Peniche es una península de unos 10 kilómetros de perímetro de la región centro y oeste de Portugal. Destaca por su historia, sus playas y sus espectaculares paisajes naturales, entre los que merece la pena destacar el archipiélago de las Berlengas. Y todo a menos de 90 kilómetros de Lisboa.

Archipiélago de las Berlengas

El archipiélago de las Berlengas es una de las reservas naturales más bonitas de Portugal. Son unas hermosas islas situadas apenas a 10 kilómetros al oeste de Peniche. Visitadas por corsarios, piratas, árabes y vikingos durante siglos, hoy son un espacio protegido por su increíble belleza, su riqueza natural, sus aguas cristalinas… Solamente puede visitarse la más grande de las islas, conocida como Berlenga la Grande. Nosotros hicimos la increíble excursión que podréis ver en los próximos post. En la imagen de arriba, se puede ver el Fuerte de São João Baptista, uno de los lugares más espectaculares de la isla.

Peniche

Siguiendo con Peniche, lo que hace quinientos años era una isla, se unió a tierra por una fina franja de arena para formar esta preciosa península marinera rodeada de bonitas playas y acantilados.

Peniche es la población más occidental de Europa Continental.

Esta ciudad portuguesa está en parte rodeada por una muralla del siglo XVI, un elemento histórico que forma parte de su tradición. A parte de las playas, Peniche destaca por su antigua fortaleza y el Cabo Carvoeiro, situado en el extremo de la península.

Playas

Entre los principales atractivos de Peniche se tienen que incluir sus playas. Tienen un carácter salvaje, con fuertes oleajes que las hacen aptas para el surf durante todo el año. Sin embargo, también podrás encontrar algunas playas más tranquilas donde disfrutar de un día relajado. Destacar que las fuertes corrientes y la resaca de la marea, crean un fenómeno conocido como Supertubos, muy apreciado por los surfistas, que se produce con bastante frecuencia en la playa de Medão. Nosotros por falta de tiempo sólo pudimos ver la pintoresca prainha de São Pedro.

Prainha de São Pedro

La mini prainha de São Pedro (imagen de arriba) se encuentra debajo de la Fortaleza de Peniche, al lado de la entrada. Cuenta con un bonito arco por donde entra el agua. Si la marea está alta, la playa se queda sin arena, por lo que tendrás que ponerte en las escaleras o rocas a tomar el sol, donde hay algunos espacios a la sombra. Ideal para una pausa para descansar y ver la belleza del lugar.

Fortaleza de Peniche

A continuación, nos disponemos a entrar a la Fortaleza de Peniche. Fue mandada construir por el rey Joao III en 1557 y las obras se continuarían hasta 1645 cuando reinaba el rey Joao IV. La fortaleza tiene planta estrellada impuesta por el modelo Vauban. El objetivo de esta construcción era la defensa del litoral, que era constantemente atacado por corsarios y piratas.

Durante el siglo XX, la fortaleza fue utilizada como cárcel política durante el gobierno del dictador Salazar. En la revolución de los claveles fue objetivo de los militares revolucionarios. Hoy en su interior se puede visitar el Museo Municipal de Peniche, que exhibe colecciones de arqueología, construcción naval y artesanía local, entre otras.

Baluarte Redondo

En el interior de la fortaleza, nos llamó la atención el Baluarte Redondo (imagen de arriba), pintado de color amarillo.

Nos gustó mucho las preciosas vistas al océano Atlántico y a los acantilados rocosos sobre la que se asienta ésta fortificación irregular de la villa de Peniche.

Capilla de Santa Bárbara

Dentro de la fortaleza, también se encuentra la Capilla de Santa Bárbara.

Puerto

Al lado de la fortaleza, se encuentra el puerto. Peniche y el mar son inseparables. Es uno de los mayores puertos de pesca tradicional de Portugal y un gran centro de actividades marítimo-turísticas. Hay un espacio reservado para los barcos que realizan las excursiones a las islas Berlengas.

Cascada de S. Pedro

Cuando salimos del puerto, dimos un paseo por los alrededores, donde nos llamó la atención una fuente que al llegar vimos que se llama la cascada de S. Pedro.

Cabo Carvoeiro

Para terminar la visita, en el extremo de la península de Peniche, se encuentra el Cabo Carvoeiro. Es un lugar de gran valor paisajístico y natural, que cuenta con impresionantes acantilados calcáreos fuertemente erosionados y campos de lapiaz. El acceso es bastante fácil siguiendo la carretera de la costa. En la imagen de arriba, podemos ver el Cabo Carvoeiro y al fondo el archipiélago de las Berlengas.

Nosotros pudimos admirar el Cabo Carvoeiro tanto desde tierra, como desde el mar en la excursión que hicimos a las Berlengas. El Cabo Carvoeiro es el punto más occidental de Portugal al norte del Cabo da Roca. Éste es un lugar muy apreciado por los amantes de las aves y la naturaleza, ya que desde aquí, y desde los acantilados cercanos, se pueden observar multitud de aves en pleno vuelo.

Faro de Cabo Carvoeiro

El Faro de Cabo Carvoeiro entró en funcionamiento en 1790, lo que le hace ser uno de los más antiguos de Portugal. De 25 metros de altura, se erigió este sitio para el faro debido a los numerosos naufragios ocurridos en este tramo de costa.

Aquí dimos por concluido nuestro recorrido por Peniche. Nuestra siguiente visita de este viaje, fue una excursión en barco hacia las Berlengas. Esta isla, es uno de esos sitios que por más tiempo que pase nunca se te borran de la memoria. Es imposible olvidar un espacio tan pequeño pero con tantísimo encanto y con tal cantidad de rincones mágicos que ver.

Nazaré: Donde se surfean las olas más grandes del mundo