Por fin hemos realizado nuestro primer viaje después del inicio del confinamiento debido al COVID‑19. El 25 de mayo, comenzó en Sevilla la fase 2, donde ya se puede viajar dentro de la misma provincia del lugar de residencia, así que, ajustándonos a las normas, hemos escogido pasar unos días con nuestras mascotas visitando el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla.

El primer pueblo que visitamos en esta ocasión es el municipio de Cazalla de la Sierra. Este precioso pueblo y la Sierra Norte de Sevilla en general, se han convertido en una parada ineludible en nuestros futuros viajes. Senderismo, abundante vegetación, ríos, embalses, parques de aventuras, playas fluviales, cascadas, escalada y muy buena comida… definitivamente: ¡nos ha enganchado!.

Cazalla de la Sierra es uno de los pueblos más bonitos del Parque Natural de la la Sierra Norte de Sevilla. Se encuentra ubicado en plena Sierra Morena, limitando con la comunidad autónoma de Extremadura, a 80 kilómetros de la capital de provincia, Sevilla. Cuenta con cerca de 5.000 habitantes, número que aumenta los fines de semana con el turismo y con los jóvenes que vuelven a las casas de su infancia, especialmente cuando llega el verano y las noches son más frescas en la sierra. Cazalla se encuentra a una altitud de 600 metros, rodeada por montañas y cursos fluviales accidentados. Al atractivo de su paisaje hay que añadir su riqueza monumental, en el que priman las construcciones religiosas.

La Sierra Norte de Sevilla es uno de esos lujos que nos tiene reservados la naturaleza. A poco más de una hora de la capital, lindando al este con Córdoba y al norte con Badajoz, surgen entre encinas, quejigos, alcornoques y olivos unos pueblos de casas blancas y cuestas empinadas. Con sus castillos abandonados, conventos y casas palaciegas. Su zona de media montaña, alterna las amplias dehesas con los frondosos bosques.

De la historia de Cazalla de la Sierra destacar que la existencia de yacimientos mineros favoreció el sucesivo asentamiento de pobladores. Se han encontrado dólmenes, hachas y punzones que demuestran la presencia de humana en la época neolítica. A orillas de la Ribera del Huéznar se encontró también una estatua en honor del emperador Caracalla (siglo III). Destacar también sus vinos, que fueron famosos durante los siglos XVI y XVII.

Pero lo más curioso de la historia de Cazalla tiene que ver con lo siguiente: por prescripción médica para intentar curarse contra las fuertes depresiones que sufría, en 1.730 el rey Felipe V instaló en Cazalla de la Sierra su residencia de verano y la de su corte. Ese año se celebraron cortes, por lo que Cazalla fue capital del Reino de España. Este viaje sirvió como alivio para las depresiones del monarca, quien tenía constantes intenciones de abdicar en el trono, ya que la vida y las presiones de la monarquía le afectaban notablemente en sus estados de ánimo. Durante este período Cazalla de la Sierra albergará a tres reyes de España juntos, Felipe V, Fernando VI y Carlos III. En noviembre de 1916 le fue concedido por Alfonso XIII el título de ciudad.

Como ya hemos comentado, en Cazalla, durante los siglos XVI y XVII, la fabricación de sus vinos es una de las principales actividades del lugar. Más tarde, se cambió la elaboración del vino por otro alcohol muy famoso, el aguardiente, que a partir de entonces toma el topónimo de “Cazalla“. Quince fábricas dedicadas a la producción de aguardiente llegó a tener Cazalla, de las que solo sobreviven dos. Derivado de estos anises y aprovechando los frutos que crecen al borde de regajos y en solana se obtiene, por maceración en aguardiente los licores de bruños, ciruelas y, el más afamado Licor de Guindas.

De esta localidad es también el denominado Anís Seco de Cazalla. A la voz ronca, aguardentosa, se la denomina popularmente “cazallera”, o “de cazalla”, en recuerdo a esta bebida. Actualmente en Cazalla quedan únicamente dos marcas: Miura y “El Clavel“.

Ermita de Nuestra Señora del Monte

A 4 kilómetros de Cazalla de la Sierra, en un precioso paraje poblado de vegetación y arbolado del parque natural, se alza la Ermita de Nuestra Señora del Monte.

En ella, recibe culto la imagen de Nuestra Señora del Monte, patrona de la localidad. La Hermandad ha abierto un pequeño museo con el ajuar de la Imagen así como la del Niño, con algunas piezas de gran valor de la primitiva Imagen que desapareció durante la Guerra Civil Española, no así sus trajes que se encontraban en casa de una hermana encargada de vestirla.

La ermita se encuentra rodeada por un espléndido paisaje en pleno corazón del Parque Natural de la Sierra Norte. La construcción del templo es de mediado del XVIII y constituye un bello ejemplar del barroco. La talla original de la Virgen apareció en el mismo lugar donde se erigió posteriormente la ermita en 1470, aunque desapareció en la Guerra Civil. Precede a la entrada un pórtico sobre el que se levanta una sencilla espadaña. Presenta una sola nave con capilla mayor y camarín, cubriéndose la primera con bóveda de cañón con arcos fajones y lunetos.

El edificio, de un blanco impoluto, te llamará la atención en medio de un precioso paisaje donde el verde y todas sus tonalidades brillan sin parar. Nuestra Señora del Monte fue declarada en 1635 patrona y abogada de la localidad de Cazalla de la Sierra. En esta ermita, se celebra durante el mes de agosto una importante romería y una misa a medianoche, tras la cual, la imagen de la patrona de la localidad es transportada hasta el centro de la población, siendo acompañada por un amplio número de caballistas, carros y romeros a pie.

Merece la pena, y mucho, visitar esta blanca ermita que se encuentra enclavada en un paisaje espectacular de  Sierra Morena. Además de su bellísimo entorno, cuenta con interesantes pinturas de la vida de la Virgen en su interior. La fuente que se encuentra frente al pórtico (imagen de arriba) que precede a la ermita muestra un pequeño, pero precioso retablo de azulejos sevillanos dedicados a la Virgen del Monte, que data del 1756.

Este santuario es un oasis perfecto, rodeado de árboles, flores y fuentes, que hace que uno se sienta aislado del mundo por momentos. Aunque la arquitectura y los colores son muy parecidos a otras ermitas de Andalucía, a la vez hay algo que la hace diferente. En el lugar se respira una pacífica energía espiritual que invitaba al descanso mental.

Cuenta la leyenda que, en 1756, un pastor encontró una imagen de la Virgen entre unas piedras localizadas justamente enfrente de donde hoy se levanta el Santuario de Nuestra Señora del Monte.

Justo en uno de los laterales del templo hay unos bonitos jardines con césped. Nuestra preciosa galga Amor se lo pasó en grande jugando y correteando. No sólo por el jardín sino por todo el recinto exterior. Ella como siempre se porta de maravilla y disfruta a lo grande donde quiera que la llevemos.

Como ya hemos referido, el santuario tiene un colorido jardín en el lateral, por detrás hay unas bonitas vistas hacia la campiña y justo delante subiendo unas escaleras también hay muchísimos árboles, algunos milenarios. Prácticamente toda la finca que alberga a la ermita esta rodeada de frondosa vegetación. Es realmente bonito pasear por todos sus rincones.

Es un templo espectacular de visita imprescindible. Enclavado en un entorno precioso, se llega fácilmente en coche desde Cazalla y es ideal para pasar una mañana o tarde viendo la ermita y paseando por los alrededores del recinto.

De vuelta al pueblo

Después de visitar la Ermita de Nuestra Señora del Monte, nos dirigimos de vuelta a Cazalla de la Sierra para visitarla. Antes de llegar, paramos el coche para hacer una bonita foto panorámica del pueblo donde sobresale la iglesia principal llamada Nuestra Señora de la Consolación.

Plaza Mayor

La Plaza Mayor es el lugar de mayor representatividad y la zona más elevada de Cazalla de la Sierra. En esta amplia plaza rectangular destacan el edificio del Juzgado, la oficina de turismo y la imponente Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación.

Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación

La Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación es un templo católico del siglo XIV, de estilo mudéjar, alargándose la obra y decoración hasta el XVIII, combinando renacimiento y barroco. Se encuentra unido a una antigua puerta de la base de murallas almohades. Nos llamó la atención por su bello color del ladrillo rojo y su majestuosidad. Fue declarada Bien de Interés Cultural en 1983.​

Esta parroquia es una de las más destacadas de la arquitectura sevillana. Una iglesia con vocación de catedral, la cual Monseñor Amigo Vallejo la bautizó como “La Catedral de la Sierra Norte de Sevilla“.

Como curiosidades, le faltó por hacerse en su interior una columna más para poder ser Santa Iglesia Catedral y en la Guerra Civil recibió un cañonazo.

Juzgados

Frente a la Iglesia de Nuestra Señora de la Consolación, pudimos observar el edificio del Juzgado con su bella fachada barroca cuya portada data del siglo XVIII.

Plaza del Concejo

A continuación, bajamos a la pintoresca plaza del Concejo, donde destacamos la fuente y las flores.

En la plaza del Concejo se ubicaba la puerta de entrada a la villa, pasando esta por el Camino Real o Camino de Posta que conducía hacía las principales capitales. Era, por tanto, el lugar donde se ubicaban la mayoría de los mesones, al ser paso obligado de traúnseuntes, mercaderes y peregrinos en los siglos XVI y XVII. Entre los personajes hospedados en este lugar destacan Miguel de Cervantes Saavedra y los reyes Felipe V e Isabel de Farnesio.

Fuente del Concejo

En el centro de la plaza del Concejo se encuentra la fuente del mismo nombre. La fuente posee un abrevadero octogonal de piedra, muy usado en la antigüedad, que es sin duda la pieza más antigua y de más valor del conjunto, data del siglo XVIII. Cercana se encuentra la fuente restaurada que se surte de un venero que mana bajo los dos caños sobresaliendo de un frontal de piedra adosada a la cota de la plaza.

Fuente del León

Justo en una esquina de la plaza del Concejo, al comienzo de la calle San Benito, se encuentra la fuente del León. Está empotrada en la fachada lateral de una casa con un solo caño embellecido con una máscara pétrea de un león, cuya agua procedente de distinto venero es muy aprecida por las gentes del lugar. Dicen que antiguamente tenía dos caños. Es también conocida como fuente de San Benito.

Iglesia y Palacio de San Benito

El Palacio de San Benito, llamado así por las dimensiones que tiene más que por su configuración arquitectónica, es el resultado de la unión de dos edificios: una casa y la Iglesia de San Benito. Ambas muy castigadas durante la Guerra Civil, de la casa apenas quedan restos y la iglesia, destrozada y quemada, acaba siendo vendida a una familia del pueblo con el solar adyacente en el que se encontraban las ruinas de la vivienda, parece que dedicada a alojar a peregrinos que iban a Santiago de Compostela por la Ruta de la Plata.

La Iglesia de San Benito es de estilo mudéjar y con torre triangular (de las pocas existentes en España). En la actualidad forma parte del hotel Palacio de San Benito, una casa rural superior de Cazalla de la Sierra que esconde historias y una decoración exquisita.

El Palacio de San Benito cuenta con rincones inolvidables llenos de encanto y una decoración  que hacen de este lugar un sitio único.

Destilería de Miura

La famosa destilería Miura es otro de los lugares fundamentales que ver en Cazalla de la Sierra. Aquí podrás conocer la forma de destilación tradicional “los alambiques“, tanques de maceración de frutas, finalizando con una degustación de Anís Seco, Dulce y Licores Miura.

Cartuja de Cazalla de la Sierra

La Cartuja de Cazalla de la Sierra se encuentra situada a 5 kilómetros de la población, en un terreno levemente montañoso. Tiene su origen a fines del siglo XV, y es un magnífico ejemplo de los monumentales conjuntos arquitectónicos en los que se desarrolló la vida de la Orden de los Cartujos. A partir del año 1975, se empezó a restaurar pasando a ser de propiedad privada. En la actualidad, se realizan diferentes eventos y también se alquila como casa rural. Existen 4 cartujas en Andalucía: en Jerez, Sevilla, Granada y en Cazalla de la Sierra.

Además de todos estos lugares, en Cazalla de la Sierra también podréis visitar la Plaza de Abastos, ubicada en el Claustro del Antiguo Convento de San Francisco, el Antiguo Convento de San Agustín (actual Ayuntamiento), el Convento Madre de Dios, la Ermita de Ntra. Sra. del Carmen o el Espacio de Felicidad y Cultura Contemporánea.

Sin duda, Cazalla de la Sierra merece una visita en tu ruta por el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla.

Casas del Madroño, Cazalla de la Sierra

Alanís: Pintoresco pueblo de la Sierra Norte de Sevilla

Constantina: Corazón de la Sierra Norte de Sevilla

Nacimiento y Cascadas del Huéznar: Naturaleza en estado puro