He viajado tres veces a Granada y cada vez me encanta más esta ciudad, la variedad de su arquitectura, la belleza de los paisajes con Sierra Nevada, el ambiente en las calles, los barrios de Albaicín y del Sacromonte y su vista inovidable a la Alhambra, toda una joya. Y lo bueno es que: sigo teniendo el afán de volver a visitar esta bonita ciudad.

Granada es una de las ciudades más visitadas de España. Turistas y lugareños se rinden ante el encanto de la ciudad nazarí. La Alhambra, la Carrera del Darro, el Paseo de los Tristes, la Catedral, la plaza Nueva, la Alcaicería… No son pocos los motivos que invitan a pasear por Granada para sentirla…

La Granada musulmana fue capital del Reino Zirí de Granada durante el siglo XI y del Reino Nazarí de Granada entre los siglos XIII y XV. Tras la toma de la ciudad por los Reyes Católicos, se mantuvo como capital del Reino castellano de Granada.

Granada es una ciudad andaluza que constituye uno de los principales destinos turísticos del mundo debido a sus espectaculares monumentos. De entre sus construcciones históricas, la Alhambra es una de los monumentos más importantes del país, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1994, junto al jardín del Generalife y el Albaicín. Su Catedral está considerada como la primera iglesia renacentista de España.

Granada también es uno de los centros de peregrinación más destacados para los amantes del esquí, debido a la cercana estación de Sierra Nevada, así como a la zona histórica conocida como La Alpujarra y a la parte de la costa granadina conocida como Costa Tropical.

Otra de las cosas que merece la pena nombrar son los bares de tapas. En Granada hay una de las mejores culturas de tapeo de España y en muchos bares por tomar una caña te ponen una tapa gratis.

Catedral

Nuestra visita comenzó callejeando por el centro de la ciudad hasta llegar a la Catedral de Granada, considerada como la primera iglesia renacentista de España y una de las obras cumbres del Renacimiento español. Se asienta sobre la Gran Mezquita nazarí de Granada.

Se inició su construcción por orden de los Reyes Católicos a comienzos del siglo XVI, encargando las obras a Juan Gil de Hontañón y Enrique Egas. El templo se concibió tomando como modelo la Catedral de Toledo, por lo que inicialmente fue un proyecto gótico. Sin embargo, cuando se relevó a Egas y se encargó la continuación de la obra a Diego de Siloé en 1529, éste modificó el planteamiento hacia una estética plenamente renacentista.

Durante muchos años la Catedral de Granada fue la cuarta catedral más grande del mundo, tras el Vaticano, la Giralda de Sevilla y la de Sant Paul en Londres.

Por desgracia no se puede admirar en su totalidad desde ningún lugar ya que está totalmente rodeada de edificios. De las dos torres proyectadas solo hay una construida y está inacabada. De terminarse el proyecto sería la torre más alta del mundo en una iglesia. Eso sí, según el plano de la Sagrada Familia, cuando esta se termine le quitará este récord.

Capilla Real

Justo al lado de la Catedral se encuentra la Capilla Real. Allí se encuentran enterrados los Reyes Católicos, su hija Juana la Loca y su esposo, Felipe el Hermoso, además del pequeño infante Miguel. Construida entre 1505 y 1517 en estilo gótico, está dedicada a San Juan Bautista y San Juan Evangelista.

Alcaicería

Ubicada en las inmediaciones de la Catedral, la Alcaicería de Granada era el antiguo zoco árabe, un entramado de calles estrechas que funcionaba como mercado de la seda y se incendió porque pusieron dentro una tienda de cerillas. Se extendía desde plaza Nueva hasta la plaza Bib-Rambla, en el núcleo de la medina islámica. Como el mercado había tenido mucha importancia y todo el mundo en Granada le tenía cariño a esa zona, se reconstruyó tras el incendio.

Pero por desgracia con calles rectas, muy diferentes a las originales. Además el área es mucho más pequeña pero aun así conserva cierto encanto ya que está decorado con motivos árabes.  Hoy se puede encontrar en ella numerosas tiendas de recuerdos y artesanía granadina, como la popular loza de Fajalauza, la incrustación de madera o taracea y las farolas de cristal coloreado.

Palacio de la Madraza

Frente a la Capilla Real, al lado de la Alcaicería, se encuentra el Palacio de la Madraza. Inaugurado en 1349 por el rey nazarí Yusuf I de Granada, fue la primera universidad con la que contó Granada. En la actualidad este palacio pertenece a la Universidad de Granada, dedicándose casi todo el edificio para actividades culturales. También es la sede de la Real Academia de Bellas Artes de Nuestra Señora de las Angustias.

Plaza de Isabel la Católica – Monumento a Isabel la Católica y Cristóbal Colón

El monumento a Isabel la Católica y Cristóbal Colón se encuentra en el epicentro de la capital granadina, donde la calle Reyes Católicos se encuentra con el inicio de la Gran Vía. Se trata de una obra concebida como “monumento conmemorativo” por el IV Centenario del Descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón. Realizado en 1892 por el artista valenciano Mariano Benlliure Gil, es un monumento en mármol gris sobre una escalinata de piedra.

Plaza Nueva – Plaza de Santa Ana

Seguimos caminando y llegamos a la plaza Nueva. Es probablemente la plaza más céntrica y concurrida de Granada (quizás junto a plaza Bib-Rambla), dado su estratégico enclave histórico y turístico, al estar en medio de la moderna Gran Vía, la calle Reyes Católicos, la calle Elvi

a y la más famosa de todas: Carrera del Darro.

La plaza Nueva está junto a la plaza de Santa Ana, donde se encuentra una de las iglesias más bonitas de Granada, la Iglesia de San Gil y Santa Ana, con su bellísima torre mudéjar (imagen de arriba). Como fuimos en Navidad, la plaza estaba adornada con la figura de los tres Reyes Magos.

Real Chancillería de Granada

La Real Chancillería de Granada es uno de los edificios más bonitos de toda la ciudad. Está situado en la plaza Nueva y fue un órgano judicial establecido por los Reyes Católicos en 1500, la cual vino a sustituir la que ya existía en Ciudad Real, quedando entonces la de Granada y la de Valladolid. Fue declarado Bien de Interés Cultural y actualmente es utilizado como sede del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, Ceuta y Melilla.

Fuente Pilar del Toro

La fuente del Pilar del Toro fue la última obra de Diego de Siloé y data de mediados del siglo XVI. Actualmente ocupa uno de los ángulos de plaza, frente a la Iglesia de San Gil y Santa Ana, hasta 1940 se encontraba en el cruce de las calles Cárcel Baja y Elvira, junto a la bajada de la Calderería Nueva. Era utilizado como abrevadero de animales y de suministro de agua para los vecinos del barrio.

Su nombre hace referencia a la cabeza de toro que se encuentra en el centro, de cuyas narices salen sendos caños de agua. Está escoltado por dos mancebos, uno a cada lado, que están sentados en el borde de la pila. El Pilar del Toro fue durante mucho tiempo conocido como el pilar de los Almireceros o Almizcleros.

Iglesia de San Gil y Santa Ana

La Iglesia de San Gil y Santa Ana es un es un pequeño templo parroquial de aire mudéjar situado en la ribera izquierda del río Darro, en el comienzo de la Carrera del Darro y al pie de la Alhambra. Se construyó en el siglo XVI  según proyecto de Diego de Siloé, en el lugar en el que se levantaba una mezquita. Como curiosidad, aquí se casó Mariana Pineda, heroína del siglo XIX, ejecutada por bordar una bandera liberal.

Carrera del Darro y Paseo de los Tristes

La Carrera del Darro, que comunica el Paseo de los Tristes con la plaza Nueva, es uno de los lugares con más encanto de Granada donde historia, arquitectura y solera se juntan para dar la bienvenida al visitante. ¿Sabías que según la revista Nathional Geografic el paseo por la Carrera del Darro es uno de los más románticos del mundo?.

La Carrera del Darro es una de las calles más antiguas de Granada, así como una de las más transitadas debido a su indiscutible belleza e importancia histórica. Recorrer esta empedrada calle es un paseo que ningún visitante se debe perder, pues permite contemplar la imponente figura de la Alhambra en lo alto de los bosques que la rodean así como escuchar el murmullo del río Darro que transcurre paralelo a su lado izquierdo.

Las aguas del río Darro descienden limpias y tranquilas, bajo los ancestrales puentes del Aljibillo, Chirimias, Cabrera y Espinosa que conectan la carrera con el barrio de la Churra. También se puede apreciar en su margen izquierdo los restos del puente del Cadí, del siglo XI, que comunicaba la Alhambra con el barrio del Albaicín.

El río Darro es un pequeño río de una longitud de 16 km, pero de caudal constante, manteniendo su nivel medio incluso en épocas de gran sequía. Es un afluente del río Genil, que a su vez lo es del Guadalquivir. En la Granada musulmana, es el río que suministraba agua a los palacios y jardines de la Alhambra y al conjunto del Generalife a través de un sistema de acueductos llamado “Acequia Real“.

Enfrente del puente de Espinosa se encuentran los baños árabes del Bañuelo, y un poco más adelante, el convento de Santa Catalina de Zafra y la casa de Castril, ejemplo de la belleza renacentista del siglo XVI, que actualmente es la sede del museo Arqueológico. Frente a ellos se encuentra la Iglesia de San Pedro y San Pablo, magnífica obra de estilo mudéjar.

Iglesia de San Pedro y San Pablo

La Iglesia de San Pedro y San Pablo es un templo situado en la Carrera del Darro. Fue edificado entre los años 1559 y 1567 a los pies de La Alhambra, sobre el solar de la Mezquita de los Baños. Es de estilos mudéjar y renacentista, trazado por el arquitecto Juan de Maeda.

Finalmente, la Carrera del Darro se abre en una plaza que conecta con el Paseo de los Tristes. Se conoce con ese nombre por ser antiguamente el camino al cementerio.

Subida al mirador de San Nicolás

A continuación, desde el Paseo de los Tristes, subimos por unas escaleras en dirección al mirador de San Nicolás. A medida que ganábamos altura, disfrutábamos de unas vistas increíbles de la Alhambra.

La subida la podéis hacer andando como nosotros, disfrutando del barrio de Albaicín, algo que a pesar de llegar a ser agotador debido a las empinadas calles, no deja de tener su encanto gracias a las maravillosas vistas. Otra opción es subir tomando el bus de la línea 31.

Albaicín

El Albaicín o Albayzín es el barrio más pintoresco y bello de la ciudad. De origen andalusí, las estrechas y empinadas calles os trasladarán a la época nazarí. Es muy visitado por los turistas que acuden a la ciudad, debido a sus connotaciones históricas, arquitectónicas y paisajísticas. Declarado en 1984 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, destacan sus construcciones, mezcla del antiguo estilo morisco y del más tradicional estilo andaluz. Son muy populares los diversos miradores allí establecidos que ofrecen al visitante atractivas vistas del conjunto monumental de la Alhambra y el Generalife. Los miradores de San Cristóbal o San Nicolás, son buen ejemplo de ello.

Sacromonte

Otro barrio destacado de Granada es el de Sacromonte. Se halla en la colina de Valparaíso y es conocido por ser el antiguo barrio de los gitanos, que se asentaron en Granada tras la conquista de la ciudad y donde se dice que nació el flamenco. Es uno de sus barrios más pintorescos, con sus cuevas encaladas, donde suenan guitarras, cantes y “quejíos”, por lo que se ha convertido en uno de los reclamos turísticos. En muchas de las cuevas se organizan espectáculos de flamenco al caer la tarde. En la cumbre de esta colina se encuentra la Abadía del Sacromonte.

Mirador de San Nicolás

Situado en el corazón del Albaicín, el mirador de San Nicolás es el más famoso y emblemático de Granada. Desde que Bill Clinton lo visitara en 1997 y dijera que vio “la puesta de sol más bonita del mundo”, se ha convertido en visita obligada para los turistas. Lo mejor no son sólo las vistas sino el ambiente bohemio de esta plazoleta. Lo malo que tiene es que siempre está a rebosar de gente. Si hace buen día seguro que encuentras a alguien con una guitarra. Es un lugar ideal para tomarte una cervecita escuchando flamenco. 

La belleza del mirador de San Nicolás es innegable: la Alhambra y el Generalife frente a frente, la ciudad a sus pies y Sierra Nevada detrás. El encanto de su entorno, en pleno barrio del Albaicín, con sus calles empedradas, sus aljibes, sus bares de tapas y sus gentes, añade encanto a la estampa.

Restaurante Huerto de Juan Ranas

Como en el mirador San Nicolás hay siempre mucha gente, nosotros decidimos ver la puesta de sol en el bonito restaurante Huerto de Juan Ranas. Mejor decisión imposible, ya que pudimos disfrutar del atardecer y de las vistas a la Alhambra, relajadados primero cenando y despues tomando un café desde un confortable sofá.

El restaurante Huerto de Juan Ranas es un sitio privilegiado al lado del mirador de San Nicolás. Tiene una terraza de varios niveles con vistas impresionantes estilo chill out. Puedes comer, tomarte un aperitivo, tomar un vino o un café.

Situado bajo el mirador de San Nicolás, en un marco incomparable con unas vistas espectaculares. Se trata de una sucesión de terrazas cubierta con plantas trepadoras y parasoles que le dan un ambiente mágico. Los camareros muy amables y atentos, se expresan perfectamente en varios idiomas y son muy profesionales. La carta es exquisita, todo delicatessen.

Disfrutamos de una maravillosa cena en todos los sentidos: el servicio impecable con todo tipo de atenciones desde que llegamos, con una maître muy pendiente de los detalles y el constante cuidado de Isidro durante toda la cena; la comida magnífica y deliciosa con platos cuidados, diferentes y sabrosos… y todo ello envuelto en una atmósfera relajada y especial con unas vistas privilegiadas. Un 10 para una velada para recordar. Muchas gracias.

Como ya hemos comentado, en el restaurante el Huerto de Juan Ranas disfrutamos de la puesta de sol. Un magnífico lugar para relajarse, y tomar una copa o comer, observando unas vistas impresionantes de la Alhambra.

Alhambra iluminada

Después de ver la puesta de sol, nos dirigimos a la calle Calderería Nueva. Mientras bajamos, obtuvimos una preciosa vista de la Alhambra iluminada.

Calle Calderería Nueva

En la parte más baja del Albaicín se encuentra la calle Calderería Nueva, conocida más popularmente como “la calle de las teterías” y que parece un zoco de Marruecos con decenas de tiendas, barecitos y, por supuesto, teterías donde degustar un buen té moruno o una shisha. Esta calle peatonal desciende desde la Placeta de San Gregorio hasta la conocida calle Elvira.

Nos encanta esta calle. Todos los sitios para comer son preciosos (al estilo del medio oriente). Para comprar souvenirs y regalos es ideal y la comida y repostería árabe que se puede degustar aquí está pero que muy muy rica…

Luces de Navidad

Para acabar nuestro paseo por Granada, dimos un agradable paseo disfrutando de la luces de Navidad.

En la imagen de arriba, podemos ver el Gran Árbol de Navidad que ponen en la plaza Bib Rambla, al lado de la fuente de los Gigantes o Gigantones.

Este año 2019-2020 Granada ha entrado de lleno en la decoración navideña y compite con Vigo, Málaga y Madrid en luces, colorido y atracciones. He aquí algunas de las cosas que nosotros vimos y disfrutamos: La gran noria, la esfera transitable, nuevas luces en las calles, mercados de artesanía y dulces, casetas de Navidad, belenes, gran árbol de Navidad en la plaza Guitarrista Manuel Cano, carrusel en Bib-Rambla y la Fuente de las Batallas. En el paseo de Salón: tirolina, pista de Snow City, tobogán gigante y parque de aventuras… Por todo esto y mucho más, este año visitamos Granada por Navidad.

La Alhambra: Uno de los monumentos más bellos del mundo

Guadix: De cine