Carvoeiro es una ciudad perteneciente al municipio de Lagoa, en el Algarve (Portugal). Tiene mucho que ofrecer, incluyendo playas, cuevas y grutas, un ambiente portugués tradicional y una amplia selección de bares y restaurantes. Se encuentra a unos 5 kilómetros al sur de Lagoa. Es otro ejemplo de pueblo pesquero reconvertido al turismo que ha sabido conservar su bonito aspecto. El color blanco predomina en las casas del pueblo, aunque la bonita playa metida entre acantilados resalta por sus tonos ocres y rojizos.

Por todo ello, Carvoeiro es uno de los lugares más populares del Algarve. La población, un antiguo asentamiento de pescadores en torno a una preciosa cala, es una de las estampas más pintorescas y atrayentes de esta región. Este lugar presume de tener una de las playas más bonitas de toda Lagoa;  protegida por altos y verdosos acantilados, en los que se fueron construyendo las primeras casas de veraneo.

La playa, desde las laderas del acantilado en las que está encajada, tiene una maravillosa fotografía, en la que queda patente el color esmeralda de unas aguas cristalinas. La belleza de este lugar es tan particular, que no es extraño que este rinconcito costero, fuera uno los primeros focos del desarrollo turístico del Algarve en los años 60, cuando se construyeron muchas de las típicas casas que pueblan el monte de Carvoerio.

Una cala en el mismo centro de la ciudad, junto a su plaza principal y las dos grandes calles comerciales, rodeada de bares y restaurantes, llena de ambiente a cualquier hora del día o de la noche.

Algar Seco

Aparte de su pequeña playa, el gran atractivo natural de este lugar es el paraje Algar Seco o ‘Sitio da Boneca’. El paraje costero con un aspecto ‘lunático’ es realmente curioso y especial. Desde hace años Algar Seco tiene además un bar-restaurante entre las rocas, con una de las terrazas más particulares que puedes encontrar en todo el Algarve frente al océano.
La boneca” (muñeca en portugués), es una cueva a la cual se puede acceder y desemboca en dos ventanas naturales hacia el mar.
Desde estas ventanas disfrutarás de unas vistas espectaculares del océano.

Cueva de Benagil

El algar de Benagil también conocida como “la Catedral”, es una cueva con una pequeña playa en su interior que ha sido considerada como una de las cuevas más bonitas del mundo. Se ha creado de manera natural debido a la erosión del mar al chocar contra los acantilados.

Cerca de la ciudad de Lagoa, se encuentra la playa de Benagil, y en una de sus esquinas, la famosa cueva. Como veis en la imagen de arriba, la cueva no tiene acceso directo desde tierra firme, por lo que para acceder a ella hay que hacerlo por mar. Para ellos tendremos varias opciones diferentes como los famosos tour o rutas en barcos que salen desde la misma playa de Benagil o de Carvoeiro; en kayak o canoa; y por último para los más osados, ir nadando es otra opción.

Playa de Marinha: Un lugar de postal