Hoy os saludamos desde Sierra Nevada, un paraíso blanco situado a escasos 30 kilómetros de la ciudad de Granada y a unos 100 km de las playas de la Costa Tropical. Cuenta con una de las estaciones de esquí más populares de España y parte de Europa. Sin embargo, no solo es para esquiar sino que puedes disfrutar de la nieve y de las maravillosas vistas sin tener que cargar con los esquís. En nuestro blog te mostramos algunas alternativas para todos aquellos que no practican este deporte pero que no quieren renunciar a disfrutar de un fin de semana en esta preciosa montaña. Descubre multitud de planes diferentes y pasa una jornada divertida. ☃️☃️

Sierra Nevada es el macizo montañoso de mayor altitud de toda Europa occidental, después de los Alpes. Pertenece al conjunto de las Cordilleras Béticas, concretamente al Sistema Penibético. En 1986 fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO y en 1999 gran parte de su territorio fue declarado Parque Nacional​ por sus valores botánicos, paisajísticos y naturales.

Sierra Nevada se formó durante la Orogénesis Alpina en la Era Terciaria. Está situada mayoritariamente en la provincia de Granada, aunque en su parte más oriental se extiende hasta la provincia de Almería. A causa de su aislamiento y altitud, ha quedado como refugio de innumerables plantas y endemismos impropios de las latitudes mediterráneas. En sus faldas se encuentra la estación de esquí de Sierra Nevada, la más meridional de Europa y de mayor altitud de España.

Dentro de Sierra Nevada se encuentra el Mulhacén, el pico más alto de la península ibérica, con 3482 metros de altitud sobre el nivel del mar, así como el Pico Veleta, con 3398 metros sobre el nivel del mar. En apenas 16 kilómetros de longitud, el macizo nevadense cobija más de veinte montañas de más de 3000 metros.

Si subes con el coche, la conducción y los paisajes carretera arriba son ya un gran motivo para ir a Sierra Nevada. Las vistas sobre todos los valles de la vertiente norte del sistema Penibético son alucinantes. Además, ver la nieve cada vez más cerca según vamos ascendiendo ladera arriba es una pasada. Nosotros llegamos desde Granada en poco más de media hora a Pradollano. Evita ir los fines de semana en temporada alta ya que desde bien temprano se forman atascos debido a las colas de coches para subir.

Pradollano es una localidad perteneciente al municipio de Monachil, en la provincia de Granada. Está situada en la parte suroriental de la comarca de la Vega de Granada. Cerca de esta localidad se encuentran los núcleos de Canales, Pinos Genil y Güéjar Sierra. Con sus 2.078 metros de altitud, es el núcleo de población ubicado a mayor altitud de toda España.

Pradollano es el único núcleo habitado de la Estación de Esquí de Sierra Nevada, y donde se encuentran todos los servicios principales de esta estación. Dispone de 4.500 plazas hoteleras y llega a recibir 14.000 visitantes al día. ​El lugar ya era conocido con ese nombre, ya que la parte más baja y origen de la localidad es una zona relativamente llana que contrasta con las pendientes de alta montaña que le rodean. Orientado exclusivamente a la práctica del esquí y el aprovechamiento turístico, casi la totalidad de los edificios e instalaciones que lo componen se dedican a este fin. La población fija se compone principalmente de trabajadores ligados a la estación. En el año 2018 Pradollano contaba con 220 habitantes censados.

Llegar a la estación de Pradollano es como huir de Andalucía. Nada hace recordar que nos encontramos en la región más al sur de la Europa continental. Sus tejados alpinos y sus bloques “a la suiza” nos transportan a escenarios muy lejanos.

En Pradollano para subir y bajar a las distintas zonas de la estación y para subir distancias largas, encontraremos telesillas. Se trata de una silla descubierta de capacidad variable que va enganchada a un cable, y que dispone de barras protectoras que se bajan durante el trayecto para evitar que se pueda saltar de la silla ya que está terminantemente prohibido. En el telesilla (a diferencia del telecabina) puedes ir con las tablas puestas.

Para quien no lo sepáis en las estaciones de esquí hay diferentes tipos de remontes que nos permiten desplazarnos hasta distintos puntos de la estación. Hay diferentes tipos de remontes como pueden ser: cintas transportadoras y telecuerdas, Telesquís, telesilla (las de la foto) y por último tenemos las telecabinas, teleféricos o funiculares. Para utilizar los remontes, os recordamos que es imprescindible disponer de Forfait. El “Forfait”, “abono” o “pase de esquí” es el ticket necesario para utilizar los remontes de la estación de esquí.

Nosotros bajamos de la zona más alta de Pradollano que es donde estaba ubicado nuestro hotel hasta la plaza de Pradollano en telesilla y subimos en telecabina a Borreguiles. A modo informativo los telecabinas, teleféricos o funiculares, suelen estar en lugares donde hay que salvar un gran desnivel y largo recorrido. Se trata de cabinas cerradas con capacidad para 10, 15 ó 20 personas. Muy cómodos. Muchos tienen calefacción e hilo musical. A diferencia del resto de remontes, en los telecabinas, hay que quitarse las tablas y llevarlas en la mano.

En pleno diciembre y enero tuvimos la suerte de encontrarnos con muy buen tiempo. De este modo pudimos disfrutar de comidas, cafés y aperitivos sentados en las terrazas al “solecito” observando la nieve.

Pero hablando ya de las actividades alternativas, lo bueno de Sierra Nevada es que puedes llegar hasta las faldas nevadas del Veleta no solo para esquiar, pues Pradollano tiene planes para todos. Aquí hay muchas alternativas de diversión sin necesidad de coger un remonte: jugar con los copos, pasar una mañana en el parque temático el Mirlo Blanco montado en el trineo ruso o deslizándose en rosco hinchable, el Bici-Slalom o Bici-Esquí o simplemente pasear o tomar algo en Pradollano mirando hacia las montañas nevadas. Hagas lo que hagas una muy buena experiencia esta asegurada. 

En Sierra Nevada puedes encontrar mucha diversión fuera de pista, el mayor desnivel para esquiar en España y la cota más alta a la que puede llegar un esquiador en nuestro país, la cima del Veleta. Las más de 900.000 personas que la visitaron la temporada pasada pudieron apreciar la amplitud de sus pistas, el pisado diario de casi 400 hectáreas de nieve y sus trazados para todos los niveles, limpios, anchos y sin obstáculos. En los últimos años, la estación ha diversificado su oferta para ofrecer diversión asegurada con y sin las botas puestas. El recorrido que se propone a continuación muestra que Sierra Nevada, en la actualidad, es mucho más que esquí y marcha nocturna.

Sierra Nevada pueda presumir de tener más de 100 kilómetros para esquiar a través de sus 118 pistas. Cuenta con 15 telesillas, 2 telecabinas, 2 cintas transportadoras y 1 telesquí para hacer que los esquiadores puedan llegar a casi todos los puntos de la Estación de Esquí de Sierra Nevada en Granada.

Sierra Nevada en cifras. Datos técnicos:

Altitud: 2.100- 3.300 metros (1.200 metros de desnivel)

Kilómetros esquiables: 105,6 (120 pistas balizadas). Superficie preparada: 382 hectáreas.

Orientación de pistas: Noroeste.

Otras instalaciones: Circuito de fondo de 5,8 kilómetros. Zona recreativa Mirlo Blanco. Superparque de nieve Sulayr con half pipe. Pista de toboganes para neumáticos. Pista descubierta de patinaje sobre hielo.

Nieve producida: 350 cañones que cubren 35 kilómetros de pistas.

Remontes: 22 con capacidad para 48.176 personas por hora.

Aparcamientos: 3 al aire libre y 1 cubierto bajo la plaza de Andalucía (2.644 plazas).

1 jardín de nieve (en Borreguiles) y dos guarderías (1 en Borreguiles y otra en Pradollano, en la base de la estación). Forfait. Un día en temporada alta o fines de semana, adulto, 45 euros; juvenil (de 13 a 16 años) 40,50; junior (de 6 a 12 años) 32. Menores de 6 años, gratis.

Información y reservas: 902 708 090 y www.sierranevada.es

Aquí encontrarás los mejores descensos. Aunque hay mucho donde escoger, hay tres pistas imprescindibles entre los casi 106 kilómetros balizados de la estación. El Águila es la pista más larga de todas; parte justo debajo de la cumbre de El Veleta, a unos 3.200 metros de altitud, y llega, en un recorrido espectacular bordeando el valle de San Juan, hasta la base de la estación en Pradollano, mil cien metros más abajo. Cuando se baja por ella, vale la pena parar de vez en cuando, no solo para descansar sino también para disfrutar de las vistas sobre El Mulhacén, la cumbre más alta de la península con 3.482 metros, y su montaña vecina, La Alcazaba es de dificultad media y suele estar poco transitada incluso en días de mucho público.

Nuestra segunda opción sale también del Pico Veleta, pero cae hacia el sur en sentido opuesto a la anterior. La segunda pista de descenso más importante es la pista Olímpica es de las más emblemáticas de Sierra Nevada y conduce al esquiador igualmente por un terreno poco concurrido hacia el valle de la Laguna de las Yeguas. La primera pala, más inclinada, puede resultar algo complicada al principio de la mañana si la nieve está dura. Entonces es el momento de detenerse y levantar la vista porque justo desde aquí, en días claros, se ve el mar. Más abajo la pendiente se suaviza y van apareciendo nuevas pistas (Monaguillo, Cartujo, Camero…) para terminar cada vez por un sitio diferente. Tiene 3,5 kilómetros de longitud y en primavera se conserva la nieve en buenas condiciones.


Por útimo, los esquiadores expertos disfrutarán en Fuentes del Tesoro de la tercera pista más importante: la pista negra, en la zona de Loma de Dílar. Aquí se celebraron los campeonatos del mundo en 1996. Tiene casi un kilómetro de longitud y giros y cambios de pendiente que la hacen muy atractiva. A pesar de la inclinación es ancha y accesible a esquiadores medios.

El ‘half-pipe‘ más grande de España. La revista European Snowboard Magazine ha elegido el snowpark de Sierra Nevada, Sulayr, como uno de los mejores de Europa con sus 2,5 kilómetros de longitud y sus 60 módulos diseminados por la montaña. Tiene la línea de slopestyle (con saltos y obstáculos) más larga del continente y el half-pipe (medio tubo) permanente más grande de España con 6 metros de alto y 165 de largo. Aquí se han celebrado la semana pasada las pruebas de skicross, boardercross, slopestyle y halfpipe de la Universiada 2015.

Se ubica en la llamada Loma de Dílar y es el lugar ideal para que los amantes de las piruetas y los saltos, con tabla o con esquís, se eleven hasta 15 metros sobre el suelo. Está dividido en varios sectores a lo largo de los cuales el rider se va encontrando en su descenso rampas, baches, saltos, cajones, raíles, barandillas y otros obstáculos sobre los que deslizarse o brincar; así hasta llegar al half-pipe, solo para expertos. El parque está abierto de 10.00 a 16.30, siempre que las condiciones meteorológicas y la nieve lo permitan, y el precio de uso está incluido en el forfait.

¿Qué esquiador no desea bajar una pista inmaculada, recién pisada por las máquinas? La actividad Primeras Huellas está pensada para quienes no tengan inconveniente en madrugar y estar a las 7.00 en las taquillas dispuestos a esquiar antes de que llegue el resto de clientes a las nueve. Hay tres recorridos disponibles a esa hora (Zahareña, Fuente del Tesoro y Neveros) en la zona de Lomas de Dílar y Río, de unos tres kilómetros cada uno. Y después de disfrutar de la soledad de la montaña, a desayunar en el restaurante Alcazaba (precio de la actividad: 29 euros).

Otra actividad durante el día para salir de la rutina es el paraski. Se trata de un vuelo en parapente biplaza, con monitor, con despegue en las pistas del Veleta, Lastron o Granados y aterrizaje en Boulevard o Maribel. Se requiere nivel medio de esquí, pesar entre 40 y 120 kilos y no padecer problemas de corazón o miedo a las alturas. El precio son 96,80 euros (no incluye forfait).

Y por la noche, si el ansia de aventura aún no está colmada, queda la posibilidad de esquiar de 19.00 a 22.00 en las pistas El Río y Maribel con la nieve recién pisada y a la luz de la Luna y de los 52 focos que iluminan los 5,8 kilómetros de descenso entre Borreguiles y Pradollano. Se puede hacer los sábados y desde este año también los jueves. Precio: 16,50, adulto; 15,90, jóvenes de 13 a 16 años, y 12.30 euros los niños entre 6 y 12 años.

En Borreguiles, en el corazón de la estación, los niños disfrutarán deslizándose por la pista del Mar, un descenso fácil amenizado con enormes figuras de palmeras, animales marinos, submarinos y faros que evocan la cercana Costa Tropical de Granada, y un poco más abajo, la diversión continúa en la pista de El Bosque decorada también con cabras, ardillas y otros animales de montaña; en la base, el restaurante Chiki Club ofrece menús adecuados para los pequeños.☃️☃️

Si se trata de dar los primeros pasos en el freestyle y el snowborad, el snowpark Sulayr tiene una zona específica para niños, atendida por profesionales, con una linea especial de obstáculos y saltos sencillos y un colchón hinchable para evitar coscorrones. Los pequeños de entre 5 y 12 años pueden probar las motos de nieve infantiles en un circuito de unos 70 metros de longitud en Pradollano; está abierto todos los días de 10.30 a 17.15 (8 minutos, 10 euros).

Otra oportunidad para hacer deporte sin salir de la nieve es la pista de hielo sintético. Ni siquiera hace frío porque la superficie sintética está a temperatura ambiente. Deslizarse por ella, con unos patines especiales, proporciona sensaciones similares a las del hielo. La pista está junto al parque Mirlo Blanco, en Pradollano, y cuesta 7,50 euros la hora, patines incluidos.

El capricho definitivo en Sierra Nevada llega cuando cae el sol. La actividad más exclusiva (por precio) que ofrecen es subir hasta la segunda cumbre más alta, el Veleta, y ver anochecer. La combinación de las increíbles vistas, el hecho de que se acceda hasta aquí a bordo de una máquina pisanieves y el aperitivo que acompaña el momentazo hace que el final del día sea absolutamente memorable. La ruta parte de Pradollano, en la base, y sube hasta el Veleta a 3.398 metros. En la cumbre, formidables vistas de Granada iluminada y de la Costa Tropical y almeriense mientras se toma un aperitivo. Duración, dos horas; precio, 455 euros para un máximo de doce personas. También hay la posibilidad de conducir una de estas máquinas pisanieves por 150 euros la hora.

Por todo esto y mucho más, merece visitar Sierra Nevada.

Granada: Una ciudad para sentirla

Porté Puymorens: Una joya de la Cerdaña francesa