Alcalá del Valle puede presumir de contar con rincones que enamoran. Aunque muchos turistas la pasan por alto eclipsada por espectaculares pueblos cercanos como Setenil de las Bodegas, Olvera o Ronda, Alcalá merece una visita por sus lugares con encanto, su patrimonio y su buena calidad-precio en cuanto a gastronomía y alojamientos. Además, cuenta con una magnífica ubicación, ya que se encuentra enclavada en el corazón de Andalucía.

Situada en el noreste de la provincia de Cádiz, lindando con las provincias de Málaga y Sevilla, Alcalá del Valle se encuentra enclavada en la zona occidental de la Serranía de Ronda, a cuya comarca natural pertenece. Esta población es la última de la conocida Ruta de los Pueblos Blancos. Conserva una arquitectura popular que ofrece un claro testimonio de su origen árabe, con sus calles de casas encaladas y de balcones repletos de flores.

Alcalá del Valle nos sirvió como sede de alojamiento. El lugar elegido para la ocasión fue OYO Hotel Las Errizas (imagen de arriba y al que le dedicamos otro post), situado en medio de la naturaleza y sin embargo, cerca del pueblo. Desde aquí, pudimos visitar 5 pintorescos lugares cercanos como son: Setenil de las Bodegas, Olvera, Ronda, la Cueva del Gato y Júzcar.


En este hermoso pueblo destacan dos tipos de monumentos: los civiles y los religiosos. Entre los monumentos civiles se encuentran el Grupo dolménico de la Dehesa del Tomillo, el Cortijo de la Cacería y la Fuente Grande. Y entre los monumentos religiosos podemos destacar la Iglesia parroquial de Santa María del Valle y el Monasterio de Caños Santos (imagen de arriba). Además, con el fin de acondicionar y embellecer el municipio, desde hace poco cuenta con bellos rincones con coloridas macetas y con dos bancos miradores para disfrutar de unas vistas espectaculares del pueblo.

Como dato curioso, aunque el emplazamiento está ocupado desde la prehistoria, las primeras referencias a Alcalá como población se remontan a finales del siglo XV, cuando tras la toma cristiana de Setenil de las Bodegas en 1484, una parte de la población musulmana decide permanecer bajo dominio cristiano, solicitando el permiso a los Reyes Católicos para fundar una nueva localidad en la que mantendrían su religión, estilo de vida y costumbres. Aceptada su propuesta, veinticinco familias setenileñas musulmanas se establecieron en el valle de los manantiales de Fuente Grande, levantando un poblado que se denominó, como hoy, Alcalá del Valle.

Este hermoso pueblecito no solo invita a pasear y sentarse en una de sus plazas, sino que ofrece diversas rutas de interés. Entre ellas, la ruta Prehistórica, la de Arroyo Cerezo, la ruta urbana, la ruta de de los Pueblos Blancos y la de los Molinos. Otra de las alternativas que ofrece Alcalá del Valle al turista es la ruta al Convento Caños Santos donde las paradas del tour son, entre otras, la plaza del convento, la cueva, la fuente, la zona de celdas, el claustro, la torre, la capilla y otras dependencias… En cuanto a fiestas y tradiciones destacan los Carnavales, la Semana Santa, la Romería de Caños Santos, la Romería de San Isidro Labrador o el Día de la Patrona, la Virgen del Valle.

Nosotros comimos en el restaurante Las Errizas situado dentro del magnífico complejo rural OYO (donde nos alojamos) y tanto en gastronomía como en alojamiento podemos decir que en este pueblo la calidad-precio es más que excelente. Otros sitios para comer muy buenos son: Mesón “Sabor Andaluz”, bares restaurantes “El Gordi”, “Polear”, “El Convento”, “La Plaza”, “La Bodeguita”,  “Milenium”,  “Plao Chico” o el Bar “Cuatro Calles”. Pizzerías “Yerbabuena” y “Manolín”, Cervecería “El Sitio”, Bar Cafetería “El Oasis” y Mesón “La Fábrica”.

Su economía se basa principalmente en la agricultura y ganadería. Alcalá del Valle ha sido tradicionalmente un pueblo de emigrantes (hay una plaza con un monumento dedicado a ello) donde las familias viajaban a Francia. Pero actualmente se está llevando a cabo la introducción de nuevos cultivos que hagan que la población pueda dejar de emigrar. Destaca el desarrollo de actividades de manipulación hortícola, fundamentalmente centradas en el espárrago.

Además de los Arroyos los Molinos y del Helechar que pasa por el pueblo (imagen de arriba) ofreciendo una bonita estampa, Alcalá del Valle destaca por su gran reserva de aguas subterráneas, arroyos y ricas tierras, que suponen su principal recurso natural. En él destacan dos zonas naturales para el esparcimiento: “Tomillos”, con grandes extensiones de alcornocales, higueras y especies endémicas, es una zona ideal para acampar. Y el Parque Periurbano “Las Herrizas”, que cuenta con cuevas vírgenes para la práctica de espeleología, y rutas ecológicas donde se puede practicar también senderismo, bicicross, rutas a caballo, etc. Dentro de este último se encuentra el camping del mismo nombre. Además destaca sus numerosas fuentes y manantiales, entre ellas podemos destacar: Fuente Sierra, Fuente de Mea, Fuente Grande, Fuente del Bodegón, Fuente de las Arenas, Humedal de Montefrío, Nacimiento de la Ahumada, La Fuente de la Ventosilla Baja, Fuente Grande y Pilar de la Munición, Fuente del Cortijo de la Madre de Dios I y II.

Convento de Caños Santos

A 6 kilómetros de la localidad, dentro el término municipal de Olvera, pero propiedad del ayuntamiento de Alcalá del Valle, se encuentra el majestuoso Convento de Caños Santos.

Declarado Bien de Interés Cultural (BIC), con la categoría de Monumento en 2001, el conjunto monumental de Caños Santos está ubicado en un entorno de gran valor paisajístico en las montañas de Valle Hermoso, en un balcón natural con una bonita arboleda, representada por castaños, olmos y olivo. Se accede fácilmente desde Alcalá del Valle, poco después de pasar la Fuente de la Munición y antes de los Dólmenes de Tomillos.

Sus orígenes se remontan al siglo XVI cuando el Conde de Ureña y Morón facilita tierras para la construcción de una Ermita a Nuestra Señora de Caños Santos. Al aumentar la devoción de la feligresía se decidió labrar el Convento y Casa en 1542, aunque en su arquitectura se mezclan con la fábrica original importantes intervenciones de los siglos XVII y XVIII. Fue habitado por monjes franciscanos.

Cuenta la leyenda que tras la invasión islámica, sus habitantes escondieron una imagen de la Virgen en una cueva de una montaña próxima, que en 1512 es descubierta por un pastor en la oquedad rocosa de un manantial. Según la creencia popular, la aparación de la Virgen y los caños (imagen de arriba) dieron nombre al convento. En 1835, la imagen de Nuestra Señora de Caños Santos fue trasladada de forma definitiva a Cañete la Real (Málaga), de donde es Patrona, y goza de una gran devoción.

Un lugar donde naturaleza y arquitectura se unen en una simbiosis perfecta.

El Convento de Caños Santos bien merece una visita gracias a su espléndida ubicación, desde donde se obtienen unas vistas espectaculares de la Sierra de Cádiz. Desde aquí, se puede contemplar una preciosa puesta de sol. Valle Hermoso se abre ante tus ojos desde este mirador que suele asombrar a todo aquel que lo visita. Sus ondulaciones y derivas ocultan los restos de la mítica Cenosía. Habitada por celtas, griegos, troyanos, romanos y en su decadencia final por visigodos.

Este emblemático edificio tiene diversas posibilidades, entre ellas, se ofrece como lugar para eventos culturales y de ocio que os vamos a contar a continuación. Además del disfrute de un lugar encantador donde se respira una historia ancestral.          

El Ayuntamiento de Alcalá del Valle creó desde la Concejalía de Turismo la actividad turística llamada “Noches Temáticas en Caños Santos” para la dinamización de las noches de verano, en la que se combina deporte en la naturaleza, cultura y gastronomía bajo un entorno único.

Durante los meses de julio y agosto, la actividad comienza con la ruta senderista al Convento de Caños Santos. Al llegar, serán recibidos por una guía que les enseñará cómo era la vida en el monasterio. Posteriormente, podrán disfrutar de una cata de vino y un pequeño aperitivo. Finalizada la actividad, los participantes contarán con un microbús que les llevará de regreso al pueblo. El precio es de 10 euros por persona. Con esta actividad se pretende, además de relanzar el sector turístico en la localidad, apoyar al sector de la hostelería, pues el ayuntamiento ofrecerá a bares, restaurantes y caterings de la localidad la elaboración de los aperitivos en cuestión, y también, al sector de transportes, contando con las dos empresas locales para el desplazamiento de vuelta.

Interior del convento

Lo siguiente fue visitar el interior del monasterio. Queremos dar las gracias, al Concejal de Turismo del Ayuntamiento de Alcalá del Valle D.Jonathan, por su amabilidad y cercanía. Puso a nuestra disposición a Esther, una guía turística fabulosa y muy simpática que hizo el recorrido por el convento y alrededores muy didáctico, interesante y entretenido. Durante la visita pudimos ver su entusiasmo en ofrecernos su atención.

Está compuesto por una iglesia, claustro y el resto de las típicas dependencias que suelen tener los conventos.

 

El Convento de Caños Santos actualmente está sometido a restauración y en diciembre de 2020 se inició la recuperación de la zona de bodegas, junto a la conservación del centro cultural y turístico. En un futuro está proyectado construir un hotel y un auditorio.

Sin duda, una visita que merece la pena por su historia, la belleza exterior del edificio y por la naturaleza del entorno. A continuación volvimos al pueblo para dar un paseo por Alcalá del Valle. Nuestra primera parada fue el “Rincón del Beso“.

Rincón del Beso

Dame un beso en este rincón” se puede leer en el cartel. Se trata de un nuevo punto turístico situado en la calle Patín, creado en el verano de 2020, en una esquina especial del pueblo, junto a las coloridas macetas colocadas en un muro blanco. 

Denominado popularmente el “Rincón del Beso“, es un bonito sitio en el que fotografiarse. De este, modo se ha convertido en un punto más de obligado paso por esta bonita localidad.

Bancos miradores

Continuando con la línea de acondicionar y embellecer los rincones y entornos paisajísticos que rodean al municipio, se han instalado dos bancos (miradores) para disfrutar y deleitarse de las fabulosas vistas del pueblo. #TeQuiero (Camino de la Cuesta) y #MiRincónFavorito (Tajo Melchor) se unen al ya conocido como “Rincón del Beso“, conformando entre los tres rincones, espacios en los que detenerse y contemplar, la belleza de la localidad.

Iglesia parroquial de Santa María del Valle

La Iglesia parroquial de Santa María del Valle se encuentra en la plaza del Ayuntamiento y fue dedicada a la Patrona de Alcalá. Su fachada (muy retocada de la original) se yergue imponente ante la llegada de lugareños y turistas curiosos y ávidos de plasmarla en unas fotografías. La iglesia se edificó en estilo barroco entre los siglos XVII y XVIII, aunque ha sido objeto de múltiples modificaciones, en especial, en 1883, debido a su mal estado. La fachada, sin torre, y con hastial, tiene un diseño escalonado de reciente interpretación y se remata con una espadaña de dos huecos en línea y un reloj.

El exterior de la iglesia está adornado muy bonito, con muchas plantas y flores.

Además de hacerte una bonita foto en el impresionante banco mirador “Te Quiero” y “Mi Rincón Favorito”, puedes plasmar una original instantánea en el Rincón del Beso, el Convento Caños Santos, el Molino Romano, la Fuente Grande, los Dólmenes de Tomillo, la Iglesia parroquial de Santa María del Valle, la plaza del Ayuntamiento, la Ermita del Señor de la Misericordia, el Cortijo de La Cacería, las plazas… o en cualquier otro rincón.

En el pueblo nos hicieron sentir como un vecino más de toda la vida, siendo atendidos de maravilla por su concejal a pesar de estar en un día de mucho trabajo. Además no podemos olvidarnos del gran ofrecimiento de Esther, nuestra cicerone, que nos hizo pasar unos momentos maravillosos como guía del convento. Fue muy entusiasta dentro de las posibilidades que ofrece el lugar.

Ayuntamiento

Frente a la Iglesia parroquial de Santa María del Valle se encuentra el ayuntamiento de la localidad.

Aunque llegamos por casualidad a este bonito y desconocido pueblo perteneciente a la ruta de los Pueblos Blancos de Andalucía, la verdad es que Alcalá del Valle nos ha sorprendido muy gratamente. Su gente amable, su acogedor concejal, sus rincones, miradores, monumentos, gastronomía, alojamiento y mucho más… ¡¡¡Volveremos seguro.!!!.

Setenil de las Bodegas: Magia entre las rocas

OYO Hotel Las Errizas, Alcalá del Valle

Arcos de la Frontera: Espectacular puerta de entrada a los Pueblos Blancos

Zahara de la Sierra: Una joya entre montañas a orillas de un embalse