Después del post de la zona de Pest, ahora os vamos a mostrar la zona de Buda. Según la leyenda medieval, Buda toma su nombre de Bleda, su presunto fundador, hermano de Atila, rey de los hunos, pueblo con el cual se identificaban los magiares.

Buda es la parte occidental de la capital húngara situada a la orilla derecha del río Danubio. Abarca un tercio del área de Budapest: una zona escarpada y con abundante vegetación, antiguamente boscosa y hoy con numerosos parques.

Buda es la parte de la ciudad más antigua. Se considera también la más linda desde un punto de vista arquitectónico. En este post, veremos cosas tan espectaculares como la Iglesia de Matías, el Bastión de los Pescadores (imagen de arriba) o el Castillo de Buda.

Buda fue la capital de Hungría desde el 1361 hasta su captura por el Imperio otomano en 1541, tras lo cual la nueva capital húngara fue establecida en Presburgo (la actual capital eslovaca, Bratislava). En 1686 Buda fue capturada por Austria, pero debido a su devastación por la guerra, numerosos alemanes fueron llevados para ayudar a reconstruir la ciudad. Buda fue declarada una ciudad libre en 1703, y volvió a ser la capital de Hungría en 1784. Buda se unió con las ciudades Óbuda y Pest en 1873 para formar Budapest. 

En este post os enseñaremos entre otras cosas:

  • Puente de las Cadenas.
  • Iglesia de Matías.
  • Bastión de los Pescadores.
  • Mirador en la colina de Buda.
  • Castillo de Buda o Palacio Real.
  • Monte Gellért (mirador Estatua de Libertad).

¡VAMOS ALLÁ!

Destacar de Buda, que al estar en lo alto de una colina, cuenta con espectaculares miradores al Danubio y la zona de Pest. Merece la pena subir de día y quedarse hasta que oscurezca para ver iluminados los monumentos, destacando el puente de las Cadenas y el Parlamento (imagen de arriba).

Puente de las Cadenas

Al estar nuestro hotel en el centro de Pest, teníamos la zona de Buda a unos 15 minutos andando. Para llegar, cruzamos el impresionante puente de las Cadenas.

Como ya comentamos en el post de los mejores puentes de Budapest, el puente de las Cadenas es el más antiguo de los puentes que unen las dos ciudades Buda y Pest, que hoy conforman la capital de Hungría. Desde el punto de vista estructural es un puente colgante, en el cual se han sustituido los cables principales por eslabones rígidos de una cadena.

Como subir a Buda

La zona de Buda es la más difícil de visitar ya que se encuentra situada en lo alto de una colina. Para subir, una opción es coger el funicular que hay frente al puente de las Cadenas en Buda. No es la opción más barata, pero sí la que te dejará con fuerzas para, una vez arriba, poder visitar todos los puntos imprescindibles. Nosotros subimos andando, si estás en forma, está es la mejor opción. También hay un bus turístico.

Una vez arriba, hay muchísimas cosas que ver. Nosotros dedicamos un día a recorrer Buda y otro día de ascensión al Monte Gellert.

Iglesia de Matías

Después de subir durante unos 15 minutos, llegamos caminando por la calle Uri (se la conoce como la calle de los nobles y es una calle pintoresca medieval) hasta la preciosa Iglesia de Matías.

La Iglesia de Matías es la iglesia católica más famosa de Budapest. Se encuentra situada en el corazón del casco histórico de Buda, junto al Bastión de los Pescadores y cerca del castillo. Su nombre oficial es Iglesia de Nuestra Señora (santificado en honor a la Virgen María, patrona de Hungría).

Fue construida entre los siglos XIII y XV durante el reinado de Béla IV, el primer rey que mandó a construir un palacio en la cima de la montaña, junto a una aldea. Sufrió una importante reforma a finales del siglo XIX. Actualmente su estilo predominante es el neogótico. La Iglesia de Matías también ha sido la sede de bodas y coronaciones reales, una de las más importantes fue la de Carlos IV, el último rey de la dinastía de los Habsburgo, en 1916. Gracias a su acústica, en la iglesia se celebran habitualmente conciertos de órgano y de música clásica.

Transformada en mezquita bajo el dominio turco, su apodo actual de “Iglesia de Matías” lo recibió por el rey húngaro Matías Corvino, quien hacia 1470 restauró y reformó la iglesia. El techo del edificio está cubierto por los famosos azulejos de cerámica Zsolnay dándole a todo el complejo un mayor atractivo. Destaca su bella torre-campanario. En el interior, destaca el museo de arte sacro, donde se exponen reliquias sagradas, las réplicas de la corona real y las joyas de la corona.

La Iglesia de Matías es impresionante tanto por fuera como por dentro, con tonos muy alegres. La iglesia está increíblemente bien pintada y decorada. Aquí se coronó al emperador Francisco José y a su esposa Sissi. Se trata, junto con la Catedral, de la iglesia católica más hermosa de la ciudad. Es muy bonita verla iluminada de noche.

Estatua ecuestre del rey San Esteban I de Hungría

Entre la Iglesia de Matías y el Bastión de los Pescadores, se alza una estatua ecuestre de bronce del rey San Esteban I de Hungría. El pedestal fue construido por Alajos Stróbl, basado en el proyecto de Frigyes Schulek en estilo neorrománico.

La estatua fue erigida en 1906, y representa al primer rey de Hungría montado a caballo. Está hecha en bronce y en los bajo relieves pueden verse esculpidos episodios que ilustran la vida del monarca.

Bastión de los Pescadores

El Bastión de los Pescadores es una terraza-mirador de 140 metros de largo en estilo neogótico y neorrománico (con inspiración medieval). Se encuentra situado en la colina de Buda, en la orilla oeste del Danubio, al lado de la Iglesia de Matías.

Se diseñó y construyó entre 1895 y 1902 según los planos de Frigyes Schulek. Sus siete torres que forman el conjunto representan a las siete tribus magiares fundadoras de Hungría.

Se le nombró Bastión de los Pescadores, porqué en esta zona durante la Edad Media, había una aldea de pescadores y eran ellos los encargados de defender esa parte de la muralla. 

Desde cualquiera de las terrazas del Bastión de los Pescadores, obtendrás unas preciosas panorámicas del Danubio, la zona de Pest y el Parlamento de Budapest.

Sin duda, uno de los mejores miradores de Budapest para contemplar la ciudad junto con la zona del Castillo de Buda.

La mejor hora para visitar el mirador es al atardecer para después quedarse hasta al anochecer y así poder ver la ciudad y el Parlamento iluminados.

Además de tener unas vistas inmejorables, su arquitectura es preciosa. Está lleno de escaleras, pasadizos, terrazas y arcos por los que poder perderse.

Nada más divisar el impresionante Bastión de los Pescadores, desde lejos nos pareció como si llegáramos a uno de los castillos de una película de Disney. Nos lo pasamos en grande pasando por sus numerosos arcos, subiendo escalinatas, paseando por los alrededor de sus cornisas…¡Una maravilla que no te puedes perder!.

 

¡Ojo!… porque hay “trampa” para los turistas. Si entras por la parte derecha del bastión, tienes que pagar entrada. Pero si entras por la parte izquierda (donde hay una cafetería) que es por donde entramos nosotros es gratis y además es desde donde se pueden divisar las mejores panorámicas.

Un lugar impresionante que es totalmente obligado visitar en la capital húngara. Su majestuosidad y grandeza se ven desde cualquier punto de la ciudad, pero cuando se está en su interior es cuando uno se da cuenta del increíble lugar en el que se encuentra.

Hermoso lugar, con unas vistas increíbles. Imperdonable irse sin asomarse a una de sus terrazas y ver las impresionantes vistas de todo Budapest.

Castillo de Buda

A continuación, pusimos rumbo al Castillo de Buda, situado a unos 10 minutos andando del Bastión de los Pescadores.

El Castillo de Buda es uno de los símbolos de Budapest. Es conocido como Palacio Real, ya que antiguamente fue la residencia de los reyes de Hungría. El castillo es increíble, no sólo para pasear por su exterior y ver las vistas que hay desde aquí, ya que en el interior, alberga la Biblioteca Széchenyi, la Galería Nacional Húngara y el Museo de Historia de Budapest.

El Castillo de Buda domina la ciudad desde lo alto, en la cima de la colina Várhegy y regala magníficas vistas. Fue construido en el siglo XIV en estilo tardogótico y durante la Segunda Guerra Mundial quedó casi en ruinas y fue reconstruido en un estilo neoclásico. Merece la pena subir al castillo no solo por las vistas de la ciudad sino también por el paseo que puedes dar por todo el barrio que rodea el castillo, lleno de calles y tiendas con encanto. El Castillo de Buda fue declarado en 1987 Patrimonio de la Humanidad.

Ya sea navegando por el Danubio o paseando por los alrededores del Castillo de Buda, puedes obtener unas de las mejores fotos de Budapest.

Budapest ha crecido como la unión de dos ciudades vecinas, Buda y Pest. Si te gusta ver las ciudades desde lo alto tienes suerte pues Buda fue fundada en la cima de una colina. En la imagen de arriba, podemos ver el Castillo de Buda iluminado y la Estatua ecuestre de Savoyai Eugen.

Del Castillo de Buda destacaríamos dos aspectos fundamentales: el primero, las vistas del imponente conjunto que forma con el puente de las Cadenas y el Parlamento, sobre todo por la noche cuando se encuentran iluminados, y el segundo, las múltiples callejuelas en las que perderos sin rumbo durante un buen rato por los alrededores del castillo.

Desde su cima se puede contemplar Pest en todo su esplendor. Desde arriba pudimos disfrutar de las mejores vistas de la ciudad tanto de día como al atardecer y de noche con el Danubio a los pies, el puente de las Cadenas y al fondo, el Parlamento.

Estatua de la Libertad en el Monte Géllert

La estatua de la Libertad se encuentra en lo más alto del monte Gellért. Conmemora la victoria del Ejército Rojo soviético en la Segunda Guerra Mundial. La estatua de bronce de 14 metros de altura se encuentra sobre un pedestal de 26 metros y sostiene una hoja de palmera.

Buda se considera la parte de la ciudad de mayor prestigio. Sus atracciones turísticas más conocidas son:
el Castillo de Buda, la Iglesia de Matías y el Bastión de los Pescadores. Otros lugares para ver en Buda son: los museos y el laberinto del Castillo de Buda, el Hospital de la Roca, que era un refugio contra explosiones nucleares durante la Guerra Fría; la Iglesia de Santa Ana,
la Estatua de la Libertad, la Estatua de San Gerardo, el Parque Memento, una exposición histórica con efigies del periodo comunista, el Balneario Gellért, uno de los baños termales más hermosos de la ciudad; el Balneario Király o los Baños Rudas…

Budapest: La perla del Danubio II

Los puentes más famosos de Budapest