El Cerro del Hierro es un lugar que merece la pena visitar. Muy recomendable para ir con la pareja, familias y mascotas. Las formas caprichosas de las rocas y los llamativos colores rojos, ocres y grises harán las delicias de todo amante de la naturaleza. Una senda que te adentrará en este paraje tan peculiar y maravilloso. ¡Te invitamos a conocerlo junto a nosotros!.

El Cerro del Hierro es una población, un cerro y monumento natural situados en el norte de la provincia de Sevilla, a 689 msnm y unos 5 km al sur de San Nicolás del Puerto por la carretera de Constantina y dentro del Parque Natural Sierra Norte de Sevilla.

Me quedo embelesada cuando mi suegro relata historias de éste lugar y de otra época donde nosostros aún no habíamos nacido. Nos cuenta que con unos 11 años, allá por el 1961, se desplazaban para jugar al fútbol desde Constantina (su pueblo natal) al Cerro del Hierro en bicicleta o en un tractor con remolque junto con 10 o 12 estudiantes del instituto Laboral San Fernando que en esa época estaba situado en la calle Mesones de Constantina. Cómo se lo pasaba en grande y cómo cada vez  descubría algo diferente en este pintoresco lugar. Es muy interesante escuchar las historias de antaño con las que de vez en cuando nos agasaja.

Durante este fácil y sencillo recorrido se puede disfrutar de un paisaje tan singular y de belleza tan extraordinaria, que en ciertos momentos te hace sentir estar en otro planeta. Un recorrido asequible para todos los públicos con numerosos miradores a simas, escombreras y panorámicas sobre todo el cerro. También atraviesa algún puente, se adentra en galerías y cuevas, éstas fruto de las actividad minera.

El Cerro del Hierro es un lugar diferente, unas minas que se explotaban desde la época prerromana y que han dejado un paisaje espectacular. Normalmente también tienes la posibilidad de ir con un guía que te explica todo de maravilla. Se ve las cosas de otra forma si alguien con conocimientos te va informando.

Las magníficas formaciones rocosas son muy peculiares, éstas, le dan un toque especial a todo el recorrido. Es como si te trasladara a una película western. Aunque la realidad es que antiguamente era una zona explotada como mina. Para los amantes de la minerología es un lugar muy interesante ya que puedes encontrar con mucha facilidad diversas clases de minerales. El caso de la pirita es destacable; en diversas zonas el suelo brilla intensamente con el sol. Cuando la visitamos, empezamos el recorrido siguiendo la localización, pero por casualidad tomamos un camino que nos guió hasta algunas cuevas y túneles que son difíciles de encontrar siguiendo la señalización.

Poblado

Nada más llegar con el coche, lo primero que te encuentrás es el poblado. Fue construido a partir del año 1895 por la empresa escocesa William Baird Mining Co. Ltd. propietaria de las minas, para albergar a los trabajadores, los técnicos y sus familias. Contaba con diferentes bares donde tomar algo, una iglesia, una escuela, un economato y hasta un campo de fútbol. En la actualidad, el antiguo poblado minero se mantiene como aldea de los pocos habitantes dependiente de San Nicolás del Puerto.

Para llegar al punto de inicio del sendero, al llegar al paso a nivel, tomaremos el desvío por el carril asfaltado de la derecha que une el poblado con las Casas de los Ingleses, donde podremos dejar el coche en los aparcamientos señalizados.

Inicio del sendero

El Cerro del Hierro fue declarado Monumento Natural por la Junta de Andalucía en 2003 por su belleza, singularidad y para su protección. Al lado del aparcamiento, se encuentra el inicio de varios senderos, el Centro de Interpretación y las Casas de los Ingleses.

Centro de Interpretación

Normalmente el Centro de Interpretación está abierto y es atendido por personas muy amables y didácticas en sus explicaciones, pero debido a la situación actual con el COVID-19 estaba cerrado. En circunstancias normales, puedes usar los aseos, alquilar bicicletas, tomar un refresco o comprar artesanía. También hay espacios para descansar y unos paneles y maquetas explicativas que ayudan a ponerte en situación. Hay posibilidad de concertar visitas guiadas que te dan acceso a senderos restringidos. Todo muy recomendable antes de empezar tu recorrido.

Casas de los Ingleses

Nosotros realizamos el típico sendero circular de unos 2 kilómetros de longitud. Es accesible hasta para personas con movilidad reducida. Nada más empezar el recorrido y ganar algo de altura, pudimos observar detrás las Casas de los Ingleses. Construidas en un inconfundible estilo colonial, se llaman así porque eran las residencias de los ingenieros y gestores de la mina venidos desde Escocia a finales del siglo XIX. Estas tres viviendas, destacan del resto de las viviendas del poblado por su privilegiada localización, separada del núcleo principal y en una zona elevada. También disponían de zonas ajardinadas, chimeneas y aseos y lavabos independientes.

Laguna

Lo primero que nos llamó la atención del sendero es una bonita laguna rodeada de vegetación.

Si se mantiene la calma y no se hace mucho ruido, no te extrañe encontrar algún jabalí, corzo o ciervo, especies de fauna muy presentes en este espacio. Además, no olvides mirar al cielo, las rapaces son las reinas del aire en el Parque Natural Sierra Norte de Sevilla.

Toda esta zona de la provincia es denominada la “siberia sevillana“, debido a sus temperaturas frías características del clima de media montaña con influencias continentales. En invierno, son habituales las heladas diarias con nevadas esporádicas. En verano, las temperaturas son menos cálidas que en el resto de la provincia, debido sobre todo a su altitud y frondosidad de los bosques que la rodean. Así como el constante viento fresco que sopla desde las laderas de la sierra, que a su vez provoca un descenso de temperaturas por la noche.

Mirador del Modelado Kárstico del Cerro del Hierro

La siguiente parada del sendero la hicimos en el mirador del Modelado Kárstico del Cerro del Hierro, desde donde se obtienen unas espectaculares vistas. Cuenta con un cartel informativo y un banco donde sentarse de cara a las impresionantes formaciones geomorfológicas. Esta es la parte más antigua de la mina y el karst principal. Es un modelado lapiaz sobre calizas.

Este espacio natural que observamos cuenta con más de 600 millones de años de historia y forma un paisaje kárstico único en el mundo. Se formó a partir de la sedimentación de detritos marinos que formaron las barras litorales.

Primero fue la acción erosiva del agua la que modeló de manera tan peculiar este entorno: torrecillas, callejones, simas, oquedades… más tarde, ha sido la mano del hombre la que ha terminado de dar forma a este espacio. La actividad minera ha estado presente en este lugar desde tiempos remotos. En 1978 se abandonaría la explotación minera del hierro, pero el paisaje que ha dejado esta actividad durante los más de 2000 años de extracción del mineral, no ha podido ser más llamativa: túneles, escombreras, pozos…

Finalmente, el abandono de la minería en el Cerro del Hierro ha permitido nuevamente la colonización de la vegetación autóctona de la zona. Entre las numerosas especies vegetales destacan: durillos, helechos, cornicabras, higueras, madroños…

Actualmente, el Cerro del Hierro y su entorno ha sido protegido por la Junta de Andalucía. Se ha creado un espacio habilitado y seguro para su visita con un centro de recepción de visitantes, senderos adaptados y señalizados, aseos, un área recreativa… pasear por este monumento natural es alucinante, una ruta fácil, bonita y para todos los públicos.

Esta zona kárstica, de roca caliza rica en minerales de hierro, fue explotada como mina desde antes de los romanos hasta mediados del siglo XX. Un trazado de ferrocarril unía el poblado de Cerro del Hierro con el puerto de Sevilla donde era embarcado el mineral. Con el hierro extraído de esta mina se forjaron en Sevilla las rejas que limitan las fachadas de la Real Fábrica de Tabacos (Universidad) o la estructura del puente de Isabel II (Puente de Triana) sobre el río Guadalquivir.

Túnel

En la imagen de arriba, vemos un túnel que se utilizaba para el transporte del mineral del hierro con camiones.

Para los que quieran alargar el paseo, pueden hacer otro circuito más largo de unos 8 kms alrededor del Cerro del Hierro por el sendero El Rebollar. Los senderistas más curtidos pueden realizar los casi 20 kilómetros de la Vía Verde que también se inicia o finaliza aquí hasta la isla Margarita por un antiguo ramal del trayecto del tren minero.

Puente

Siguiendo nuestro sendero por el camino adaptado, llegamos a un puente, que salva un pequeño precipicio.

En este sendero se unen la arqueología industrial, la singularidad botánica, faunística o geológica con la simple belleza paisajística.

Durante la visita encontrarás numerosos miradores con panorámicas sencillamente auténticas, bancos para relajarte y disfrutar del paisaje, puentes y túneles que amenizan el recorrido, también hay numerosas cuevas y simas fruto de la actividad minera y cientos de sorpresas más.

A continuación subimos a un gran cerro para disfrutar de las maravillosas vistas.

Un espectacular paisaje donde se aúna la acción de la naturaleza y la del hombre, cuyo resultado final ha puesto al descubierto un paleokarst de gran belleza e interés científico y didáctico.

Otra laguna

Pasado éste punto llegarás a otra preciosa laguna formada en la corta de una de las minas del Cerro del Hierro. Estas lagunas permiten el desarrollo de varias especies de anfibios, como la salamandra , el tritón pigmeo, el sapo común y el sapo corredor.

Este monumento natural es una joya en medio de la dehesa sevillana, un espacio donde la erosión natural y la minería han modelado un paisaje sobrenatural y espectacular que recomendamos visitar.

Nuestra preciosa galga Amor, al igual que nosotros, disfrutó mucho del sendero.

Antiguo transformador

Seguidamente dejarás a la derecha un antiguo transformador.

Antigua construcción

Después llegarás a una pintoresca nave abandonada.

Las responsables de esta singular belleza son las calizas, rocas que sufrieron una erosión parcial por efecto de la lluvia y de la nieve, dando lugar a este espectacular paisaje kárstico donde podrás practicar varias actividades: escalada, ráppel, bicicleta, espeología, senderismo..

La peculiar estructura del Cerro del Hierro lo hace ideal para el desarrollo de la escalada deportiva, tanto en verano como en invierno, siendo la escuela de escalada más importante de la provincia de Sevilla. La piedra caliza tiene unas formas muy características, que es difícil encontrar en otras escuelas y posee una gran adherencia. Cuenta unas 120 vías, de dificultades variadas.

Fin del sendero adaptado

A continuación encontrarás un cartel que pone “fin del sendero adaptado”, pero nosotros presos por la curiosidad seguimos avanzando. No nos arrepentimos porque a continuación vimos una de las zonas más bonitas del lugar. Lo primero que hicimos fue atravesar un pasillo rodeado de arboleda, el cual se puede ver en la imagen de arriba.

Polvorín

A continuación, nos adentramos en las galerías, zona conocida como “el polvorín“. Aquí encontrarás dos cajas fuertes donde probablemente guardaban los explosivos o la dinamita.

Historia y naturaleza mezcladas hasta formar este relieve agreste de agujas, pináculos, cañones, desfiladeros, oquedades y las infinitas formas del modelado kárstico, unido a una naturaleza invasiva y privilegiada.

Más atractivo si cabe que el singular paisaje de aspecto fantasmal es el sobrecogimiento que provoca deambular en silencio por las estrechas galerías, cuevas y pasadizos excavados en la roca.

Naves de apoyo a la mina

Ya de vuelta y justo antes de llegar al aparcamiento, a la entrada oeste del cerro, se encuentran tres antiguas naves de apoyo a la mina. En estas naves se almacenaba: cargaderos, tolvas, machacadoras, cribas, trómeles, cintas transportadoras… Eran naves de 22 m. de longitud y 7,5 m de anchura cada una, construidas en mampostería de piedra caliza. En la fachada principal se localizan los huecos de ventana y puertas.

En el Cerro del Hierro se pueden hacer unos senderos con bellas vistas, es un sitio peculiar que te transporta a otra época. El recorrido más pequeño es apto para familias y lo de alrededor es como sacado de una película de ciencia ficción. Se llega muy bien en coche y está perfectamente señalizado. En resumen es un maravilloso lugar con vistas impresionante… ¡A nosotros nos encantó!.

Nacimiento y Cascadas del Huéznar: Naturaleza en estado puro

San Nicolás del Puerto: El paraíso verde de Sevilla

Constantina: Corazón de la Sierra Norte de Sevilla