No me extrañó el enterarme de que hasta finales del siglo XIV se creía que el Cabo da Roca era el final del mundo.
Sus increíbles y accidentados acantilados que emergen del Atlántico y la inmensidad del océano invitan a pensar en que más allá no hay nada más. No obstante, el paisaje que lo rodea, hacen de este lugar un sitio único y cautivador.

El Cabo da Roca se encuentra en el punto más occidental de Europa continental, dentro del Parque Natural de Sintra-Cascais. Pertenece a la localidad de Colares y se ubica a 15 km de Cascais, a 18 km de Sintra y a 40 km de Lisboa.

El principal atractivo del cabo es su dramático paisaje azotado por el viento. Desde los acantilados, con una altura de 140 metros sobre el nivel del mar, pudimos disfrutar de unas maravillosas vistas del Atlántico y de buena parte de la costa que rodea la zona. Hay senderos muy cerca del borde de los acantilados en el que hay que ir con mucha precaución que conducen a calas preciosas como praia da Ursa.

El poeta Luís de Camões definió el Cabo de la Roca como el lugar «donde la tierra acaba y el mar comienza«. Un sitio mágico, salvaje y fascinante por su latitud e historia. Aquí también encontrarás un faro, un monolito, una cafetería y una tienda de souvenirs. Otra cosa a favor es que no hay que pagar entrada ni aparcamiento.

Inaugurado en 1772, se trata de uno de los faros más antiguos de Portugal. Una cosa que me llamó la atención fue encontrar que en la tienda de souvenirs, nos ofrecían comprar un certificado que acreditaba mi paso por el punto más occidental del continente y antiguamente considerado el fin del mundo conocido.

En el mirador del Cabo da Roca, además de unas vistas espectaculares de la costa escarpada sobre el océano, encontramos también un monolito donde están inscritas las coordenadas exactas del cabo en una placa de piedra.

Si viajáis a Lisboa, Cascais o Sintra, os recomendamos realizar la excursión a Cabo da Roca. Sin lugar a dudas, merece la pena parar en este maravilloso lugar, relajaos, respirar hondo, mirar el mar chocando contra las rocas e imaginar el continente americano al otro lado.

Puesta de sol

Entre la infinidad de acantilados, el del Cabo de Roca (conocido como el Promontorio de la Luna) es uno de los espacios más emblemáticos en los que mis ojos pudieron contemplar una de la más mágica puesta de sol junto a mi chico…🌅🌅

Escondido entre los parajes naturales del lugar nos encontramos con este increíble espectáculo donde pudimos disfrutar de una bonita vista del Atlántico con unos increíbles e inmensos precipicios. Bellísima puesta de sol en el extremo más occidental de Europa. ¡Precioso!⛵🌅

Lisboa, Sintra, Estoril y Cascais en 7 días

Quinta da Regaleira: Misterio y belleza por doquier

Palacio da Pena: Un cuento de hadas

Cascais-Estoril: Antiguo destino de aristócratas

Azenhas do Mar: Espectacular piscina excavada en la roca

El centro oeste de Portugal en 6 días