En el post de hoy os mostramos la visita al Castillo de Albanchez de Mágina, en la provincia de Jaén. Para llegar a él, realizamos un intenso sendero de subida por unas escaleras con casi 400 peldaños, que bien merece la pena nada más que por las impresionantes vistas desde lo más alto del castillo. Una cima que nos traslada a siglos pasados.

El Castillo de Albanchez de Mágina se encuentra enclavado al pie de la Sierra de Castillejos, en una cresta rocosa oprimida entre el Monte Aznaitín y el Monte Agudo. Desde su altura se divisa toda la comarca y los Castillos de Bedmar, Jimena, Baeza y Úbeda.

Jaén es la provincia con más castillos por kilómetro cuadrado de toda Europa, hecho que se explica por su valor estratégico. La Comarca de Mágina constituyó una importante frontera entre los reinos de Castilla y Granada, lo que llevó a sus conquistadores a lo largo de la historia a levantar fortificaciones que permitieran la vigilancia y defensa. Ése es el caso del Castillo de Albánchez. De origen cristiano aunque levantado sobre restos árabes, servía para dominar los pasos de Almadén y Mágina.

Lo que comúnmente se conoce por Castillo de Albanchez es solamente su alcazarejo, enclavado en un paraje muy abrupto desde una cota de 950 metros. Debido a la arriscada constitución del terreno, el recinto interior se sitúa unos cincuenta metros más abajo, al pie de la peña.

Domina desde su altura, la población y un amplio valle. Aunque la fecha de construcción exacta es desconocida, algunos autores aventuran que podría datar del siglo XIV como alternativa a otro castillo musulmán que se hallaba en la parte baja de la sierra y más próximo al pueblo. El castillo estuvo ligado a la Orden de Santiago. Fue declarado Monumento-Histórico en 1985.

Desde abajo se ve el imponente castillo o atalaya, enrocado sobre un altísimo risco. Parece muy pequeño pero es más grande de lo se ve a simple vista. El pueblo de Albanchez de Mágina donde está situado éste pintoresco castillo, es un lugar emblemático con empinadas cuestas por donde merece la pena perderse por sus calles. Ideal para amantes de la fotografía. Recomendamos almorzar en la zona, los platos están riquísimos.

Empezamos la visita haciendo ejercicio subiendo al Castillo de Albanchéz de Mágina, el cual habíamos visto desde abajo. Un sendero nada fácil si decides como nosotros subir sus más de 350 escalones en pleno agosto. Eso sí, la subida tiene su recompensa, ya que desde su cima puedes obtener una de las mejores vistas de toda la provincia.

Inicio del sendero

Para llegar al inicio del sendero, tendremos que llegar a la parte alta del pueblo, donde hay un cartel en el comienzo del camino indicando la subida hacia el castillo.

A continuación, después de una rampa, comienza una larga escalera que nos llevará hasta el castillo.

En las imágenes de arriba podemos observar el monte Aznaitín.

Las escaleras de acceso son de reciente construcción. Por lo visto hasta hace relativamente poco tiempo era toda una odisea subir.

El pueblo de Albanchez va quedadando abajo.

Seguimos subiendo escalinatas. Recordar que son casi 400 escalones y algunas rampas de tierra.

En Albanchez de Mágina puedes realizar rutas de senderismo con diferentes dificultades tanto a pie como en bicicleta como son: “La caldera del tío lobo”, “El Zurreón”, “El Torcal”, “Miramundos”, “Hútar”, “Aguadero”, “Aznaitín”, “Cuevas de las Figuras” con pinturas rupestres… incluso, si te gusta la competición de riesgo, cada año se hace una carrera de km vertical, que empieza en el pueblo y acaba en el pico Aznaitín.

Por fin, comenzamos a ver el castillo.

A Sierra Mágina y sus bellísimos pueblos se la denomina el techo de Jaén, y no en vano, porque la subida ya tiene su punto. Descubrimos rapaces en el cielo y alguna que otra cabra montesa a lo lejos. Y al final del sendero, nos encontramos con un impresionante mirador desde donde podemos divisar el Pico Mágina y media Andalucía.

Mirador de la base del castillo

Nada más entrar al recinto del castillo, pasamos por unos miradores aterrazados donde las panorámicas te dejan sin aliento. En la imagen de arriba, podemos observar el pueblo de Albanchez de Mágina y al fondo la Serrezuela de Bedmar.

A todo este entorno lo denominaríamos “Sierra Mágica” en vez de Sierra Mágina. Para nosotros es un paraíso olvidado, un entorno privilegiado para ver y mirar.

Desde la base del castillo las vistas son espectaculares, pero todavía toca subir más de escalones para llegar a los torreones.

A continuación entramos al patio de armas del primer torreón. Al lado de la abertura se encuentra un aljibe que garantizaba el abastecimiento de agua.

El interés de éste sendero hacia lo más alto del castillo es histórico y paisajísitico. Además, una vez que subamos al mirador del Castillo de Albanchez de Mágina, encontraremos impresionantes y extensas vistas del territorio y sus variados paisajes. Si nos situamos entre sus almenas y dejamos volar nuestra imaginación, podemos evocar cómo pudieron ser estas tierras en la época de escaramuzas entre los reinos cristianos y musulmanes durante la Edad Media. Desde aquí, los centinelas, hiciera frío o calor, vigilaban cualquier movimiento de las tropas enemigas.

Puedes desplazarte por el castillo por pequeñas aperturas originales de una planta a otra, aunque la última no tiene protecciones laterales, eso sí, resulta peligroso si te gusta hacer fotos panorámicas desde lo más alto. A pesar de sus pequeñas dimensiones y de sus estrecheces interiores, su arriscada posición dificulta enormemente su acceso y aún más, su descenso.

En la imagen de arriba, podemos apreciar una preciosa vista de El Torcal desde el interior del habitáculo del primer  torreón.

Las vistas desde el castillo hacia Albanchez de Mágina y los alrededores son increíbles. En este lugar y en toda la sierra los mantos de olivos aparecían donde fuera que mirásemos, lo mismo que el aceite de oliva, alimento imprescindible en nuestra cocina. En otros países abunda el de girasol pero aquí en España es casi imposible no probarlo, desde en la tostada del típico desayuno mediterráneo hasta para elaborar cualquier plato.

A continuación, seguimos subiendo hasta llegar al segundo y más alto torreón. Aquí hay que extremar la precaución ya que no cuenta con barandilla ni ningún tipo de protección.

Vistas desde la cima del castillo

Al fin llegamos a la cima del castillo. Naturaleza en plenitud entre la sierra y el río… entre el cielo y el olivar, el santuario, la tierra sagrada… un lugar lleno de energías puras donde cada uno puede recuperar los días perdidos sin rumbo y encontrar la paz interior. Allí en los miradores, en la altitud del castillo… en presencia se pueden renovar todos los sentimientos alterados por el discurrir de la cotidianidad del día a día.

Si te atreves a subir, antes tienes que tener en cuenta que aunque el entorno merece muchísimo la pena (por lo bonito del Parque Natural de Sierra Mágina), no recomendamos subir hasta la cima si no eres muy aficionado al deporte. Además de los 380 escalones, cuando llegas al castillo tienes que salvar numerosos obstáculos hasta llegar al último torreón. Como, subir por peldaños excavados en la roca muy empinados y entrar por estrechas trampillas de acceso a las plantas superiores. Además en la parte más alta del ultimo torreón no hay ningún tipo de baranda. Un traspiés y caes en caída libre al vacío desde una altura de casi 1.000 metros.

Como hemos comentado, la cima del castillo no es apta para personas con vértigo. Eso sí, las vistas son una pasada.

La subida al Castillo de Albanchez de Mágina fue increíble y muy divertida, los pasos y caminos están muy bien conservados y la información e historia sobre las tablas es excelente. Realmente merece la pena. Para ser un pequeño pueblo cumple todos los requisitos: bellos rincones, vistas espectaculares, un buenísimo hotel cercano donde nos alojamos (Complejo Rural Puerto Mágina), excelente área para picnic, bares con tapas a muy buen precio y en verano más fresquito que la capital.

Albanchez de Mágina: Bellos rincones y vistas espectaculares

Paraje Natural Nacimiento del Río Hútar

Manantial de Fuenmayor: Donde el agua cobra vida en Sierra Mágina

Torres: Un pueblo blanco entre las montañas de Sierra Mágina

Que ver en el Parque Natural Sierras de Cazorla en 4 días

Hotel rural & spa Coto del Valle