Ya que Budapest es una ciudad grande con dos partes claramente diferenciadas y con muchos monumentos, vamos a realizar un post tanto de Buda como de Pest. En éste nos vamos a centrar en la zona de Pest, la parte más oriental, principalmente llana, cuya extensión total ocupa aproximadamente dos tercios de Budapest. Está separada de Buda por el río Danubio.

Budapest es la capital y ciudad más poblada de Hungría. Se convirtió en una única ciudad cuando ocupó las dos orillas del río Danubio, unificando las ciudades de Buda y Óbuda, en la orilla oeste y Pest, en la orilla este, el 17 de noviembre de 1873.

De entre los lugares que se disputan el título de ciudad más bella del mundo, siempre se dice que Budapest es una de ellas. El punto de referencia de esta mágica ciudad es el río Danubio que separa el lado antiguo correspondiente a Buda del lado más moderno correspondiente a Pest.

Las primeras referencias a Pest como ciudad independiente datan de 1148, aunque se cree que ya antes habían existido asentamientos celtas y romanos en el mismo lugar. Esta ciudad se convirtió en un importante centro económico durante los siglos XI-XIII, hasta que fue destruida por la invasión de los mongoles en 1241. En 1837 fue inundada por el Danubio, y poco después, en 1849, se construyó el primer puente colgante sobre el río, el puente de las Cadenas, conectando Pest y Buda. El nombre de Pest proviene de un término eslavo que significa “horno”, en referencia a las aguas termales cercanas.

Entre los atractivos más importantes de Pest y que os vamos a mostrar a continuación, se encuentra: el Parlamento, Zapatos del DanubioBasílica de San Esteban, la Avenida Andrássy, la Ópera, la plaza de los Héroes, Castillo de Vajdahunyad, la Gran Sinagoga…

Atrévete a perderte por sus calles repletas de historia y descubrirás por qué Budapest es conocida como “La Perla del Danubio“.

Parlamento de Budapest

Situado a orillas del Danubio, en Pest, el Parlamento de Budapest es uno de los edificios más bellos del mundo. Es el centro de la legislatura húngara y otras instituciones, como la biblioteca. Se encuentra en el distrito V de la ciudad, situándose la entrada principal en la plaza Kossuth.

El edificio fue construido entre 1884 y 1902, siguiendo los planos del arquitecto húngaro Imre Steindl, que se quedó ciego unos meses antes de la inauguración. Es de estilo neogótico, aunque con algunas particularidades. El interior está decorado con mármol y oro. Su tesoro más importante es la corona de San Esteban en la Sala de la Cúpula, aunque también destaca su escalera principal y la Antigua Cámara Alta. Para muchos, el parlamento más bonito del mundo.

El Parlamento de Budapest es un icono y el símbolo de la capital de Hungría y una de sus atracciones turísticas principales. El estilo del edificio recuerda al Parlamento de Londres, ya que el proyecto se inspiró en dicho Parlamento.

En el momento de su construcción fue el Parlamento más grande del mundo. Ahora es el tercero, sólo superado por el de Rumanía y el de Argentina. Consta de 691 habitaciones y tiene unas dimensiones de 268 metros de longitud, 118 metros de anchura y una altura de 96 metros. Su construcción demostró el poder económico de la Hungría de principios de siglo. Es impresionante e iluminado por la noche todo un espectáculo.

Estatua ecuestre del Conde Gyula Andrassy

Frente al Parlamento, en la plaza Lajos Kossuth, se encuentra la estatua ecuestre del Conde Gyula Andrássy. Se trata de un tributo al ex primer ministro de Hungría en el último cuarto del siglo XIX y uno de los políticos más queridos del país.

La estatua ecuestre de bronce de 5 metros obra del famoso escultor húngaro György Zala, fue instalada en la plaza en 1906, pero luego fue demolida debido a razones ideológicas por las autoridades comunistas después de 1945. El nuevo monumento fue inaugurado por el alcalde de Budapest. También hay hermosas figuras escultóricas en relieve en el pedestal de la estatua.

Estatua de Attila József

La estatua Atila József es muy bonita y conmemora al mejor poeta de la literatura húngara de toda la historia. Se halla al lado del Parlamento, mirando al Danubio. Si tenemos en cuenta su poema titulado “Por el Danubio“, no podría estar en mejor lugar. El monumento está enclavado en el lugar donde sufrió el atropello, por un tranvía, que le produjo la muerte el 3 de diciembre de 1937. La incógnita sobre si fue un suicidio o accidente, sigue en pie…

Estatua ecuestre de Ferenc Rákóczi

La estatua ecuestre de Ferenc Rákóczi fue levantada en 1937 con motivo del 200 aniversario de su muerte y se encuentra en los jardines delante del Parlamento de Budapest. Es considerado un héroe nacional ya que fue el líder de la guerra de independencia húngara de 1703-1711 contra el dominio de los Habsburgo. La estatua ecuestre con su famoso lema “Cum Deo Pro Patria et Libertate” (“Con Dios por la Patria y la Libertad”) grabado en su base de mármol rojo, fue levantada en 1937 y es obra del escultor Juan Pásztor.

Cambio de Guardia

Hicimos el recorrido por la zona del Parlamento y al pasar por la residencia oficial del Presidente de Hungría, en el exterior del palacio, hay dos guardias haciendo escolta. Cada hora hacen el cambio de guardia, acción que graban en vídeo y fotografían los turistas.

Museo Etnográfico

El Museo Etnográfico fue construido en 1872 como sede del Ministerio de Justicia y, varios años después, en 1973 el museo fue trasladado allí. Se encuentra situado en un precioso edificio frente al Parlamento. Su espléndida fachada neoclásica decorada con enormes columnas y estatuas talladas en piedra se distingue fácilmente por tener una cuadriga de caballos encima. En cuanto a las exposiciones que alberga, sirven para conocer la cultura y forma de vida de los húngaros, tanto las tradicionales, como las modernas. También de Europa y otras regiones del mundo, además de otras exposiciones que acoge temporalmente.

Monumento a Kossuth

El Monumento a Kossuth está dedicado al expresidente húngaro Lajos Kossuth. Se encuentra al lado del edificio del Parlamento. El monumento es un importante símbolo nacional húngaro y escenario de celebraciones oficiales. Después de la muerte de Kossuth (el 21 marzo de 1894) y su suntuoso funeral en Budapest, se anunció casi inmediatamente una cuota pública para construir un monumento para el líder de la Revolución de 1848.

A continuación, abandonamos la zona del Parlamento y caminamos unos 5 minutos al lado del Danubio hasta llegar al monumento de los Zapatos.

Zapatos en el Danubio

El conmovedor monumento Zapatos en el Danubio, es una de las obras más emotivas que puedes encontrar en Europa. Representan las escenas vividas en la Segunda Guerra Mundial en la que grupos de judíos eran obligados a quitarse los zapatos antes de fusilarlos y arrojar sus cuerpos al río. 

Obra de los húngaros Gyula Pauer y Can Togay, fue colocada en la ribera del Danubio en el año 2005. Consta de sesenta pares de zapatos de hierro oxidado plantados en el suelo. Los hay de todas las formas, estilos y tamaños, de hombre, de mujer y de niños, dispersos y abandonados. Todos ellos tienen detrás una triste historia. Es muy común que los visitantes dejen junto a los zapatos flores, piedras (símbolo de inmortalidad en la cultura judía), monedas o velas encendidas como muestra de respeto y admiración a los cientos de víctimas que murieron en el Danubio por los milicianos de las Flechas Cruzadas entre 1944 y 1945.

Río Danubio

El Danubio es un río del centro de Europa que fluye en dirección este a través de diez países: Alemania, Austria, Eslovaquia, Hungría, Croacia, Serbia, Rumania, Bulgaria, Moldavia y Ucrania, desaguando en el mar Negro. Con 2.850 km es el segundo río más largo de Europa, tras el Volga. En la imagen de arriba, podemos ver el puente de las Cadenas y la zona de Buda, que os la enseñaremos en el próximo post.

Abandonamos la zona del río y nos adentramos en las callejuelas peatonales para ir a visitar la Basílica de San Esteban (imagen de arriba). Caminando por cualquiera de las calles de Budapest, te das cuenta de la grandeza de la ciudad. Como turistas nos encanta descubrir lo bello de cada sitio que tenemos la suerte de visitar. Con Budapest, cada uno de sus rincones es un agradable descubrimiento.

Basílica de San Esteban

La Basílica de San Esteban es el edificio religioso más grande del país, con capacidad para 8.500 personas. Se comenzó a construir sobre el año 1851, concluyéndose 54 años después, en el año 1905. Los retrasos en las obras se debieron a que la cúpula tuvo que ser demolida en 1868 y reconstruida. El arquitecto principal fue el húngaro Miklós Ybl. Fue construida bajo los cánones del estilo Neoclásico. La fachada principal cuenta con dos torres gemelas a modo de campanarios.

La Basílica de San Esteban es, junto con el Parlamento de Budapest, los dos edificios más altos de la ciudad, ambos con 96 metros. Desde su cúpula se alcanza una interesante vista de la ciudad. Es posible subir en ascensor o andando los 364 escalones.

La basílica es la Catedral de Budapest y tal como su nombre indica, en 1931 le fue otorgado el título de “basílica menor” por el papa Pío XI. El nombre hace honor al primer rey de Hungría, Esteban I (975–1038).

En el interior se conserva la reliquia más importante de la cristiandad húngara: la mano derecha (la Santa Diestra) momificada de Esteban I, el primer rey de Hungría y santo. La basílica cuenta con una suntuosa decoración en su interior, con pinturas, placados de mármoles, relieves y esculturas, completada a lo largo de los siglos XIX y XX. Gracias a su acústica, en su interior se pueden disfrutar de conciertos de órgano.

La Basílica de San Esteban en uno de esos monumentos, junto con el Parlamento, el puente de las Cadenas o el Castillo de Buda, que merecen la pena ver iluminados.

Avenida Andrássy

La Avenida Andrássy es un bulevar emblemático y lleno de historia en Budapest. Construida en 1872, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2002, en gran parte gracias a las bellas fachadas de las casas y palacios renacentistas que se conservan.

Andrássy es una de las avenidas más señoriales de Europa. Su historia es interesante, entre otras cosas, por haber estado aquí la sede de la policía secreta, ahora convertida en museo. Tiene cafés con una antigüedad de 200 años, arboledas frondosas y es larguísima, terminando en el mayor parque de la ciudad, que también es precioso.

Recorrimos los 2,5 km de la avenida caminando y lo recomendamos porque vale la pena. La intención del primer ministro Gyula Andrássy era la de convertir a Budapest en una importante metrópoli que rivalizase con Viena y tuviese presencia en Europa lo que propulsó la construcción no sólo de esta avenida, sino que también del edificio de la Ópera y el monumento de la plaza de los Héroes que están incluidos en Andrássy. De esta forma, Budapest se convirtió en la segunda ciudad europea que más creció alrededor de 1880.

La Avenida Andrássy es, junto con Váci Utca, las calles más emblemáticas de Budapest. El extenso bulevar de Andrássy une la plaza Erzsébet ter con la plaza de los Héroes, finalizando su recorrido junto al parque de la Ciudad y el Castillo del “conde Drácula”. Un lugar ideal para pasar un rato relajado. 

Aquí también se pueden ver coches espectaculares. ¿Sabías que Lamborghini diseñó un lujoso SUV con motor V12 décadas antes de que los todoterrenos se hicieran populares?. Hablar de los mejores Lamborghini puede incluso parecer redundante, ya que cada uno de sus modelos es digno de colección.

Durante el recorrido por Andrássy se puede comer en algunos de los restaurantes más de moda o ir de compras por algunas de las boutiques más exclusivas como Armani, Louis Vuitton, Dior o Dolce & Gabanna. En la Avenida Andrássy también se encuentra uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad, la Ópera de Budapest.

Ópera de Budapest

La Ópera de Budapest o Ópera Nacional de Hungría se encuentra situada en la Avenida Andrássy. La construcción del edificio se llevó a cabo entre 1875 y 1884 y fue financiada por Francisco José I, emperador de Austria y rey de Bohemia, con la condición de que ésta no fuera más grande que la Ópera de Viena. La Ópera de Budapest tiene 1.261 asientos. Diseñada por el arquitecto húngaro Miklós Ybl en estilo neorrenacentista, cuenta con una extraordinaria acústica. Tiene una fachada con 16 esculturas de los músicos y compositores más importantes de Hungría.

Al final de la Avenida Andrássy, llegamos al conjunto arquitectónico formado por la plaza de los Héroes, el Museo de Bellas Artes y el Palacio de Arte Mücsarnok.

Plaza de los Héroes

La plaza de los Héroes es uno de los lugares más importantes y representativo de Budapest. Situada en el extremo menos céntrico de la Avenida Andrássy, sus estatuas reproducen a los líderes de las siete tribus fundadores de Hungría.

Según te acercas a la plaza de los Héroes por la Avenida Andrássy ya vas viendo la grandiosidad de esta plaza. Este monumento que comenzó a construirse en 1896 para conmemorar los 1.000 años de la creación de Hungría, fue inaugurado en 1929.

En el centro de la plaza se encuentra el Monumento al Milenio con las estatuas de los siete líderes Magiares fundadores de Hungría. A los lados trece estatuas con los héroes nacionales y en el centro la gran columna sobre la que se encuentra una estatua del Arcángel Gabriel.

La plaza de los Héroes es una amplia explanada que tiene un tamaño imponente como se puede ver en la fotos. Una de las cosas es que me encantó, fue haber leído un poco de la historia de este país antes de ir para poder entender completamente este conjunto y poder valorarlo en su totalidad. Vale aclarar que en la época socialista de Hungría este monumento corrió serio peligro de ser demolido en su totalidad. También vale decir que durante la Segunda Guerra Mundial no estuvo exenta a los bombardeos y hubo tres estatuas que debieron ser restauradas casi totalmente.

  

La plaza de los Héroes forma junto a la Avenida Andrássy un importante conjunto arquitectónico declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde la ampliación de 2002.​ El edificio más representativo de la plaza de los Héroes es el Museo de Bellas Artes, uno de los mejores museos de Budapest.

Si vais a Budapest seguro que la vas a visitar. Nosotros fuimos caminando desde la Avenida Andrássy y fue una experiencia muy agradable. Detrás del monumento hay un parque y un castillo precioso, en la zona están los baños termales, un zoo y cantidad de bares históricos para quedarse todo el día. Ah… y de noche también porque tiene una iluminación maravillosa.

A ambos lados de la plaza de los Héroes encontramos dos bonitos edificios, que recuerdan al estilo griego y que albergan los dos museos que hemos comentado anteriormente. Además, en la plaza también hay otro edificio muy representativo, la Embajada de Serbia.

Museo de Bellas Artes

El Museo de Bellas Artes es un museo ubicado en la plaza de los Héroes, frente al Palacio del Arte. Fue erigido con planos de Albert Schickedanz y Fülöp Herzog en un estilo ecléctico-neoclásico, entre 1900 y 1906. La colección del museo está compuesta por arte internacional (además del húngaro), incluyendo todos los períodos del arte europeo, y comprende más de 100.000 piezas.

Se divide en seis departamentos: egipcio, antiguo, galería de escultura antigua, galería de pintura antigua, colección moderna y colección gráfica. Es el más visitado de todos con más de 500.000 visitantes anuales. Otra cosa que destaca es la fachada y sus ocho columnas que presiden su entrada que recuerdan a un templo griego o romano. 

Palacio de Arte Mücsarnok

El Salón de Arte o Palacio de Arte de Mücsarnok es un museo de arte contemporáneo y un edificio histórico ubicado en Budapest, en la plaza de los Héroes, frente al Museo de Bellas Artes. La gran estructura de estilo neoclásico, diseñada por los arquitectos Albert Schickedanz y Fülöp Herczog, se completó en 1896. Su pórtico está en el estilo del renacimiento griego. El edificio fue renovado en 1995. Tiene una librería, biblioteca y el Café Műcsarnok que da a la plaza.

Parque de la Ciudad o Városliget

Justo detrás de la plaza de los Héroes, se encuentra el parque de la Ciudad, también conocido como parque Városliget.

Dentro del parque se encuentran varios lugares de interés, entre los que destacan un lago, el Castillo Vajdahunyad, el Balneario Széchenyi, un zoo y un pequeño parque de atracciones.

El parque de la Ciudad es uno de los primeros parques públicos que se creó en el mundo. Inicialmente, fue un recinto de caza que usó la nobleza durante años. En los siglos XVIII y XIX se fue transformando paulatinamente en el parque que es hoy. Cuenta con unas dimensiones de 1.400 por 900 metros.

En medio de un paraje idílico: romántico, tranquilo y de gran belleza, se yergue magestuoso el castillo con la ermita y el paseo entre árboles, flores y estanques…¡Enamorarse es quedarse corto!.

En el lago del parque, dependiendo de la época del año en la que visitéis la ciudad, podréis o alquilar una barca, o patinar sobre hielo. Las barquitas que hay son de diferentes tamaños, de remos a pedales o con motor para poder dar un paseo por los alrededores del parque con el castillo de fondo.

A veces, como vimos nosotros, se realizan concursos o exposiciones (en nuestro caso una degustación de la gastronomía húngara). El parque estaba lleno de puestos de comida y souvenirs que os recomendamos utilicéis ya que la comida está buenísima y hay productos artesanales a buen precio. Sin duda, uno de los lugares imprescindibles para visitar en Budapest. 

El parque de la Ciudad es el principal lugar de esparcimiento de los habitantes de Budapest. Está muy concurrido por familias con niños, sobre todo los fines de semana. Es muy extenso, perfecto para pasear tranquilamente y pasar unas cuantas horas. Destacar que el parque está muy bien cuidado.

Budapest tiene lugares encantadores y el parque de la Ciudad es uno de ellos. Sin embargo, a pesar de que todo el conjunto es precioso no es tan conocido como puede ser el puente de las Cadenas o el Parlamento.

Ya desde la plaza de los Héroes adiviné que el Castillo de Budapest se inspira en el del Transilvania. La construcción esta increíble, se puede acceder a la torre y a una parte del castillo. Adentro está el Museo de la Agricultura Húngara. Vale la pena conocerlo nada más que por sus fotogénicas vistas desde el lago.

Castillo de Vajdahunyad

Antes de entrar al impresionante Balneario Széchenyi al mediodía, aprovechamos y pasamos la mañana en el Castillo de Vajdahunyad, ya que está a sólo dos minutos del balneario, en la isla Széchenyi, dentro del parque de la Ciudad. Se trata de un impresionante castillo de cuento de hadas rodeado de lagos. Se puede acceder a la isla por medio de cuatro puentes, uno de ellos levadizo.

El Castillo de Vajdahunyad se construyó entre 1896 y 1908 según el diseño de Ignác Alpár. En parte, se trata de una copia del Castillo de Hunyad, en Transilvania, Rumania, aunque también es una muestra de diferentes estilos arquitectónicos. Inicialmente se levantó en madera y cartón para la exposición de 1896, pero tuvo tanto éxito que se reconstruyó utilizando piedra y ladrillo. Está formado por varios edificios, entre ellos una iglesia, tan bonita como pequeña y el Museo de Agricultura (imágenes de arriba). Es el museo dedicado a la agricultura más grande de Europa. Tiene ocho exposiciones permanentes, y exposiciones temporales.

Estos edificios están agrupados por estilos arquitectónicos: el románico, gótico, renacentista, barroco, etc.

La respiración se corta cuando te vas acercando a a este romántico lugar. Puestos de flores, adornos, comida y dulces te esperan a lo largo de todo el paseo mientras visitas esta pequeña “ciudad” dentro del castillo.

Iglesia de Ják

Iglesia de Ják: la fachada es una reproducción de una iglesia benedictina de 1214, en la zona de Ják, cerca de la frontera con Austria. Esta abadía está considerada como la mejor representación del románico húngaro. No es sólo edificio decorativo, es una capilla católica. Cada domingo (de primavera a otoño) se celebra una misa dentro del templo. También bodas y conciertos.

Ya sé que Drácula era transilvano (territorio rumano) y no magiar, pero sucede que en aquella época el territorio del famoso conde pertenecía oficialmente a la Corona de Hungría pero estaba invadido por los otomanos. A pesar de que queda un poco lejos del centro historico caminando, definitivamente vale la pena ir. 

Un castillo increíble con una auténtica puerta levadiza muy bien conservada.Tiene todos los ingredientes para ser un sitio de cine, hasta está rodeado por un foso… Realmente te sientes como en una película del conde Drácula. Sus enredaderas por las torres, en medio de una zona de césped… El interior es muy bonito con diferentes construcciones. Una buena opción para pasar un día entre el castillo y el balneario.

Nos gustó mucho el Castillo de Vajdahunyad, todo el complejo en general. Vale la pena acercarse aunque no entres a ver ninguna exposición. Resulta un conjunto arquitectónico muy bonito.

Estatua de Anónimo

La estatua de Anónimo, la pudimos ver también en los terrenos del castillo. Es una estatua enigmática, a primera vista casi atemorizante. El monumento está dedicado al autor anónimo de Gesta Hungarorum, el primer libro de historia de los húngaros, basados en su mayor parte en leyendas. Aunque no se sabe realmente la identidad del escritor, se piensa que se trata de un cronista del siglo XII (probablemente del rey Béla II). La estatua tiene un bolígrafo en su mano. Se dice que si lo tocas trae buena suerte.

Sentarse a ver el anochecer en uno de los bancos enfrente del lago del castillo no tiene precio. Puedes pasear por su entorno de árboles y naturaleza antes o después de dar un paseo por la plaza de los Héroes.

Gran Sinagoga

La Gran Sinagoga de Budapest, conocida también como la Sinagoga de la Calle Dohány es la mayor sinagoga en Euroasia y la segunda más grande del mundo.​ Se levanta en el distrito de Erzsébetváros. Cuenta con 3.000 asientos. Es un centro del judaísmo neológico. Este templo de 75 metros de largo se construyó entre 1854 y 1859 en estilo neomorisco, siguiendo el diseño del arquitecto vienés Ludwig Forster. Su decoración se basa en modelos de la arquitectura islámica del norte de África y de la España morisca (en particular la Alhambra de Granada).

La Gran Sinagoga es de estilo arábe pero su diseño muestra una mezcla de estilos bizantino, románico y gótico. Cuenta con dos cúpulas situadas cada una sobre las dos torres octogonales de 43 metros de altura, además de una vidriera en forma de rosetón situada sobre la entrada principal. Consta de un Museo Judío, la galería y Templo de los Héroes, el Cementerio Judío y el Parque memorial del Holocausto “Raoul Wallenberg”.

Durante la Segunda Guerra Mundial, los nazis hicieron de los alrededores de la sinagoga un ghetto judío que posteriormente se convirtió en un campo de concentración. Desde este lugar muchos judíos fueron enviados a los campos de exterminio. De los que sobrevivieron, fueron más de 2.000 los que murieron de hambre y frío. Sus cuerpos fueron enterrados en el cementerio de la Gran Sinagoga, pese a que esto va contra las tradiciones del pueblo judío.

Memorial a los mártires judíos húngaros

El “Raoul WallenbergEmlékpark (parque memorial del Holocausto), en el patio trasero, contiene el Memorial a los mártires judíos húngaros (al menos 400.000 judíos húngaros fueron asesinados por los nazis).​ Construido por Imre Varga, se asemeja a un sauce llorón cuyas hojas llevan inscripciones con los nombres de las víctimas.

Noria

A semejanza de Londres, Budapest también tiene una noria blanca en el centro, en este caso en Erzsébet tér. Eso sí, es la mitad de pequeña que su hermana (65 metros de altura, por 130 del London Eye), pero es la noria móvil más alta de Europa. Aunque su nombre comercial es Sziget Eye, popularmente se la conoce como Budapest Eye. Comenzó a rodar en 2013. No es imprescindible pero el viaje en barco sí que lo es. O mejor aún, ambos… Desde las alturas hay buenas vistas de la Avenida Andrássy, la Basílica de San Esteban o el Castillo de Buda, además de la propia plaza.

Nos encantó esta ciudad, todo limpio y hay bastante orden. La mejor zona para alojarse es Pest. Recomendamos 100% sus balnearios, el Danubio, los Ruin Pubs, la comida, sus monumentos. Además los precios son baratos comparado con España.

Monumento a Imre Kalman

Frente a un teatro muy lindo, se encuentra el monumento dedicado a Imre Kalman sentado en un banco. Imre Kalman fue un compositor húngaro de operetas. Aquí él está relajándose en un banco mirando hacia el maravilloso teatro. La ubicación de la estatua invita a las personas a sentarse junto a él y sacar alguna foto.

Estatua de la Princesita o Duende

La estatua de la Princesita o el Duende es uno de los símbolos de la ciudad. Fue creada por László Marton en 1972. De 50 cm, se encuentra sentada sobre la barandilla de las vías del tren a la orilla del Danubio. Al fondo se puede admirar el Castillo de Buda.

El artista se inspiró en su hija mayor, nacida de su primer matrimonio. Ella a menudo jugaba en el barrio de Tabán llevando un traje de princesa y una corona hecha de periódicos por su padre, y en casa también, fingiendo que sus albornoces eran vestidos. Esta imagen incitó a su padre, el artista, en la creación de esta estatua.

Estatua de chica con su perro

Al lado de la estatua de la Princesita o el Duende, se encuentra otra estatua llamada “Chica con su perro”. Se encuentra situada en la plaza Vigado y en ella se ve el juego de una joven con su perro y la pelota. ¡Otra de las muchas estatuas de Budapest!.

Restaurante

Almorzamos en un restaurante típico húngaro y luego seguimos recorriendo Budapest. A veces se complica con el idioma, pero ello no impide disfrutar del encanto y la magia de la ciudad.

Plaza Vörösmarty

La plaza Vörösmarty es una de las plazas más importantes y céntricas de la zona de Pest. Esta justo al inicio de la conocida Váci Utca, calle comercial por excelencia de Budapest. En el centro de la plaza se encuentra una estatua dedicada al poeta Míhaly Vörösmarty, de quien la plaza tomó su nombre. Es reconocido por haber escrito “la mejor obra de teatro húngara del siglo XIX” según György Lukács. También publicó varios libros de poesía, además de la canción “Szózat”, conocida popularmente como “el segundo himno nacional de Hungría”. Detrás del monumento hay una fuente flanqueada por leones de piedra. En el extremo norte de la plaza se encuentra el café Gerbeaud, el más famoso de Budapest debido a su historia y antigüedad.

Váci Utca

En Budapest existen dos calles que destacan por encima de las demás. Una es la Avenida Andrassy y la otra es Váci Utca, la calle peatonal más comercial de la ciudad.

Váci Utca es una de esas calles por las que quieres pasear una y otra vez gracias a su encanto especial y su ambiente. A veces puede resultar un poco bulliciosa. En uno de los extremos se encuentra la plaza Vörösmarty y en el otro extremo el Mercado Central de Budapest.

Váci Utca forma parte del corazón turístico de la ciudad, siendo una de las calles comerciales más elegantes de Budapest. La calle cuenta con un gran número de restaurantes y tiendas.

Mercado Central

El Mercado Central de Budapest, conocido también como el Gran Salón del Mercado de Budapest, es la plaza de mercado cubierta o bajo techo más grande de Hungría. Está situado muy cerca del puente de la Libertad. Es el más famoso de los 5 mercados que se construyeron a finales del siglo XIX para controlar la calidad de los alimentos y mejorar el estado de conservación de éstos ya que, durante esa época, la población estaba sufriendo muchos problemas sanitarios.

El Mercado Central está dividido en dos plantas: en la baja hay numerosos puestos de comida, fruta… y en la planta superior hay tiendas con recuerdos, bares, etc. Es el lugar ideal para comprar la famosa paprika, no en vano Hungría es uno de los mejores productores de esta especia. No habrá que olvidarse tampoco de llevarse una botella de barak pálinka, un aguardiante de melocotón, alguno de sus patés o visitar en la parte superior los puestos donde se venden unas famosas cajitas misteriosas de madera, o los encajes tradicionales.

Sin duda, uno de los mercados más bellos de Europa. Bajo su cubierta de vigas de hierro, veremos en las paradas los pimientos puestos a secar y los típicos embutidos, que seguramente nos dejarán una de las fotografías más coloridas. Es uno de los edificios más emblemáticos de la capital de Hungría y de los sitios más visitados por los turistas.

Para conocer la gastronomía húngara en Budapest, será imprescindible una visita al mercado central y una parada para descansar y retomar fuerzar en alguno de los restaurantes donde degustar los platos sazonados con la siempre presente paprika. Además, de postre puedes probar uno de sus ricos chocolates…

Al lado del mercado se encuentra el puente de la Libertad  (ya hablamos de él en el post de los puentes más famosos de Budapest) y el Balneario Gellért en la otra orilla.

Balneario Gellért

Aunque nosotros preferimos ir al Balneario Széchenyi, hay otro muy conocido llamado Gellért. Merece la pena ver su impresionante fachada. El balneario conserva el mobiliario original de estilo secesionista, los coloridos mosaicos de Zsolnay, la columnas de mármol, los vidrios y las estatuas. Fue construido en 1918 y ampliado en 1927. Se encuentra dentro del hotel con el mismo nombre, el Hotel Gellert, aunque tiene entrada propia en un lateral.

El balneario cuenta con piscinas termales, piscinas de natación, una piscina al aire libre que puede generar olas artificiales cada diez minutos y una piscina espumosa, baños turcos y saunas, jacuzzi y otros servicios adicionales, como masajes y tratamientos de belleza. Su piscina principal ha salido tanto en revistas como en anuncios de televisión (el clásico anuncio de “cuerpo danone” se rodó allí).

Esta preciosa ciudad por la cual recorre el río Danubio es una maravilla. Siendo una ciudad turística no hay aglomeraciones, se respira tranquilidad, hay muchísimas cosas que visitar y ver, y casi todo merece dos visitas (unas durante el día y otras durante la noche). Puente de las Cadenas, Parlamento, la zona de Buda, los baños al aire libre… ¡Hay tantas cosas maravillosas que ver en Budapest!.

Balneario Széchenyi: Uno de los baños termales más fascinantes del mundo