En el post de hoy veremos la bonita capital de Malta, La Valeta. Se trata de la capital más pequeña de Europa con menos de 2 km de largo y con apenas 7.000 habitantes. Esta ciudad amurallada, de forma alargada y rodeada de mar, toma su nombre en honor a Jean Parisot de la Valletta. Gran Maestro de la Orden de los Caballeros de San Juan, fue el que hizo reconstruir la ciudad una vez consiguieron expulsar a los turcos a mediados del siglo XVI. Desde el año 1980, su pequeño centro histórico forma parte del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. La mejor forma de conocer esta pequeña ciudad es a pie, ya que las distancias son muy cortas.

Malta está compuesta por un archipiélago situado en el centro del mar Mediterráneo, entre África y Italia, al oriente de Túnez y al norte de Libia y a menos de 100 km al sur de las costas italianas de Sicilia. Las tres principales islas y las únicas habitadas del país son: Malta, Gozo y Comino. Debido a su situación estratégica, ha sido gobernado y disputado por diversas potencias en el transcurso de los siglos. Quién tenía el poder, controlaba todo el tráfico comercial del Mediterráneo. Desde 1964 es independiente y en 2004 se adhirió a la Unión Europea.

Cuando hablamos de qué ver en Malta, podemos decir que tiene la combinación perfecta entre mar, sol, naturaleza, playas cristalinas, vida nocturna, cultura y mucha historia. Todo esto hace que sea el destino preferido para los millones de turistas que la visitan cada año. Entre sus monumentos arquitectónicos e históricos, destacan tres sitios considerados Patrimonio Mundial de la UNESCO: el Hipogeo de Hal Saflieni, La Valeta y siete templos megalíticos que son algunas de las estructuras independientes más antiguas en el mundo.

Cabinas de teléfono inglesas en La Valeta

Pero volviendo a La Valeta, entre conciertos, desfiles y exposiciones, la ciudad despliega sus encantos, forjados a lo largo de la historia por el paso de fenicios, árabes, caballeros de la Orden de San Juan, franceses y británicos. La capital maltesa es un auténtico museo al aire libre perfecto para recorrer a pie, en bicicleta o taxi ecológico, donde el peatón tiene preferencia respecto a los coches que circulan por el lado izquierdo, herencia de la costumbre inglesa, como también lo son las cabinas de teléfono rojas que parecen decorar algunas zonas de la ciudad.

Callejeando por La Valeta

Nosotros visitamos La Valeta a pie, ya que como hemos comentado es una ciudad pequeña. Piérdete por las callejuelas entre sus murallas, donde encontrarás las huellas de los Caballeros de la Orden de San Juan (están por todas partes). También descubriréis construcciones barrocas, museos, imponentes iglesias y grandes palacios de nobles malteses. La muralla de la ciudad de La Valeta protege un total con 320 lugares históricos o culturales que convierten su centro histórico en uno de los más densos del mundo en materia de patrimonio cultural. Por eso, durante tu viaje tendrás que seleccionar cuidadosamente si no quieres perderte, al menos, los más importantes.

Aquí os indicamos los 5 lugares más importantes para visitar en esta bonita ciudad:

  1. Fuerte de San Telmo.
  2. Concatedral y Museo de San Juan
  3. Catedral de San Pablo.
  4. Albergue de Castilla.
  5. Museo Nacional de Arqueología.

Fuerte de San Telmo (Fort St. Elmo)

El Fuerte de San Telmo (frente a mí en la imagen de arriba) nos pareció muy buena opción para comenzar la visita a la ciudad. Esta fortificación, símbolo de La Valeta, resistió a los ataques otomanos y a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. En 1533, los Caballeros de San Juan aprovecharon para construir el Fuerte de San Telmo sobre un torreón defensivo, al que dotaron de arquitectura militar y forma de estrella para protegerse de los enemigos. Situado en la plaza de St. Elmo, actualmente, alberga la academia de la policía maltesa y el Museo de la Guerra.
Merece la pena visitar el fuerte por las impresionantes vistas para hacer fotos tanto de la ciudad como del puerto, además el museo está bastante bien. La exposición de los Caballeros de Malta y el asedio por parte de los otomanos es muy interesante, con vídeos y explicaciones del papel que tuvo Malta es esa época y también en la Segunda Guerra Mundial. También veréis las antiguas salas donde se guardaba la artillería, cañones originales y las numerosas estancias donde vivían los Caballeros de la Orden. El Fuerte de San Telmo también fue escenario de la famosa película El expreso de medianoche.

Concatedral de San Juan (St John’s Co-Cathedral)

La Concatedral de San Juan es una joya barroca y antiguamente era la Iglesia de los Caballeros de la Orden de San Juan. Fue diseñada por el arquitecto maltés Gerolamo Cassar entre los años 1572 y 1578. Es una de las visitas imprescindibles de Malta por el contraste entre su austera fachada y la riqueza del interior, que no deja indiferente a ningún visitante. Alberga tesoros como La decapitación de Juan Bautista de Caravaggio.

El interior fue decorado por Mattia Preti, artista procedente de Calabria y Caballero de la Orden. Preti diseñó los complicados muros de piedra tallada y pintó el techo abovedado y los altares con escenas de la vida de San Juan. Es un lugar que no deberías dejar de visitar ya que ofrece una arquitectura exquisita del período barroco. Sin duda, merece pagar la entrada de 10€ por persona con audioguía en español incluido de más de una hora.

Catedral de San Pablo (St Paul’s Anglican Pro-Cathedral)

La Catedral de San Pablo es una iglesia anglicana situada junto al mar en La Valleta. Es uno de los lugares visibles desde el barco si vas en crucero. Destaca más vista desde la parte de enfrente de la bahía que desde el interior de la ciudad. Se visita pronto y sin pagar entrada, siendo de destacar su austeridad y el histórico órgano. Esta iglesia reconstruida en 1839 es también un hermoso sitio para conocer, no sólo por la fantástica construcción del edificio, sino también porque podrás observar la majestuosidad de su enorme cúpula de 65 metros de altura y las vistas que ofrecen de Malta desde lo alto de sus torres. Además, esta fue la primera iglesia protestante que se construyó en la isla tras la conquista de los británicos.

Albergue de Castilla (Auberge de Castille)

El Albergue de Castilla fue construido originalmente en la década de 1570 para albergar a los Caballeros de Castilla, León y Portugal, unos de los más poderosos de la Orden de San Juan. Estos caballeros eran los que se encargaban de vigilar la fortificación de la capital de Malta, por este motivo está situado en el punto más alto de La Valeta y domina Floriana y la zona del Gran Puerto.

El edificio actual data de la década de 1740, cuando fue completamente reconstruido durante la magistratura de Manuel Pinto da Fonseca. El nuevo albergue fue construido en estilo barroco y actualmente alberga la oficina del primer ministro de Malta. Está situado en Castille Place, junto a la Torre de San Jaime y la Iglesia de Santa Catalina y es francamente majestuoso, de los edificios más bellos del centro de la ciudad.

Museo Nacional de Arqueología (National Museum of Archaeology)

El Museo Nacional de Arqueología no es muy grande, aunque alberga piezas de valor incalculable que ayudan a comprender mejor la historia de Malta y el estilo de vida de las civilizaciones prehistóricas que habitaron las islas. El museo fue inaugurado en 1959 y está situado en un antiguo albergue de la Orden de San Juan en Republic Street.
Son de destacar las exquisitas esculturas de la “Dama durmiente” del hipogeo de Hal Saflieni y de la Venus de Malta de Hagar Qim, además de los altares megalíticos de Tarxien, donde se observan espirales en bajorrelieve y decoraciones con animales. Destacar también las piezas que van desde la época de cazadores y recolectores hasta las culturas de oriente. Destacan todas las Tiwanaku, los keros Inca y los monolitos Wankarani y Chiripa. El Museo Nacional de Arqueología es un lugar por donde todo visitante apasionado por la historia tiene que acudir al visitar La Valeta.

Para los que tengáis más días, podéis seguir visitando la capital de Malta, sus bonitos pueblos de alredededor o las cercanas islas de Comino y Gozo. La Valeta nos encantó y esperamos volver pronto a Malta para visitarla con más tiempo.

Salou, Barcelona, Isla Maddalena, Cerdeña (Italia) y Córcega (Francia) en 14 días