Luque es un municipio de la provincia de Córdoba que cuenta con algo más de 3.000 habitantes. Se encuentra situado en la comarca de la Subbética cordobesa, a una altitud de 662 metros y a 74 kilómetros de la capital de provincia.

A destacar, su emblemático castillo y su parroquia renacentista. Luque resurge en un mar de olivares, siendo todo el pueblo un hermoso mirador de la campiña y de la subbética.

Luque, a lo largo de los tiempos, ha sido en numerosas ocasiones “Tierra de Fronteras“. Su ubicación geográfica, entre la sierra y la campiña, lo ha convertido ya desde la antigüedad en un territorio a disputar entre las diferentes culturas.

Este bonito pueblo andaluz se levanta al sureste de la provincia de Córdoba y al nordeste de la Subbética.

Se caracteriza principalmente por la blanqueza de sus calles, el encanto de sus fuentes, así como también, el entorno natural en plena Sierra Subbética.

Luque, uno de los pueblos más antiguos de la comarca cordobesa, se encuentra protegido por la vigilancia de su castillo. Conserva restos megalíticos, relevando su pasado prehistórico, actualmente, su atractivo reside tanto en su paisaje natural como en sus principales monumentos.

El Parque Natural y Vía Verde de la Subbética, Laguna del Salobral y las numerosas rutas de senderismo, junto al patrimonio histórico–artístico, los yacimientos arqueológicos, y las tradiciones populares reflejan la riqueza de Luque.

Castillo ‘Hisn Lukk’

Sin duda el monumento más emblemático de esta localidad es su castillo. Su nombre el Hisn Lukk o Castillo de Luque, conocido popularmente en el pueblo como ‘el Venceaire’, parece que tiene su origen en las postrimerías del Emirato Omeya, siglo IX, y que está ubicado sobre la base de una antigua fortaleza romana.

Fue conquistado por los rebeldes muladí Omar Ben Hafsun y su aliado Ibn Mastana, los cuales lo fortificaron y lo convirtieron en el centro de sus operaciones. Jugó un papel importante en la lucha entre el rey Lobo de Murcia y los Almohades, pues fue en su término donde se celebró la batalla del río Lukk, en el que comenzaría el declive de Mardanish, rey de la taifa murciana.

En época almohade, coincidiendo con la fortificación del resto de la población, se produjo la primera ampliación del castillo. Una vez conquistado por Fernando III, en la primera mitad del siglo XIII, se produjo la remodelación definitiva del castillo, dándole su aspecto actual.

En los alrededores del castillo podemos observar parte de la extraordinania vegetación del Parque Natural de las Sierras Subbéticas. Típicamente mediterránea y de gran belleza, es unido a los valores culturales de sus pueblos lo que hacen de este espacio natural un núcleo especial dentro de Andalucía.

La subida al castillo se realiza por un camino cuesta arriba muy bonito lleno de distintos árboles, palmeras y diferentes tipos de cactus.

Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción

La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción de Luque se encuentra en la plaza de España, poco antes de la subida al castillo (en la imagen de arriba la fotografiamos desde la entrada del castillo).

Se trata de una monumental obra renacentista construida entre 1.567 y 1.697. Intervinieron en su edificación Hernán Ruiz II y III. El templo consta de tres naves que contienen capillas de los siglos XVI y XVII y un retablo del siglo XVII recientemente restaurado. Destaca su Capilla Mayor cubierta por cúpula.

Cueva de la Encantada

     

La cueva de la Encantada, de unos 40 metros de profundidad, se encuentra situada en el casco urbano de la localidad. Se representan diferentes escenas de pintura esquemática del neolítico y calcolítico, aparecidos en diferentes cuevas y covachas de la localidad.

Otros lugares de interés de Luque son la plaza de las Cuatro Esquinas, Iglesia conventual de Nuestra Señora de Gracia, el barrio medieval de Santa Cruz, el museo municipal Luque Tierra de Fronteras, el Centro de Interpretación del Aceite y los Búnkeres del Alamillo.

Zuheros: La joya de la Subbética

EL PODER DEL MOMENTO PRESENTE A LA QUE APUNTA EL CARÁCTER AVENTURERO