En medio de la isla de Tavira, en pleno Parque Natural de la Ría Formosa, se encuentra la praia do Barril. Este excelente arenal del Algarve destaca por ser una estrecha lengua de arena fina y blanca y por tener un curioso cementerio de anclas. 

Para acceder a este bello lugar, hay que llegar primero al complejo turístico de Pedras d’El Rei o hacer la travesía en barco desde Tavira.

Si llegamos en coche o en autobús a Pedras d’El Rei, tendremos que atravesar un pequeño puente peatonal que se eleva sobre un canal de la ría (imágenes de arriba) y coger el pintoresco tren turístico que cruza la isla por un módico precio o ir andando en paralelo a las vías unos 15 minutos hasta la playa a lo largo de aproximadamente un kilómetro.

Si vas en coche desde Tavira como nosotros, se encuentra a menos de 10 minutos de Pedras d’El Rei. Existe un aparcamiento de pago al lado de la entrada al puente peatonal o también se puede buscar sitio gratuitamente en el aparcamiento libre y amplio junto a la urbanización o a lo largo del acceso por carretera a Santa Luzia y a la playa de Terra Estreita.

El tren de praia do Barril es un ferrocarril turístico marítimo que une el muelle frente a Pedras d’El-Rei a la Praia do Barril (en la isla de Tavira) a lo largo de un trayecto de 1 km. Cuenta con una duración de 8 minutos y cuyo regreso se hace en marcha atrás. La línea fue construida con el objetivo inicial de servir a la antigua industria de pesca del atún.

Nosotros al ir con nuestros galgos (Amor y Zhen) hicimos el recorrido a pie, ya que está prohibido subir animales al tren. Por el camino observamos multitud de cangrejos típico de estos pantanos y disfrutamos de un agradable paseo que incluye una amplia zona de pinares y dunas.

En el pasado había aquí una comunidad de pescadores. En esta aldea vivían antes 80 familias entre los meses de abril y septiembre de cada año. La pesca del atún dominó la economía de este pueblo hasta la década de 1960. Con el fin de las poblaciones de atún, los lugareños abandonaron la zona.

Como hemos comentado anteriormente, al lado de la playa se encuentran las antiguas casas de los pescadores que posteriormente han sido restauradas y se han convertido en la actualidad en cafés, restaurantes y tiendas donde se pueden comprar algunos artículos turísticos. En el lugar todavía se puede ver el caserío original y algunos objetos de pesca, así como un conjunto de grandes anclas dispuestas en el espacio que rodea la playa.

A continuación llegamos a la zona más fotografiada de este encantador lugar y que sale en multitud de postales: el “cementerio de las anclas“. Las anclas se encuentran en ese lugar desde 1964, cuando la comunidad pesquera de esta playa desapareció definitivamente. Hay un total de 203 anclas que rinden homenaje a la desaparecida pesca del atún azul en el Algarve.

Un “cementerio” frente al mar donde descansan las anclas oxidadas de antiguos atuneros que sirve ahora como monumento. Por eso el lugar también se conoce con varios nombre entre ellos: la playa de las anclas en Tavira, el cementerios de las anclas o el cementeiro das Âncoras.

La praia do Barril es un magnífico arenal es una estrecha lengua de arena fina y blanca entre Ría Formosa y el océano Atlántico. Cuenta con una excelente temperatura del agua casi siempre más alta que en todas las demás playas portuguesas y además el mar en esta zona casi siempre suele estar en calma, por lo que te podrás bañarte relajadamente. Caminando unos 2 kilómetros hacia el oeste, se llega a praia do Homem Nu, una playa desierta y salvaje que cuenta con una zona nudista y se extiende a lo largo de 3 kilómetros hasta la praia da Barra Nova, en Fuseta. 

El Parque Natural de la Ría Formosa se extiende a lo largo de 60 kilómetros frente a la costa de varias ciudades del Algarve. Es una zona húmeda protegida de importancia internacional, que abarca un área de 18.400 hectáreas. Dentro del parque, se encuentran un laberinto de lagunas, salinas, canales, islas, marismas y bancos de arena, hogar de una gran variedad de aves, flora y otras criaturas.

La verdad que pasamos un precioso día recorriendo este lugar. Sin duda, merece la pena una visita si estás recorriendo esta zona del Algarve.

Tavira: Una ciudad encantadora del Algarve

Pego do Inferno: Un lugar idílico cerca de Tavira

Cacela Velha: Una joya desconocida en el Algarve

Faro: Capital del Algarve