tanto de la sierra como de la costa que se obtienen desde prácticamente cualquier punto, hacen de Mijas un pueblo con mucho encanto.

Mirador del Pueblo

A continuación llegamos hasta un bello mirador del municipio y la sierra. Desde este peculiar mirador se puede ver el pueblo de casas encaladas ofreciendo una de las estampas más bonitas de la Costa del Sol. Rodeado de un paisaje ondulado de lomas y cerros, desde aquí te puedes deleitar con otra perspectiva de Mijas.

Iglesia de la Inmaculada Concepción

En el centro de lo que fuera el antiguo núcleo de población de la Villa, se encuentra la Iglesia de la Inmaculada Concepción. Se levantó en el siglo XVI sobre los restos de una antigua mezquita construida en el año 836 por los musulmanes, de la que se aprovechó su torre mudéjar como campanario. Actualmente se encuentra frente a los Jardines de la Muralla, uno de los lugares con más encanto de Mijas, con numerosas fuentes.

Aquí también se encuentra el Auditorium Municipal (en la imagen de arriba, el edificio blanco de detrás de la fuente), donde en verano se celebra en su recinto el Festival de Teatro Villa de Mijas, uno de los mejores festivales de toda Andalucía.

Murallas, jardines y mirador

Se trata de una zona ajardinada desde la que se contempla un soberbio panorama y que ocupa el emplazamiento de la primitiva fortaleza árabe, destruida durante la Reconquista. Los jardines han sido diseñados para que haya flores todo el año.

La Muralla de Mijas es uno de los lugares con más encanto en el pueblo. Como acabamos de decir, se trata de los restos de una antigua fortaleza árabe, y constituye uno de los miradores más bonitos de la Costa del Sol. En sus alrededores existen telescopios para obtener mejores vistas. Podemos ver la inmensidad del mar Mediterráneo, parte de Benalmádena, Fuengirola y una parte de la costa de Mijas, su valle y sus montañas. Están rodeados de un agradable espacio ajardinado y un jardín botánico con magníficas vistas del litoral y la sierra.

Los floridos jardines hacen aún más atractiva la panorámica. Se puede disfrutar de las especies autóctonas de la flora que se ven por la provincia.

También se puede ver una cascada de piedra (imagen de arriba), de unos 15 metros de altura, que por la noche se ilumina y cambia de color según el ritmo de la música.

Paseando por la zona del mirador ubicado junto a las murallas, una mariposa se posó sobre mí varias veces. Revoloteaba a mi alrededor y de vez en cuando se posaba en mi mano y brazo. Fue muy hermoso pues el significado que las mariposas tienen para mí, es muy especial. Las mariposas suelen vivir una media de dos semanas, he ahí que se le atribuye el poder de vivir su corta vida totalmente inmersas en el Presente.

Fortaleza de Mijas

En Mijas podemos ver vestigios de la fortaleza. La situación privilegiada del pueblo propició en el pasado ser un punto ideal para vigilar la costa, por lo que aún quedan restos de lo que fue un conjunto defensivo con torres vigías y su castillo.

En la foto de arriba, nos encontramos justo encima de una de las torres vigías, desde donde las vistas son otra vez impresionantes.

Callejón de los Gitanos

Además de todos los lugares anteriores, si nos adentramos en el pueblo encontraremos rincones con mucho encanto, simplemente se trata de pasear con calma por sus calles estrechas entre casas blancas con macetas y flores multicolores que cuelgan los vecinos sobre sus muros. Una de las calles con más solera de Mijas es el Callejón de los Gitanos (imagen de arriba), con el mar de fondo.

Cuevas de la Antigua Fragua

Las Cuevas de la Antigua Fragua es un conjunto de pequeñas cuevas naturales escavadas en la roca donde antiguamente se encontraba la fragua.

Éste tipo de cuevas son características de muchas viviendas de Mijas. Debido a la orografía del terreno muchas casas aprovechaban estos espacios como cuadras para los animales o como alacenas para conservar los alimentos, ya que mantienen la temperatura estable durante todo el año.

Éstas aparecieron tras la demolición de una antigua fragua, por lo que el ayuntamiento quiso conservarlas para dar a conocer la arquitectura natural de Mijas. Hoy en día se encuentran abiertas al público y como se aprecia en las fotos no tiene gran misterio.

Ermita de Nuestra Señora de los Remedios o de Santa Ana y fuente de los Siete Caños

La Ermita de Nuestra Señora de los Remedios está situada en el barrio de Santana, por lo que popularmente también se la conoce como Iglesia de Santana o de Santa Ana. Se trata de una pequeña iglesia de finales de siglo XVII, típica de los pueblos blancos andaluces. La ermita está ubicada en la plaza de los Siete Caños, nombre que toma de la fuente que se encuentra en esta misma plaza.

Ermita del Calvario

Situada en la falda de la sierra, la Ermita del Calvario es una pequeña capilla que se divisa desde varios puntos del pueblo (en la imagen de arriba, se puede ver en medio de la montaña.). Se encuentra inmersa entre la densa arboleda, fue construida en 1710 y antiguamente se usaba como retiro espiritual de los monjes Carmelitas.

Aunque solo abre los viernes de cuaresma, merece la pena subir, por un corto sendero, para disfrutar de la bella panorámica de la costa. Si no nos apetece subir, justo abajo en el aparcamiento de la carretera donde empieza el sendero, se encuentra el mirador de la Sierra, con unas vistas igualmente bonitas.

Ayuntamiento

Para acabar la visita, volvemos al principio donde tenemos el coche, pasando por el ayuntamiento. En la imagen superior, podemos ver la casa consistorial diseñada por Antonio Herrezuelo e inaugurada en 1987. Con una fachada blanca impoluta y decoración con alicatados de estilo andalusí, en su interior hay un patio andaluz, en el que verás dos fuentes con forma de estrella.

Fuengirola: Un sol de ciudad