Hace escasos días visitamos el Salto del Usero, un maravilloso rincón del cual supimos (como nos pasa muchas veces) por casualidad. Nos sorprendió que algo tan bonito estuviese en este lugar y que nunca antes hubiésemos oído hablar de ello. Sin duda uno de los mejores rincones de la Región de Murcia que no puedes dejar de visitar.

El Salto del Usero es un espacio natural situado en el municipio de Bullas, comarca del noroeste de la Región de Murcia. Se encuentra en la ladera noroeste del cerro del Castellar por donde pasan las aguas del río Mula, en un paraje llamado El Molinar.

El Salto del Usero está considerado como uno de los espacios naturales de mayor belleza de la Región de Murcia. Con gran interés hidrológico, geomorfológico y sedimentológico en el que pueden observarse procesos erosivos generados en una formación de areniscas y travertinos de gran valor. Esta erosión de materiales en el cauce ha originado una gran cúpula natural. El agua cae desde esa “bóveda” en forma de cascada de unos 3-4 metros de altitud y formando una poza bastante profunda, que los vecinos llaman “vaeray que invita a darse un buen baño. Su hermosura se adorna con el verdor de una exuberante vegetación.

En este enclave natural, visitado por miles de turistas durante todo el año, en la noche de San Juan se celebra la tradicional “Bajada de la Mora“, congregando a cientos de personas que al filo de la media noche se reúnen en torno a la poza que forma la gran cascada de agua, corazón del paraje,​ con el objetivo de encontrarse con la “reina mora” y poder ser bendecidos por sus milagrosas aguas.

Desde hace ya más de 225 años el “Colectivo de la Mora” recrea la leyenda que cuenta la historia de amor entre un príncipe cristiano y una princesa mora los cuales se encontraban a escondidas en el Salto del Usero. En una noche tormentosa la princesa bajó para ver a su amado y el príncipe no apareció. Imaginándose lo peor se sumergió en el agua y desapareció. Desde entonces se dice que su alma baja en la noche de San Juan buscando a su amado.  Precisamente, es por esta historia por la que se celebra la tradicional Bajada de la Mora, en la mágica noche de San Juan.

Algunos consejos:

  • Cuidado con los saltos, asegurarse que el agua es lo suficientemente profunda.
  • El agua esta fría todo el año.
  • Llevarse unos escarpines, ya que es una zona de piedras.
  • En verano, evitar ir los fines de semana, ya que se suele masificar y pierde parte de su encanto.
  • Está prohibido usar sombrillas o comer o beber en la zona, ya que degrada el paisaje.

Para llegar desde Murcia al Salto del Usero, hay que ir en dirección Caravaca de la Cruz por la RM-15 y tomar la salida Bullas, ya que se encuentra en esa población. Después de atravesar el pueblo, hay un aparcamiento gratuito para dejar el coche a 1,5 km. Desde éste primer aparcamiento hasta el Salto del Usero se llega andando a través de una senda habilitada junto al camino asfaltado que se recorre en una media hora. Para los que quieran aparcar casi al lado de la poza, hay un parking que cuesta 6,05 euros en los meses de verano (imagen de arriba). No aparcar en medio del camino, ya que os multarán. Esta medida disuasoria se refleja en carteles que anuncian medidas para la conservación del lugar y su entorno.

Al lado de éste último parking, se llega a una empinada cuesta que desciende al Salto del Usero. Desde la misma cuesta podemos ver el pequeño cauce del río Mula que hace una curva.

Aquí se abandona el asfalto y nos desviamos a la izquierda por un sendero que desciende al lecho del río Mula protegido por unas barandas de madera donde nos asomamos.

El Mula es un río de la Región de Murcia afluente del río Segura. Nace en las llamadas Fuentes de Mula, en la zona serrana del término municipal de Bullas. Tras discurrir por el municipio que le da nombre, desemboca en el Segura entre los municipios de Alguazas y Las Torres de Cotillas, tras un recorrido de 64 kilómetros. Transcurre al sur del núcleo urbano de Bullas (en donde forma el bucólico paraje del Salto del Usero) y por el norte de la ciudad de Mula, donde se halla el embalse de La Cierva.

Antes de bajar a la poza principal, las observamos desde lo alto, pudiendo ver el color espectacular del agua y a una persona realizando snorkel, lo que nos daba una idea de lo cristalina que era el agua.  

Fuimos al Salto del Usero pensando que sería una pequeña charca, pero nos sorprendió gratamente ver la profundidad de la poza principal. Merece la pena ir y darse un baño, el agua está fresquita como es normal en los ríos. Esta poza está constantemente llena de un agua turquesa tan limpia y cristalina que no pudimos resistirnos a bañarnos.

El sitio es increíblemente espectacular, tienen una vegetación de rivera de árboles altos y frondosos que indican la presencia del agua en esta zona semiárida. El cauce sortea una caída escavada en la piedra que se observa bien desde un puente o siguiendo el sendero que lleva a la parte baja y también se forman pequeñas pozas y una gruta que guarda el agua de los rayos del sol. El agua limpia y cristalina está fresca, en ella se observan anfibios, peces y tortugas con las que puedes bañarte. El fondo de las pozas y el cauce del río para el baño es de piedra y arena. Llama la atención el salto de agua en la poza principal donde el fondo alcanza más de 5 metros de profundidad.

En los alrededores, hay varias pozas más pequeñas y menos profunda que también tienen su encanto.

Este espacio natural formado por el agua del río Mula y Pliego que horada la roca en su correr se encuentra a menos de 2 km del casco urbano de Bullas en la Región de Murcia. En la ribera del río destacan los álamos y los olmos. En la zona también podemos ver quejigos, típicos de esta zona.

Aguas abajo continúan sucediéndose numerosas pozas y encajamientos de interés.

El agua de este río durante milenios la ha esculpido dando lugar a unos de los sitios más visitados de la Región de Murcia. Nunca podrías pensar que en esta zona encontraríamos este lugar con tanto encanto donde el paso del río Mula entre las rocas, a creado unas pozas y unas cuevas de ensueño.

Este paraje es excepcional, relaja solo el verlo, escucharlo, parece que te habla. El sonido de su agua, el precioso colorido, la piedra, agua limpia y fresca…¡precioso!.

Esperábamos mucho de este lugar a juzgar por las fotos de internet. Pues bien…nos encontramos con algo mucho mejor de lo esperado. El entorno es paradisíaco, un lugar espectacular para hacer fotografías increíbles. Excelente, inolvidable, precioso y un baño en el que aunque este el agua fresquita merece la pena zambullirse. Un lugar mágico, digno de ser admirado, aguas con unos tonos verdes esmeralda espectaculares. Un oasis en medio de Murcia.

Cartagena: Una ciudad milenaria