En medio del río Danubio, entre Buda y Pest, unida a tierra por el puente Margarita y el puente Árpád, se alza la isla Margarita, un vergel en el centro de Budapest.

La isla Margarita es el parque más grande de Budapest con 2,5 km de longitud, con mucho por descubrir y disfrutar. En sus casi 100 hectáreas podemos pasear por varios jardines, ver las ruinas y restos de pequeñas iglesias, un pequeño zoo con animales muy curiosos, un depósito de agua modernista, una fuente musical (imagen y vídeo de arriba)… La isla también tiene hoteles, pistas para correr, spas termales y piscinas. En verano, la zona se llena de música en directo y se abren bares y restaurantes.

La exuberante isla Margarita es el pulmón verde de la capital húngara. Es una gran isla artificial que se creó uniendo 3 pequeñas islas. Un remanso de paz y tranquilidad dentro de la ciudad, todo un reducto de naturaleza. Entre los múltiples atractivos de esta ciudad (Buda y Pest) como sus balnearios, el castillo, el Parlamento, el barrio Judío o la ópera, está, esta hermosísima isla llamada también del Danubio. En 1908, el consejo de la ciudad declaró la isla parque público (aunque ya se abrió desde 1869, cuando el archiduque José de Habsburgo la transformó en jardín) y es un gran parque que ofrece zonas de relax y de ocio frecuentadas tanto por los turistas como por los habitantes de Budapest.

Ocupada desde el siglo XII probablemente por los caballeros de la Orden de Malta, antiguamente era llamada isla de los Conejos debido a que fue un coto de caza para los aristócratas. En el siglo XIII cambio su nombre a isla Margarita en honor a la princesa Santa Margarita de Hungría que fue convertida a monja por su padre, el rey Bela IV, y vivió en esta isla tras la invasión Mongola del país. La isla siempre estuvo habitada por religiosos hasta la invasión otomana en el siglo XVI. En el siglo XVIII fue un lugar de esparcimiento de la aristocracia hasta que, en 1869, se abrió al público y en la actualidad es un gran parque donde se celebran todo tipo de actividades y eventos.

Destacar lo cuidado y bonita que está la isla con numerosas plantas y flores.

Llegada

Nosotros accedimos a la isla por el puente Margarita. Como ya hemos comentado, esta unida a tierra tanto por este puente, como por el puente Árpád. En la imagen de arriba, se puede apreciar la frondosa isla en plenitud y la distancia de puente a puente.

Nosotros llegamos andando a la isla Margarita, ya que nuestro hotel estaba en el centro de Budapest y sólo tardamos unos 20 minutos en llegar. Otra manera de ir es tomando los tranvías 4 ó 6 que pasan por el puente Margarita. Igualmente, el autobús 26 que parte desde la estación de trenes Nyugati, cruza toda la isla de sur a norte. Incluso puedes ir en barco. En la isla está prohibida la circulación de vehículos (a excepción del autobús público 26) y los vehículos que vayan al Gran Hotel Danubius y que accedan a la isla por la parte norte.

Puente Margarita

El puente Margarita (en húngaro, Margit híd) comunica Buda y Pest cruzando el Danubio. Además, tiene una rama hacia esta isla. Es el segundo puente público más antiguo de Budapest. Llama la atención el hierro pintado de amarillo y las bonitas farolas.

El puente Margarita mide 638 metros de largo y 25 de ancho. Fue construido entre 1872 y 1876 bajo la dirección del ingeniero francés Ernest Goüin. Tiene 4 carriles, dos líneas de tranvía y una acera en cada lado.

Corona de San Esteban (La Santa Corona de Hungría)

En mitad del puente Margarita, hay una réplica de piedra de la Corona de San Esteban (La Santa Corona de Hungría).

Entrada a la isla

Entrando por el puente Margarita a la isla, lo primero que te llamará la atención al fondo es el monumento conmemorativo de la unificación de Buda y Pest y la fuente musical. Antes de ir a visitarlos, bajamos por unas escaleras para ver el puente desde abajo.

Desde aquí abajo, obtuvimos unas espectaculares vistas tanto del puente Margarita como del Parlamento.

Como moverse dentro de la isla Margarita

Es posible recorrer la isla Margarita a pie y deleitarse en sus rincones, pero también existe la opción de recorrerla en tren turístico, alquilar una bici (una estupenda opción, además económica) o un coche de pedales, incluso un pequeño coche eléctrico. Sea como sea, seguro que disfrutáis del paseo.

Monumento conmemorativo de la unificación de Buda y Pest

El monumento conmemorativo de la unificación de Buda y Pest es una obra alegórica de 4’5 metros de alto realizada en bronce por István Kiss que se asemeja a dos hojas entrelazadas. Fue inaugurada en 1973 para celebrar los 100 años de la unión de Buda y Pest en una sola ciudad en 1863.

El monumento se encuentra en el centro de una rotonda llena de preciosas flores.

Al lado del monumento conmemorativo de la unificación de Buda y Pest se encuentra la fuente musical.

Fuente musical

La fuente musical es toda una atracción turística. Da la bienvenida a los visitantes de isla Margarita desde 1962, ya que se encuentra justo al lado del puente Margarita por donde la mayoría la gente accede.

Es la fuente musical más grande de Hungría con chorros de agua de hasta 25 metros de altura que siguen el ritmo de la música, dejando boquiabiertos a todos los curiosos que se sientan a observarla, aunque no llegan a mojarse porque el diámetro de la base de la propia fuente llega a los 36 metros. Desde el 1 de mayo hasta el 31 de octubre, el espectáculo de la fuente está activo, iluminado con miles de bombillas que lo hacen más mágico todavía.

Hippie Island

Hippie Island es un lugar perfecto para los días con buen tiempo. Puedes comer o sólo tomar alguna cerveza, café o copa. El personal es muy servicial y amable. Un local colorido y con una decoración divertida.

Lo que más nos gustó del Hippie Island sin duda fue su ubicación. Tiene unas magníficas vistas hacia el Danubio y dos entradas una por el río y otra por la isla Margarita. En cuanto a los precios, éstos son adecuados, no son los más económicos de Budapest, pero en comparación con España no son excesivos y van acordes a cantidad, calidad, servicio y el placer de comer al fresco en esa estupenda terraza de marcado carácter chill out.

Sin duda, un lugar colorido y con una decoración peculiar no sólo para gente joven ya que ofrece varias opciones. Almorzar, merendar, tomar un cóctel o simplemente un café. Si vas temprano es un lugar tranquilo con música suave pero si vas de noche el ambiente cambia radicalmente a tipo discoteca de moda en verano.

Muy agradable para tomar algo en la isla Margarita. Es un sitio pintoresco, de eso no cabe duda. Al estar cerca del río es buena opción. Con respecto a la restauración, no tiene quizás una carta muy amplia de comida pero pienso que lo que ofrece es suficiente, variado y lo más importante cada uno de los platos es de calidad y abundante. En cuanto a los cócteles, están geniales. Sin duda recomendamos el lugar.

Mini parque zoológico

El mini parque zoológico funciona desde los años 50 y forma parte del parque zoológico de Budapest desde el año 2002 cuando fue totalmente renovado. Allí podremos ver ciervos, conejos, ponis, patos, búhos y otras aves…Todos los animales del zoo llegaron heridos al parque y no hubieran podido sobrevivir sin ayuda.

El mini parque zoológico está situado en el centro de la isla y puede ser visitado de manera gratuita cada día entre las 10.00-18.00 horas entre el 15 de abril y el 23 de octubre. Una visita ideal si viajas con niños.

Nos llamó la atención un grupo de cigüeñas sin ninguna red. Nos enteramos, que la mayoría de ellas fueron golpeadas por cables de alto voltaje cerca de sus nidos y alrededor de 200 cigüeñas blancas perecieron debido a una descarga eléctrica. Estas cigüeñas se encuentran entre las pocas sobrevivientes que probablemente nunca podrán volar. Aquí están a salvo y en parejas. No intentan irse porque se dan cuenta de que es un lugar seguro para ellas.

Jardín de Flores

Frente al mini parque zoológico, en el centro de la isla Margarita, se encuentra el jardín de Flores, donde nos tumbamos en el césped para disfrutar relajados del bello paisaje.

El jardín cuenta con un diseño geométrico y se planta con un colorido surtido de flores de una amplia variedad de especies.

Torre del Agua

El símbolo de la isla Margarita es la Torre del agua, un antiguo depósito construido en 1911 para abastecer de agua al legendario Gran Hotel Danubius Margitsziget, que era el lugar en donde aristócratas provenientes de toda Europa venían a pasar las vacaciones y a relajarse en su balneario. Junto a la torre, el gran anfiteatro construido en 1938 acoge espectáculos diversos.

La Torre del Agua está construida de forma octogonal en estilo Art-Nouveau (construcción modernista) y es un monumento protegido por la Unesco. En la actualidad hace las funciones de mirador y sala de exposiciones temporales. Desde sus 57 metros de altura obtenemos una bonita panorámica de la isla, el Danubio y Budapest.

Hoteles

Existen dos hoteles en la isla Margarita: el Danubius Grand Hotel Margitsziget de estilo neorrenacentista (fue el más prestigioso hotel de la ciudad durante décadas) y el Danubius Health Spa Resort Margitsziget, ambos con piscinas termales y servicios terapéuticos diversos a disponibilidad de los clientes.

Jardines Japoneses

Isla Margarita cuenta con tres jardines japoneses. Fueron instalados a principios del siglo XX, después de que el gobierno húngaro comprara la isla de la familia Archiduquesa de Austria.

Se sitúa al norte de la isla y cuenta con varios estanques conectados con una red de canales de agua, una cascada y varias rutas de paseo entre los árboles centenarios, bonsáis y esculturas. Entre los nenúfares, se puede ver tortugas, patos, peces de colores…

En estos jardines te sentirás como si estuvieras en el mismísimo Japón.

Ruinas Dominicas y la tumba de Margarita

Otras cosas que ver en isla Margarita son las ruinas Dominicas y la tumba de Margarita. Como ya comentamos, la isla en el siglo XII probablemente fue ocupada por los caballeros del Orden de Malta y se convirtió en un centro importante de la religión. Se han encontrado ruinas de Iglesias Franciscanas y Dominicanas junto a un convento del siglo XIII, donde residía como monja la princesa Margarita junto a otras religiosas provenientes de familias reales y nobles. Las dominicas fueron las primeras en tener una huerta de plantas medicinales en la isla.

Capilla Románica

Otro edificio eclesiástico, la Capilla Románica del monasterio premonstratense medieval, se encuentra cerca de las ruinas del Convento de los Dominicos. Su historia se remonta al siglo XI. La capilla fue destruida en 1541 durante la invasión turca, pero reconstruida en la década de 1930 utilizando el material de la estructura original. Su campanario, fue enterrado antes de la invasión turca y descubierto en excavaciones de principios del siglo XX. Data del siglo XV.

Baños

En el interior de la isla hay varias zonas de baño, entre ellas está: la playa Palatinus. Es un complejo de piscinas de agua termal que incluye una de las “playas” más populares de la capital húngara, situada en una reserva natural en el centro de la isla. Abrió sus puertas en 1919 y ha sido ampliada en varias ocasiones. Hoy en día cuenta con 11 piscinas con temperaturas de 22-32ºC, toboganes, piscina con olas y surf, piscinas para niños, chorros, jacuzzi, pistas deportivas, parques infantiles, bares… Los precios de entrada rondan los 10 euros al cambio.

Además de playa Palatinus, la isla cuenta con otra gran zona de baño que es el conjunto de piscinas Alfréd Hajós. El Estadio Nacional de Natación Alfréd Hajós es un complejo acuático construido en 1930, primero con piscinas cubiertas. Lleva le nombre del arquitecto que lo diseñó, nadador y campeón olímpico húngaro. Las piscinas al aire libre fueron añadidas más tarde.

Paseo de los Artístas

Entre las muchas cosas que ver en esta preciosa isla, está el hermoso Paseo de los Artistas. Se trata de una bonita arbolada plantada por los jardineros de los Habsburgo. La avenida está jalonada de unos 40 bustos de escritores húngaros, artistas y músicos. 

Pozo con música

En el extremo norte de la isla, cerca del puente Árpád, se encuentra el pozo musical. Se trata de un pabellón que cuenta con altavoces ocultos que emiten música ambiental del siglo XX.

Fue construido en 1935 como replica de un pozo anterior que existía en el lugar desde del siglo XIX y en su conjunto es un monumento, un cenador en el que también se ofrece música en vivo.

Puente Árpád

En la imagen de arriba, vemos el puente Árpád. Construido entre 1939 y 1950, se encuentra al norte de la isla Margarita. Es el más largo de los puentes de Budapest con 981 metros de longitud. Su nombre es en honor al príncipe Árpád. Su construcción fue tan extensa debido a que le pilló por medio la Segunda Guerra Mundial, y fue denominado puente Stalin por los soviéticos hasta que en 1958 recuperó su nombre original.

Isla Margarita, un inmenso vergel enmedio del Danubio. Un grandioso jardin, con praderas de flores entre Buda y Pest. Ideal para dar un paseo, hacer deporte, comer o tomar algo, bañarte en sus piscinas o relajarte en su balneario. Un oasis centroeuropeo, donde puedes ver familias paseando, ciclistas, personas haciendo  footing, patinando, en bicicleta o  triciclos… Donde puedes llegar a pie, en trasporte publico, autobús y barco. Un lugar encantador y bien cuidado que merece muchísimo la pena visitar en tu viaje a Budapest.