Aunque hemos visitado Roma cada uno por separado hace ya unos años, conservamos algunas fotos de la bella capital italiana que servirán para ver y explicar sus monumentos más importantes.

Roma es la capital de Italia y la cuarta ciudad más poblada de la Unión Europea. Es llamada la Ciudad Eterna, por los monumentos que en ella se hallan y que han pervivido desde el antiguo Imperio romano.

En el transcurso de su historia, que abarca tres milenios, llegó a extender sus dominios sobre toda la cuenca del Mediterráneo y gran parte de Europa, Oriente Próximo y África del Norte. Como capital del Imperio romano, se constituyó la primera gran metrópolis de la humanidad.

Roma es el corazón geográfico de la religión católica, ciudad santa del catolicismo y destino de peregrinación y también la única ciudad del mundo que tiene en su interior una entidad estatal autónoma: la Ciudad del Vaticano, que se encuentra bajo el poder temporal del Papa.​ Por tal motivo se le conoce también como la capital de dos Estados.

Roma, la ciudad que dominó el mundo, está llena de rincones con gran historia y belleza, pudiendo decir que es un gran museo al aire libre. Sus iglesias, monumentos, plazas y fuentes junto a una gran gastronomía la convierten en una de las ciudades más fascinantes y visitadas del mundo. A continuación, sus monumentos más importantes.

Fontana di Trevi

La Fontana di Trevi es la fuente más monumental, conocida y hermosa del mundo. Construida en el siglo XVIII por un hombre casi desconocido, llamado Nicola Salvi, sorprendió a todos con este diseño asombroso. Los trabajos para su construcción se prolongaron durante 30 años y acabaron arruinando la escasa salud de Salvi, que murió sin ver terminada su bella fontana.

La historia de esta fuente se remonta a los tiempos del emperador Augusto. Según la leyenda, fue una misteriosa doncella la que indicó al general Agripa el emplazamiento de un manantial, en las afueras de Roma. Para traer el agua a la ciudad, Agripa construyó un acueducto (terminado el año 19 a.C.), que en honor de la doncella se llamó Acqua Virgo.

Con unas dimensiones de 20 metros de anchura por 26 metros de altura, la Fontana di Trevi es también la fuente más grande de la ciudad. Una de las características destacadas es el contraste entre la monumentalidad de la fuente y la estrechez de la plaza en que se encuentra: tan escondida entre callejuelas que cuesta trabajo encontrarla. Se pretende suscitar la sorpresa del turista, que queda fuertemente impresionado cuando se topa de bruces con la fuente.

¿Por qué siempre hay gente en la Fontana di Trevi lanzando monedas al agua?. El mito, nacido con la películaTres monedas en la fuente” en 1954, dice lo siguiente:

  • Si arrojas una moneda: volverás a Roma.
  • Si arrojas dos monedas: encontrarás el amor con una atractiva italiana (o italiano).
  • Si arrojas tres monedas: te casarás con la persona que conociste.

Para que esto funcione es recomendable lanzar la moneda con la mano derecha sobre el hombro izquierdo. Como dato curioso, cada año se extraen aproximadamente un millón de euros de la fuente.

A pesar de que siempre está a rebosar de turistas, si vas a primera hora de la mañana o a altas horas de la noche, podrás sacar buenas fotos y disfrutarla con más tranquilidad, aunque también debemos considerar que verla rodeada de gente forma también parte de su atractivo. Merece la pena acercarse a la fuente por la tarde y quedarse hasta que oscurezca para verla iluminada. Como curiosidad, el nombre de Trevi deriva de Tre Vie (tres vías), ya que la fuente era el punto de encuentro de tres calles.

Coliseo

El Coliseo de Roma, llamado en la antigüedad Anfiteatro Flavio, es el anfiteatro más grande construido durante el Imperio Romano, ubicado en el centro de la ciudad. Es el monumento más impresionante de Roma. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1980 y el 7 de julio de 2007 se convirtió en una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno. Cada año lo visitan 6 millones de personas.

El Coliseo es el símbolo de Roma. Una imponente construcción que, con 2.000 años de antigüedad, permaneció en activo durante más de 500 años. Los últimos juegos de la historia fueron celebrados en el siglo VI.

En la antigüedad poseía un aforo para unos 65.000 espectadores, con ochenta filas de gradas. Los que estaban cerca de la arena eran el Emperador y los senadores, y a medida que se ascendía se situaban los estratos inferiores de la sociedad. En el Coliseo tenían lugar las muestras de animales exóticos, ejecuciones de prisioneros, recreaciones de batallas y las luchas de gladiadores y fieras que dieron su vida por el placer y el espectáculo del pueblo romano.

Al igual que la Fontana di Trevi, el Coliseo también merece la pena una visita de noche para verlo iluminado.

Arco de Constantino

El Arco de Constantino es un arco del triunfo erigido en el año 315 en conmemoración de la victoria de Constantino I el Grande en la batalla del Puente Milvio. Se encuentra situado entre el Coliseo y la Colina Palatino. Es el más moderno de los arcos que se realizaron en la Antigua Roma. Tiene una altura de 21 metros, una anchura de 25 y está compuesto a su vez por tres arcos. En los relieves del monumento, realizado con bloques de mármol, se pueden ver estatuas extraídas del Foro de Trajano y algunos relieves de Marco Aurelio y Trajano.

Foro Romano

El Foro Romano representaba el centro neurálgico de la antigua Roma. Aquí se desarrollaba la vida pública, cultural y económica de la época republicana y el Imperio.

El Foro Romano es, junto con el Coliseo, el lugar que más te trasladará a la antigua Roma. Mejor visitarlo con un guía, si no quieres perderte mucha de su historia y curiosidades. Al finalizar el Imperio, el Foro Romano se dejó en el olvido y poco a poco quedó enterrado. Aunque en el siglo XVI ya se conocía la existencia y la ubicación del Foro, no fue hasta el siglo XX cuando se realizaron las excavaciones.

En el Foro Romano se encuentran muchos edificios y rincones que merece la pena recorrer como son: la Vía Sacra, el Arco de Tito, el Arco de Severo Séptimo, el Templo de Antonino y Faustina, la Basílica de Majencio y Constantino, la Curia o la Columna de Foca.

Monte Palatino

Ubicado a 40 metros de altura sobre el Foro Romano, el Monte Palatino es la más céntrica de las siete colinas de Roma y está considerado la cuna de la capital italiana, ya que se cree que estuvo habitado desde el año 1000 a.C. En el Palatino se pueden ver infinidad de restos de las edificaciones que fueron construidas para la alta sociedad romana en la Antigüedad, destacando: Domus Flavia, Casa de Livia, Casa de Augusto, Jardines Farnesianos, Hipódromo de Domiciano o el Museo Palatino.

Según cuenta la leyenda, la cueva en la que vivía Luperca, la loba que cuidó de Rómulo y Remo, se encontraba situada en el Monte Palatino. Cuando los hermanos crecieron decidieron formar una ciudad a orillas del río pero, al no ponerse de acuerdo en algunos puntos de la decisión, Rómulo mató a Remo y fundó la ciudad de Roma.

Desde el Monte Palatino se pueden lograr las mejores vistas desde las alturas del Foro Romano (imagen de arriba).

Plaza del Campidoglio

La plaza del Campidoglio es uno de los principales lugares turísticos de la ciudad, no sólo por su céntrica situación, sino porque aquí se encuentran los Museos Capitolinos, formados por el Palacio de los Conservadores y el Palacio Nuevo, unidos por una galería subterránea, la Galleria Lapidaria.

Entre las muchas y famosas esculturas y pinturas que podrás ver en los Museos Capitolinos, podemos destacar la Venus Capitolina o la Loba Capitolina, la loba que amamantó a Rómulo y Remo, fundadores de Roma, de la que podrás encontrar una copia a un lado de la plaza del Campidoglio (imagen de arriba).

En el centro de la plaza se instaló una imponente estatua ecuestre de Marco Aurelio realizada en bronce.

Desde la plaza del Campidoglio, se pueden obtener unas perspectivas únicas del Foro Romano y el Monte Palatino.

Plaza de España

La plaza de España es uno de los lugares más emblemáticos de Roma. Su nombre viene dado por la ubicación de la embajada española ante la Santa Sede en dicha plaza desde el siglo XVII. Está situada en una de las mejores zonas de la ciudad: la Via dei Condotti (famosa calle para ir de compras), la Via Frattina y la Via del Babuino (con varios palacios del siglo XVII y XVIII). Su monumental escalinata de 135 peldaños fueron construidos a principios del siglo XVIII para comunicar la plaza con la Iglesia de Trinità dei Monti.

Éste lugar ha sido escenario de un sinfín de películas. La fuente situada en el centro de la plaza llamada la Fontana della Barcaccia fue diseñada por Pietro Bernini para el Papa Urbano III. Su construcción concluyó en 1627 a manos de su afamado hijo, Gian Lorenzo Bernini. Posee forma de barco y tiene grabados los emblemas de la familia Bernini: soles y abejas.

Panteón de Agripa

El Panteón de Agripa es es el edificio mejor conservado de la antigua Roma. Se trata de un antiguo templo romano encargado por Marco Agripa durante el gobierno de Augusto. Fue terminado por orden del emperador Adriano alrededor del año 126. Es una de las obras maestras de la arquitectura de la capital italiana. En la actualidad es una iglesia. Lo que más sorprende del Panteón son sus medidas: el edificio circular mide exactamente lo mismo de diámetro que de altura: 43,30 metros. La fachada rectangular, que oculta la enorme cúpula, está compuesta por 16 columnas de granito de 14 metros de altura, sobre las cuales se puede ver una inscripción que significa “Marco Agrippa, hijo de Lucio, cónsul por tercera vez, lo hizo”.

En el interior del Panteón se encuentran las tumbas de numerosos reyes de Italia y multitud de obras de arte. El personaje más conocido que se encuentra enterrado es sin duda el pintor y arquitecto renacentista Rafael. En el centro de la cúpula se abre un óculo de 8,92 metros de diámetro, que permite que la luz natural ilumine todo el edificio.

Plaza Navona

Navona es una de las plazas más bonitas y populares de Roma. Dotada de un estilo barroco muy elegante, reúne esculturas, fuentes y edificios de gran valor artístico y supone el centro de la vida social, cultural y turística de la ciudad. El mayor atractivo de la plaza Navona son las tres fuentes construidas bajo el mandato de Gregorio XIII Boncompagni: Fontana dei Quattro Fiumi (Fuente de los Cuatro Ríos), la Fontana del Moro y Fontana del Nettuno.

Fontana dei Quattro Fiumi

En el centro de la plaza Navona se encuentra la Fontana dei Quattro Fiumi (Fuente de los Cuatro Ríos), construida por Bernini en 1651. Las cuatro estatuas de la fuente representan a los cuatro ríos más importantes de la época: el Nilo, el Danubio, el Ganges y el Río de la Plata. En el centro está situado un obelisco de 16 metros de altura.

Fontana del Moro

En el extremo sur de la plaza, se encuentra la Fontana del Moro. Creada por Giacomo della Porta en 1576 y perfeccionada por Bernini, que añadió los delfines, fue conocida en sus inicios como la “Fuente del Caracol“.

Fontana del Nettuno

Al igual que la Fuente del Moro, la Fuente de Neptuno fue diseñada por Giacomo della Porta, pero permaneció en el abandono desde su creación en 1574 hasta 1873, cuando la obra fue finalizada por Zappalà y Della Bitta.

Monumento a Vittorio Emanuele II

El Monumento Nacional a Vittorio Emanuele II, también conocido como Altare della Patria, es un monumento conmemorativo realizado en honor del primer rey de la Italia unificada, Víctor Manuel II. Está construido con mármol blanco y dispone de varias fuentes y esculturas del propio rey Víctor Manuel y dos estatuas de la diosa Victoria con sendas cuadrigas. La estructura mide 135 metros de ancho y 70 metros de altura (incluyendo la cuadriga y las alas de las diosas, llega a 81 metros).

No todos los lugares que visitar en Roma son antiguos, el monumento a Vittorio Emanuele II fue diseñado por Giuseppe Sacconi en 1885, e inaugurado en 1911. Se encuentra situado entre la plaza de Venecia y la Colina Capitolina.

Tumba del soldado desconocido

Mercado de Trajano

En lo alto del monumento a Vittorio Emanuele II hay un mirador panorámico con grandes vistas de la ciudad y sobre todo al Mercado de Trajano (imagen de arriba). Construido entre los años 100 y 110 d.C., el Mercado de Trajano es el primer centro comercial cubierto de la historia. En la actualidad es un gran complejo de ruinas situado en la Vía del Foro Imperial. Acoge el Museo de los Foros Imperiales.

Boca de la Verdad

La Boca de la Verdad (Bocca della Verità) es una enorme máscara de mármol de fama mundial, que según cuenta la leyenda, mordía la mano de aquél que mentía. Esta es tan sólo una de las muchas leyendas que existen sobre la famosa escultura. Con un diámetro de 1,75 metros, está dedicada al Dios del Mar representado por un rostro masculino con barba, con los ojos, la nariz y la boca perforados. La escultura se encuentra en una de las paredes de la Iglesia de Santa María in Cosmedin. En la película Vacaciones en Roma, Gregory Peck preparó una broma a Audrey Hepburn en la escena que rodaron ante La Boca de la Verdad.

Castillo Sant’Angelo

El Castillo Sant’Angelo es una fortaleza situada en el margen derecho del río Tíber, a escasa distancia de la Ciudad del Vaticano. Se construyó como mausoleo para el emperador Adriano en el año 139, convirtiéndose, poco tiempo después, en un edificio militar que en el año 403 se integraría a la Muralla Aureliana. En el año 590, mientras una gran epidemia de peste devastaba la ciudad, el Papa Gregorio I tuvo una visión del Arcángel San Miguel sobre la cima del castillo, anunciando el fin de la epidemia. En recuerdo de la aparición el edificio se encuentra coronado por la estatua de un ángel. La mejor foto del castillo la podrás hacer desde el puente de Sant’Angelo con sus bonitas estatuas a cada lado.

Te recomendamos visitar el Castillo Sant’Angelo tanto de día como de noche, momento en que el monumento se ilumina y luce especialmente bello. Como curiosidad, hay un corredor que conecta el castillo con la Ciudad del Vaticano, para que en caso de peligro, el Papa pudiese escapar.

Ciudad del Vaticano

Situado en el corazón de Roma, El Vaticano o Ciudad del Vaticano es el país más pequeño de toda Europa y el centro neurálgico de la Iglesia Católica. Tiene tan sólo 0,44 kilómetros cuadrados y una población de aproximadamente 800 habitantes. Es uno de los seis microestados europeos. En un espacio tan limitado se encuentra la residencia del Papa (en la imagen de arriba podemos ver al actual Papa Francisco en la ventana dando una misa).

La Ciudad del Vaticano alberga la Santa Sede, máxima institución de la Iglesia católica. La máxima autoridad del Vaticano y jefe de Estado del mismo es el Papa, por lo que puede considerarse la única teocracia y la última monarquía absoluta de Europa. El conjunto arquitectónico e histórico-artístico que conforma la Ciudad del Vaticano fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1984.

Guardia Suiza

La Guardia Suiza es un cuerpo militar encargado de la seguridad del Papa y de la Santa Sede. La historia de la Guardia Suiza tiene su origen en el siglo XVI. En la actualidad, se trata del ejército profesional más pequeño del mundo, con alrededor de 100 soldados.

Los reclutas deben ser varones que cumplan los siguientes requisitos:

  • Su estado civil debe ser soltero.
  • Mínimo 1,74 m de estatura.
  • Edad actual entre 19 y 30 años de edad.
  • Poseedores de un título profesional o grado de secundaria.
  • Su fe debe ser católica.
  • Poseedores de la ciudadanía suiza.
  • Haber cumplido una instrucción básica en las Fuerzas Armadas Suizas y haber obtenido certificados de buena conducta.

Pueden casarse si prorrogan su enrolamiento por dos años más, siendo necesaria la aprobación del capellán.

¿Qué ver en el Vaticano?

En la Ciudad del Vaticano hay tres visitas que brillan con luz propia: la plaza de San Pedro, la Basílica de San Pedro y los Museos Vaticanos, recinto en el que se encuentra la Capilla Sixtina.

Plaza de San Pedro

La plaza de San Pedro es una de las plazas más bonitas y grandes del mundo. Fue construida por Bernini a mediados del siglo XVII y puede acoger a más de 300.000 personas. Las dimensiones de la plaza son espectaculares: 320 metros de longitud y 240 metros de anchura. Lo más impresionante de la plaza, además de su tamaño, son las 284 columnas y 88 pilastras que bordean la plaza en un pórtico de cuatro filas.

En lo alto de las columnas hay 140 estatuas de santos realizadas en 1670 por los discípulos de Bernini. En el centro de la plaza destaca el obelisco de 25 metros de alto, que fue llevado a Roma desde Egipto en 1586 y las dos fuentes, una de Bernini (1675) y otra de Maderno (1614).

Basílica de San Pedro

La Basílica de San Pedro es el edificio religioso más importante del catolicismo. En ella, el Papa celebra las liturgias más importantes y su interior acoge a la Santa Sede. La construcción de la basílica comenzó en 1506 y finalizó en 1626. En su construcción participaron diversos arquitectos entre los que podríamos destacar a Bramante, Miguel Ángel o Carlo Maderno. El nombre de la basílica se debe del primer Papa de la historia, San Pedro, cuyo cuerpo está enterrado en la basílica. Tiene una capacidad para 20.000 personas, mide 190 metros de longitud y su bella cúpula alcanza una altura de 136 metros.

Entre las obras de arte que se pueden encontrar en su interior destacan el Baldaquino de Bernini, La Piedad de Miguel Ángel y la estatua de San Pedro en su trono. La subida a la Basílica San Pedro te permitirá tener unas impresionantes vistas con toda Roma de fondo.

Museos Vaticanos

Los Museos Vaticanos son las galerías y el conjunto de estancias de valor artístico propiedad de la Iglesia y accesibles al público en la Ciudad del Vaticano. Los orígenes de estos museos se remontan a 1503, año en que el recién nombrado Papa Julio II donó su colección privada. Desde ese momento tanto familias particulares como otros papas han ido aumentando la colección de los museos hasta convertirla en una de las más grandes del mundo.

En su interior se encuentran miles de obras de arte recogidas por la Iglesia Católica Romana durante más de cinco siglos. Este conjunto museístico se compone de diferentes edificios de museos temáticos, edificios pontificios, galerías, monumentos y jardines. A este conjunto de edificios también pertenece la Biblioteca Vaticana, una de las mejores del mundo. Actualmente los Museos Vaticanos reciben más de 6 millones de visitantes anuales, aunque sin duda, una de las razones de ésto es que constituyen la puerta de entrada a la Capilla Sixtina.

Capilla Sixtina

Considerada como la obra maestra de Miguel Ángel, la Capilla Sixtina es uno de esos lugares que todo el mundo debería ver al menos una vez en la vida. Es uno de los mayores tesoros del Vaticano, de Roma y del mundo en general. Es conocida tanto por su decoración, como por ser el templo en el que se elige y corona a los Papas. La construcción del edificio se llevó a cabo entre 1473 y 1481 durante el mandato del Papa Sixto IV, a quien debe su nombre actual.

Lo que llama la atención de la Capilla Sixtina no es su arquitectura, sino los frescos que recubren por completo las paredes y el techo. Algunos de los artistas más importantes que trabajaron en ella son Botticelli, Perugino, Luca o Miguel Ángel. Sobre el altar mayor y con unas dimensiones grandiosas (13,7 por 12,2 metros) se encuentra la otra obra maestra de Miguel Ángel, El Juicio Final, que representa el Apocalipsis de San Juan.

Venecia: Destino de los enamorados