Gibraltar también conocido como el “peñón” es un pequeño territorio británico de ultramar situado en el extremo sur de la península ibérica (haciendo frontera únicamente con España), país que reclama su soberanía. Para la Organización de las Naciones Unidas, Gibraltar, como colonia, es uno de los territorios no autónomos bajo supervisión de su Comité Especial de Descolonización, al igual que otros dieciséis casos más.

Pasó por las manos, entre otros, de fenicios, romanos, árabes y españoles hasta que en 1713 pasó a formar parte de Reino Unido bajo el Tratado de Utrecht. Las disputas entre éste y España por hacerse con la soberanía del peñón se llevan sucediendo varias décadas y algún que otro siglo y el penúltimo capítulo está en estos momentos. La mayoría de los británicos ha dicho sí a salir de la Unión Europea pese a que el 96% de los gibraltareños quiere seguir en ella.

Gibraltar está situado junto a La Línea de la Concepción (Cádiz). El peñón, se levanta abruptamente desde el istmo con una altura máxima de 426 metros, dominando el estrecho, donde se unen el mar Mediterráneo y el océano Atlántico. También es visible Ceuta, la costa africana, y gran parte de la Bahía de Algeciras y el Campo de Gibraltar.

Alberga una superficie de menos de 7 km² y 1,2 km de ancho. Cuenta con unos 29.000 habitantes y una economía basada en el sector de servicios, principalmente como centro financiero, turístico y puerto franco.

Entrada a Gibraltar y aeropuerto

Para llegar a Gibraltar, lo normal es que llegues en coche. Ya dependiendo de lo que te interese, entrarás con tu vehículo o lo dejarás en La Línea de la Concepción. Para evitar las colas o registros, una buena recomendación si no os vais a quedar a dormir en Gibraltar es aparcar fuera como hicimos nosotros e ir dando un relajado paseo junto al mar.

Tras pasar el pertinente control fronterizo (será suficiente con pasar andando mostrando el DNI), estarás en territorio extranjero. A continuación hay que a atravesar a pie la pequeña pista del aeropuerto gibraltareño, que se encuentra en medio de la ciudad. Si está saliendo o llegando un avión tienes que esperar a que aterrice o despegue, como cuando esperas a cruzar un paso de cebra en tu ciudad, pero aquí con aviones.

El aeropuerto está a apenas 500 metros del casco urbano, tiene una única pista que no llega a los dos kilómetros pero que es más que suficiente para despegar y aterrizar. Para llegar al centro, no tiene pérdida, simplemente sigue a la masa de gente que se encuentra delante tuyo, casi todo el mundo camina a la calle principal Main Street.

Monumento de bienvenida

Después de atravesar el aeropuerto, pasaremos junto al monumento de bienvenida a Gibraltar (imagen de arriba), junto al Estadio Victoria. Este estadio es de usos múltiples, aunque actualmente se utiliza principalmente para los partidos de fútbol.

Seguidamente nos encontramos un túnel que al atravesarlo, nos lleva a la plaza principal, Grand Casemates Square, desde donde empieza la calle Main Street. Puedes recorrer este pequeño territorio fácilmente a pie, por lo menos el pueblo. Desde la frontera al centro la caminata es de 20 minutos, aunque si visitas la Reserva Natural y subes al peñón andando necesitas unas horas más.

Para los que quieran ahorrar tiempo, un taxi o el teleférico es una buena opción. Los taxis pueden oficiar como guías turísticos y hasta ofrecen sus propios recorridos. El cablecarril funciona desde 1966 y te lleva a lo alto del peñón para disfrutar de unas vistas geniales. La estación en la base está ubicada en la Grand Parade, en el extremo sur de la ciudad y al lado de los Jardines Botánicos.

Grand Casemates Square

Grand Casemates Square es la mayor de las dos plazas principales dentro del centro de Gibraltar (la otra es John Mackintosh Square). Es llamada así porque al norte de la plaza se guardaba la artillería en unos barracones militares a prueba de bombas. Otra cosa curiosa es que aquí se realizaban las ejecuciones públicas. Actualmente, esta plaza tiene mucha vida pues supone el centro de reunión de muchos habitantes.

Que curioso que en medio de Andalucía tengamos un mundo británico con un aire andaluz…

Ubicada en el extremo norte de Main Street, la plaza Grand Casemates Square está llena de numerosos pubs, bares y restaurantes, ya que es la puerta de entrada al centro de la ciudad de Gibraltar para la mayoría de los turistas. Sin duda, una gran plaza con infinidad de opciones y que nos llamó la atención por la gran cantidad de gente.

Vista de Grand Casemates Square, mirando hacia el Peñón de Gibraltar. A continuación tomamos la famosa calle de Main Street que sale desde esta plaza.

Main Street

Main Street es reconocida hoy como la calle principal de Gibraltar y la zona comercial. Se extiende a lo largo de 1 kilómetro de norte a sur por el casco antiguo, que es peatonal y llena de edificios en los que se mezclan estilos de lo más diferentes, la mayoría de los cuales tienen tiendas en la planta baja.

Los turistas y visitantes encontrarán una gran variedad de tiendas con un aire británico. Al carecer de impuestos como el IVA, puede ser interesante hacer algunas compras en Gibraltar, sobre todo perfumes, bebidas alcohólicas y tabaco (además de llenar el depósito de gasolina). No obstante no esperes encontrar grandes gangas.

Parlamento de Gibraltar

Hacia la mitad de Main Street, nos encontramos con el Parlamento de Gibraltar. Es un edificio de dos plantas construido en 1817 por los comerciantes locales. Cuenta con arcos en la planta baja.

Oficina del Ministro Principal

Continuando nuestra ruta por Main Street, veremos los Juzgados de Justicia, donde se casaron John Lennon y Yoko Ono en marzo de 1969. Seguidamente veremos la oficina del Ministro Principal (imagen de arriba), conocida como el Nº 6 de Convent Place, y flanqueada por dos relucientes cañones donde todo el mundo se hace una foto.

The Convent

Justo enfrente de la oficina del Ministro Principal, está situado este impresionante edificio que desde 1728, es la Residencia Oficial del Gobernador de Gibraltar, denominada The Convent. Este edificio levantado en el siglo XVI, fue originalmente un convento de frailes franciscanos; su fachada fue reconstruida en el siglo XIX con ladrillos rojos en estilo georgiano con elementos victorianos.

Inces Hall Theatre

Me llamó tanto la atención esta colorida fachada, por lo que decidí investigar el pasado de Inces Hall Theatre. Aunque estos edificios con su marcado pasado, continúan formando parte intrínseca de la historia y el patrimonio de Gibraltar, su historia fué la siguiente:

Durante el período de ocupación español, esta área era un campo cultivado conocido como “La Huerta de Cebreros“, con una serie de casas de una planta frente a la calle principal, entonces conocida como “La calle del Muro“. En 1727, poco después del inicio de la ocupación británica de la “Roca” debido al incesante bombardeo español, se construyeron varias alas en este edificio para su uso como armería.

Posteriormente este edificio ha tenido diversos usos: como el “Garrison Recreation Rooms“, club para altos rangos. El “teatro Garrison” y un cine para las tropas. A lo largo de los años, partes de estos edificios se han utilizado como una tienda, escuelas, departamentos gubernamentales, un restaurante y un club nocturno de NAAFI. Ahora alberga el banco de Gibraltar, mientras continúa funcionando, como el Teatro del Salón de Ince.

Cabinas

En esta emblemática colonia es curioso ver detalles urbanos que indican que estamos en territorio británico: esculturas de héroes de la marina de su majestad; cabinas rojas más propias del centro de Londres; señalítica en la lengua de Shakespeare; buzones de la Royal Mail, o la bandera de Gibraltar ondeando al viento… En definitiva, señales inequívocas de un rincón de la península made in Britain.

Subida al Peñón de Gibraltar en teleférico

Al acabar Main Street, pasamos justo al lado del cementerio, desde donde subiendo una cuesta y girando la primera calle a la derecha, llegaremos a donde está situado el teleférico (cable car) para la subida al Peñón de Gibraltar, conocido popularmente como La Roca (The Rock), la principal atracción que visitar. Al lado del teleférico (la estación en la base está ubicada en la Grand Parade) se extiende el Jardín Botánico así que podemos aprovechar para visitarlo antes o después de la subida al peñón. Nosotros lo visitamos al final.

Como explicamos antes, a la reserva se puede acceder de varias formas: en taxi, minibús, a pie (no lo recomiendo ya que son 426 metros de altura) y en teleférico.
Nosotros optamos por esta última opción, aunque debo decir que no es nada barato ninguna de la opciones.

El teleférico funciona desde 1966 y te lleva a lo alto del peñón, donde podrás disfrutar de las maravillosas vistas (si no está nublado) de la Bahía de Algeciras, La Línea, África, el estrecho, las dos fachadas del Peñón…. Sin duda una experiencia diferente. A nosotros nos encantó. ¡Precioso!.

Monos

Al llegar arriba al mirador, te encuentras con los monos, simpatiquísimos, dóciles y muy acostumbrados a ser los protagonistas. Eso sí, al mínimo descuido, sobre todo si llevas mochila (su habilidad para abrir las cremalleras en unos segundos es increíble) intentarán robarte cualquier cosa que lleves de comida. También encontrarás una cafetería y una tienda de souvenirs.

Nos pareció de lo más gracioso el recibimiento de estos monitos (imagen de arriba), que andaban por allí a sus anchas y sólo querían jugar.

La mona o macaco de Gibraltar, también llamada mono de Berbería y mona Rabona, es una especie de primate catarrino que se encuentra actualmente en algunas zonas reducidas de los Montes Atlas del norte de África y en el Peñón de Gibraltar, en el sur de la península ibérica. Es el único primate (con excepción de los humanos) que puede encontrarse actualmente en libertad en Europa, y el único miembro del género Macaca que vive fuera de Asia.

Como parte del patrimonio de Gibraltar, la alimentación y supervivencia de los monos ha sido responsabilidad de la Royal Navy hasta que fue cedida al gobierno gibraltareño en 1991. La tradición popular dice que mientras las monas persistan en Gibraltar, éste seguirá bajo dominio británico, por lo que se ha llegado al punto de que durante la Segunda Guerra Mundial, cuando se temía una posible invasión hispano-germana, el propio primer ministro británico Winston Churchill ordenó traer varias docenas de ejemplares del norte de África para asegurar su población.

Es curioso ver como todos los turistas vamos detrás de los monos (nosotros los primeros) en busca de una foto. Sin ningún tipo de duda, los reyes del lugar.

Nos lo pasamos en grande observando a nuestro amigos los simios. No se sabe muy bien quien los trajo al peñón, unos dicen que fueron los árabes y otros dicen que los ingleses. Lo único seguro es que son la imagen más divertida de Gibraltar.

Hay unos siete grupos de macacos en los que está divida la población de alrededor de 250 monos que hay en Gibraltar.

En la imagen de arriba, podemos ver dos monos muy monos, dos continentes y dos mares.

Un lugar mágico y una experiencia inolvidable el contacto con los animales y las impresionantes vistas¡De las que dejan con la boca abierta!.

Vistas desde el Peñón

¿Te gusta la idea de visitar este hermoso lugar?. Este peñón rocoso está en manos de los ingleses desde hace tiempo pero recibe turistas curiosos de todo el mundo. El peñón no es otra cosa que un promontorio de rocas monolíticas que se eleva 426 metros en vertical sobre el Atlántico y que se formó hace mucho tiempo, alrededor de 200 millones de años, al chocar las placas tectónicas africana y euroasiática.

Está declarado Reserva Natural, no sólo por su vegetación endémica, sino también por ser zona de paso de aves migratorias que cruzan el estrecho cada año, y hábitat de algunos animales como los famosos macacos de Gibraltar, el zorro rojo, o numerosas aves rapaces.

Espectaculares vistas a la cara norte del peñón.

Tanto la subida al peñón, como la bajada, tienen unas vistas panorámicas increíbles del puerto de Gibraltar y la flota de barcos atracados en el mismo.

Aquel que visite la colonia británica de Gibraltar en días claros, que no deje de subir a la cumbre para contemplar las impresionantes vistas de África, el estrecho, la Bahía de Algeciras, la unión del Mediterraneo y el Atlántico…

El peñón era una de las columnas de Hércules en la mitología griega. Los romanos la bautizaron Mons Calpe, mientras que el otro pilar (el Mons Abyla o Jebel Musa) se encuentra en la costa marroquí. La formación rocosa está constituida de piedra caliza, de ahí que se hayan formado más de 100 cuevas, siendo la más importante la de San Miguel.

Aquí vemos otra vista desde el peñón para el lado opuesto a la ciudad de Gibraltar.

Un lugar para disfrutar sin prisas…

The Alameda Gibraltar Botanic Gardens

Después de bajar del teleférico, justo en la misma plaza se encuentra The Alameda Gibraltar Botanic Gardens o en español: La Alameda, Jardín Botánico de Gibraltar que no puedes dejar de visitar. En primer lugar no hay que pagar para entrar (muy buena cosa ya que el cable para subir no es precisamente barato) y tiene un diseño que te invita a pasear, perderte y relajarte, tiene un tamaño considerable y zonas de aguas preciosas.

Este impresionante jardín botánico de unas 6 hectáreas de extensión, fue fundado y abierto al público en 1816 y a día de hoy es uno de los grandes “desconocidos” de la ciudad.

Aquí el lugar de honor los sustenta la columna del General Elliot.

Es un lugar precioso, todo muy bien cuidado y muy limpio. Ideal no sólo para el paseo, la visita y las “obligadas” fotos turísticas, sino que también se realizan fotos de eventos, conciertos y certámenes de Miss Gibraltar.

Es el primer jardín botánico de carácter público del municipio. Está configurado como mezcla de variadas especies. Es la mayor exposición de flora autóctona y foránea de Los Barrios con unos 17.500m2, entre las que cabe destacar palmeras como Phoenix, Washintonias, Arecastrum, Chamaerops; frondosas como Quercus, Ficus, Alisos, Pináceas y cupresáceas presente en toda la comarca. Una amplia gama de arbustivas y vivaces.

Está diseñado con amplias zonas de paseo de alberos y arriates. Ademàs cuenta con zonas anexas de esparcimiento como parque infantil con elementos significativos como una locomotora del siglo XX.

Este exuberante jardín hace las delicias de los amantes de la naturaleza. Unas horas de paseo y relax entre delicias de plantas, árboles y demás rarezas exóticas.

Las vegetación es una combinación de especies autóctonas y de lugares como Australia y África del Sur. Está especializado en plantas de Aloe y Crassulaceae, y por supuesto en todo lo relativo a flora autóctona. A nosotros nos encantó…

En resumen mi conclusión sobre mi visita a Gibraltar es que peleen lo que peleen los gobiernos de España y Reino Unido, debo decir que turísticamente hablando, la famosa colonia británica ofrece todo lo que un buen viajero puede desear: compras, una magnífica reserva con impresionantes vistas, cuevas, túneles, puente colgante, monos, un bonito jardín botánico…

Por desgracia sólo pudimos estar un día y no pudimos ver algunas de las cosas, porque aunque es relativamente pequeño, tiene muchas atracciones turísticas sobre todo en el peñón, por lo que recomendamos al menos dos días para ver todo lo que ofrece este bonito lugar.

Otras cosas que ver en Gibraltar y que nosotros por falta de tiempo no pudimos visitar (ya tenemos excusa para volver) es la Cueva San Miguel, Castillo Morisco, Punta Europa, Puente colgante y los Túneles del Gran Asedio.