En el precioso día soleado de hoy, cambiamos de isla y de país. Nos vamos de Italia a Francia, de Cerdeña a Córcega, de Santa Teresa de Gallura a Bonifacio.

Córcega

Al oeste de Italia, al sureste de Francia y al norte de Cerdeña, se encuentra la hermosa isla de Córcega. Desde las montañas de Corte hasta los acantilados de Bonifacio (imagen de arriba), pasando por las finas arenas de Ajaccio (su capital) o Propriano, Córcega está repleta de paisajes espectaculares.

Esta increíble isla te ofrece algo más que un destino vacacional, ya que podrás hacer múltiples cosas. Entre ellas puedes escoger entre pasarte las horas tendido en sus maravillosas playas de arena blanca, hacer senderismo por sus preciosos parajes naturales, excursiones en barco o practicar distintos deportes de agua.

Estrecho de Bonifacio

El estrecho de Bonifacio es un canal del mar Tirreno que separa las islas de Córcega (Francia) al norte y Cerdeña (Italia) al sur.

Ferry Moby Lines

Hay muchas compañías de ferry que operan entre Cerdeña y Córcega. De momento conectan 4 puertos en Córcega con 3 puertos en Cerdeña. Nosotros hicimos la travesía desde Santa Teresa de Gallura (Italia) hasta Bonifacio (Francia) con la compañía Moby Lines.  La ruta que hicimos nosotros es operada por 4 compañías: Corsica Sardinia Ferries, Moby Lines, Meridionale & Blu Navy y Saremar.

Salida de Cerdeña desde el puerto de Santa Teresa de Gallura

Aunque hacía viento, eso no impidió que nos pusiéramos en la cubierta principal para disfrutar de las espléndidas vistas. Son unos 15 km. aproximadamente cruzando el estrecho que une estas dos islas del Mediterráneo y se tarda 50 minutos.

Santa Teresa de Gallura

Santa Teresa de Gallura se encuentra al norte de Cerdeña (Italia), en el punto más cercano a la isla francesa de Córcega y de la que parten los ferries que cruzan el canal hasta la ciudad corsa de Bonifacio. Teresa de Gallura se encuentra situada a 25 km de Palau y por tanto muy cerca del archipiélago de islas de la Maddalena. Todo su entorno lo forman playas y ensenadas de aguas cristalinas. Conocida como la “pequeña Turín” por sus trazado urbanístico en cuadrículas que promovió en 1808 Victor Manuel I. Uno de los lugares más bonito para visitar en Santa Teresa de Gallura es el Cabo Testa.

Vistas de los acantilados de Bonifacio (Córcega)

Desde el barco la vista de los acantilados de Bonifacio (Córcega, Francia) son realmente increíbles. En algunos lugares se pueden contemplar trozos de roca que se encuentran suspendidos en el aire. La imagen es colosal, nos preguntábamos cómo es capaz de aguantar la roca en el aire. Parece que se va a desplomar en cualquier momento.

En nuestra opinión, Bonifacio es uno de los lugares más maravilloso de toda la isla de Córcega y si hay que destacar algo en concreto de este lugar es sin duda los acantilados que posee. En la imagen de arriba, aparte de ver los acantilados y parte de la ciudad, podemos visualizar la cueva marina de Sdragonato o cueva del Dragón, a la que sólo se puede acceder en barco.

El casco antiguo de Bonifacio se encuentra situada en lo alto de una montaña y tiene numerosos lugares desde los que se pueden contemplar unas vistas increíbles. El mejor sitio desde lo alto para descubrir los acantilados de esta ciudad, es el faro de Pertusato. Aquí se ha construido un precioso paseo que está repleto de vegetación y de flores de todo tipo que aportan a la zona un colorido mágico. Si se sigue este camino durante unos 30 minutos se llega hasta el faro, el punto que ofrece las mejores vistas de todo Bonifacio.

Entrada al puerto de Bonifacio (Córcega)

Lo más bonito de la travesía en ferry es la entrada al puerto de la ciudad de Bonifacio. Tanto si miras a la izquierda como si miras a la derecha, te encontrás bellos acantilados y algunas calitas con aguas critalinas. Por unos minutos parecerá que estás en los fiordos noruegos.

Esta ciudad se encuentra en el punto más al sur de la isla de Córcega y sus acantilados ofrecen una preciosa postal especialmente al entrar en barco. La historia de Bonifacio es longeva y se palpa en sus piedras. Ya Homero habló de ella en La Odisea y existen restos pre-neolíticos como La mujer de Bonifacio que atestiguan la existencia humana en el lugar antes del 6.000 a.C.

Si después de ver la belleza de esta ciudad entrando en ferry te apetece ver más, también se puede hacer una excursión en barco que pasa por estos precipicios, alguna cueva y varias calas. Salen del puerto de Bonifacio y hay varias agencias que lo ofertan. Bajo estos acantilados hay playas de arena fina que le dan un toque más especial si cabe al paisaje. Es una auténtica maravilla bañarse con el telón de fondo de los acantilados.

Como ya hemos comentado, la ciudadela amurallada del casco histórico de Bonifacio y su privilegiada posición es una de las estampas más bonitas que pudimos observar entrando en barco a la isla de Córcega. Sin duda, unos de los mayores atractivos turísticos de esta localidad que data de la época genovesa. Bonifacio y Alguero son las dos únicas poblaciones en Córcega y Cerdeña cuyo centro histórico ha sido restaurado para el turismo.

Vuelta de Córcega (Francia) a Cerdeña (Italia)

Después de visitar Córcega, nos tocaba volver para Cerdeña. El ferry, de nuevo muy puntual, ya nos esperaba en el puerto de Bonifacio.

Con pena de tener que despedirnos de esta bella isla, pero con la alegría de haber disfrutado de cada paisaje y rincón de este precioso lugar. ¡Una maravilla que podréis ver en los próximos post!.

Entrada al puerto de Santa Teresa de Gallura (Cerdeña)

El viaje de vuelta en ferry entre las dos islas, fue incluso mejor que el de ida, ya que no hacía nada de viento y nos entretuvimos dándole de comer a las gaviotas que se acercaban al barco. Una cosa muy curiosa es que éstas recogían desde el aire  y en nuestra mano la comida que le ofrecíamos.

En la imagen de arriba, vemos el puerto de Santa Teresa de Gallura, ya anocheciendo.

Ferry Moby Lines

Como ya hemos comentado nosotros escogimos la compañía marítima Moby Lines. Fundada en 1959, cuenta con más de 130 años de experiencia en el mercado. Su flota está formada por 20 barcos y durante el año 2018 han realizado más de 13.000 salidas de ferry. En 2017 ganó el premio a la mejor compañía de ferry “Italia Travel Awards”.

Asimismo, cabe destacar que Moby Lines se unió a la compañía Toremar en 2012 y en 2015 adquirió a la compañía marítima Tirrenia. También trabajan con la naviera rusa ST.Peter Line desde 2016 para ofrecer servicios por el mar Báltico estableciendo rutas entre St. Petersburgo, Helsinki, Estocolmo y Tallin. En resumen, Moby Lines ha ampliado y mejorado sus servicios hasta el punto de posicionarse como una de las navieras líder en toda Europa.

La compañía naviera Moby Lines es elegida por muchas familias por la animada y simpática decoración en sus barcos de los personajes más emblemáticos de Warner Bros como: piolín, silvestre, el pato Lucas, Moby etc.

Moby Lines nos pareció muy puntual y en general muy buena relación calidad-precio. Sin duda lo recomendamos al 100% y si volvemos repetiremos con esta naviera seguro.