Almuñécar es un pueblo que te lleva a experimentar diversas y magníficas sensaciones. Multitud de palmeras la rodea por doquier, dándole un aspecto tropical que invita al descanso, la contemplación y el relax. Además, si te gusta la historia pueden visitar un pueblo con más de 2000 años de antigüedad. El Castillo de San Miguel, los Peñones de San Cristóbal, el parque botánico-arqueológico El Majuelo con la factoría de salazones, etc.

Para los amantes del mar y la playa, Almuñécar es también una excelente opción pues podrán disfrutar de las cálidas aguas del Mediterráneo con kilómetros de litoral con una gran oferta acuática: el AcquaTropic y las numerosas escuelas de buceo que enseñan los magníficos fondos marinos de La Herradura son un buen ejemplo de ello.

Almuñécar es una ciudad y municipio de la provincia de Granada ubicada a orillas del mar Mediterráneo, en la comarca de la Costa Granadina o Costa Tropical. Tiene varias playas dentro de un bonito paisaje entre montañas.

Este pueblo costero granadino es un importante centro turístico en el sur de España. A diferencia de otros municipios de la zona como la Costa del Sol, se nutre principalmente de turismo nacional. Esto se debe a que en los años 70, apostaron por construir pisos a precios moderados que compraron principalmente familias españolas como segunda residencia.

Almuñécar es un importante centro turístico, ubicado entre el mar y la montaña. Por él pasan los ríos Verde, Seco y Jate. Durante los años 80 y 90 se han construido numerosos hoteles y urbanizaciones. El municipio comprende los núcleos de población de La Herradura, Torre cuevas y Velilla-Taramay. También es conocido por ser un importante productor de frutos subtropicales como aguacates, chirimoyos, mangos, nísperos, etc.

Almuñécar es un pueblo costero que ofrece al turista y al viajero visitas a su patrimonio histórico y cultural, playas, calas, gastronomía, etc. Además tiene un clima envidiable, con unos 340 días de sol al año.

Otros lugares cercanos que merecen la pena visitar son Salobreña, los acantilados de Maro-Cerro Gordo, Nerja y Frigiliana.

Playas

Almuñécar cuenta con 19 kilómetros de costa o litoral, con casi 30 playas para todos los gustos y públicos: urbanas, calas entre acantilados, de gravilla, de arena gris y negra, playas naturistas…

Destacan las enormes playas de la Caletilla y de San Cristóbal. En el medio de ellas se levanta el Peñón del Santo (imagen de arriba).

Destacar también la playa de La Herradura, entre otras cosas, por su maravilloso fondo marino donde encontraremos importantes praderas de posidonias e interesantes especies marinas, ideal para hacer snorkel o submarinismo.

Destacar por otra parte el largo paseo marítimo donde se puede caminar relajadamente disfrutando de las vistas al mar.

Monumento al Pulpo de Almuñécar

El monumento al Pulpo de Almuñécar está construido sobre una rotonda de algo más de cinco metros de diámetros y una altura de unos tres metros desde la base. Representa un pulpo en movimiento y se ha realizado con estilo “Gaudí”, en el que se han utilizado azulejos de hasta cinco colores: cuatro de tonos azules (similares a los colores de la bandera de Almuñécar) y el blanco. El autor es José Cabrera Alaminos, artista local.

Ese estilo es el que tiene también la decoración de los bancos del paseo Puerta del Mar y en que destacan imágenes de monumentos o tradiciones almuñequeras.

Monumento a Abderramán I

En la falda del Peñón del Santo, encontramos una gigantesca estatua de casi 5 metros de alto, que representa a Abderraman I. Conmemora el desembarco de este príncipe Omeya en las costas de Almuñécar en el año 755. Esta escultura monumental está realizada por el escultor Miguel Moreno Romera, en bronce fundido, cincelado y patinado. El monumento se levantó frente a la plaza, que también lleva el nombre del emir, y que fue inaugurada en 1984, coincidiendo con la celebración del I Encuentro Hispano Árabe celebrado en Almuñécar.

Monumento Natural de los Peñones de San Cristóbal

El Monumento Natural de los Peñones de San Cristóbal, está compuesto de tres peñones que emergen del mar. El Peñón del Santo con sus 30 metros de altura, es el afloramiento rocoso más alto de todos ellos, coronado por una cruz. Los otros dos se llaman Peñón de Enmedio y Peñón de Fuera. En la imagen de arriba, pudimos fotografiar con claridad los tres peñones desde el Castillo de San Miguel.

Vistas desde el Peñón del Santo

A través de rampas y jardines se accede a la zona más elevada del Peñón del Santo. Cuenta con un mirador donde podrás disfrutar y contemplar una magnífica panorámica de la costa, el Castillo de San Miguel, de la ciudad de Almuñécar y de las sierras aledañas.

Desde el Peñón del Santo, también se obtienen unas preciosas vistas de los Peñones de Enmedio y de Fuera. Estos afloramientos rocosos cargados de una gran belleza se han convertido en uno de los símbolos de Almuñécar. Están compuestos por materiales duros y oscuros. Aquí encuentran su hábitat numerosas aves acuáticas, entre ellas los cormoranes y una gran colonia de gaviotas. Bajo sus aguas, esconde verdaderos tesoros: praderas de algas donde viven y crían varias especies de peces, invertebrados como anémonas, corales y erizos, y algunas especies en peligro de extinción como la lapa ferruginosa.

Cuenta la leyenda que estas formaciones fueron fruto de la petrificación de dos valientes caballeros que rivalizaron y compitieron por la conquista de una bella mujer, hija del alcaide de la antigua fortaleza. La indecisión del padre para conceder la mano de su hija, desembocó en la desesperanza de ambos enamorados que se arrojaron al mar desde la fortaleza convirtiéndose en rocas por la fuerza del amor.

El Peñón del Santo es uno de los miradores más populares de Almuñécar. Aquí también se encuentra  la Cruz del Santo.

Un lugar que merece la pena sentarse y disfrutar de las vistas tranquilamente.

Los Peñones de San Cristóbal fueron declarados Monumento Natural en el 2002, por su elevado interés geográfico, ya que son un hito de referencia en la costa occidental granadina, y donde confluyen las estribaciones de Sierra Nevada, el paisaje Alpujarreño y el valle tropical.

Como anécdota, el Peñón del Santo fue el lugar elegido por Antonio Mercero para enterrar a Chanquete. En uno de los capítulos más emotivos de la historia cinematográfica española, con la famosa frase “¡Chanquete ha muerto!”. En este lugar no hay, ni hubo cementerio alguno, y todas las lápidas que se ven en el penúltimo episodio de la serie Verano Azul, son mera decoración.

El Peñón del Santo separa de manera natural las playas de San Cristóbal y las playas de Caletillas, y de Puerta del Mar. En las dos fotografías superiores las podemos observar desde éste peñón.

Parque botánico-arqueológico El Majuelo

El parque botánico-arqueológico El Majuelo se encuentra en un lugar privilegiado de Almuñécar, a los pies del Castillo de San Miguel y a escasos metros de la playa de San Cristóbal. De unos 5 hectáreas de extensión, es un parque botánico y yacimiento arqueológico de restos de la factoría de salazones de pescado, primero fenicio del siglo IV a. C. y más tarde romano, donde en tiempos se elaboraba la reconocida salsa garum. La entrada es libre.

Un lugar ideal para desconectar y relajarse. El Majuelo disfruta del microclima especial de Almuñécar que hace que se desarrollen de un modo óptimo especies botánicas tanto subtropicales como tropicales. En este parque hay en total 182 especies de plantas con una selección representativas de todas las zonas tropicales del mundo como el Centro y Sur de América, África, Filipinas, Madagascar, China, India, Arabia, Japón, Malasia, Indonesia, Nueva Guinea, Australia, Nueva Zelanda, Melanesia, Micronesia y Polinesia. Son de destacar los numerosos ejemplares de palmas.

Además de un jardín botánico y el yacimiento arqueológico de una antigua factoría de salazones, es un parque escultórico donde nos encontramos de bruces con un buen plantel de esculturas pétreas. Son más de 30 las obras que podemos contemplar en este espacio. Se eligió mármol blanco de Macael para realizar las obras, porque según los técnicos, es un material de gran dureza y que aguanta bien todos los cambios climáticos.

Las diez primeras obras de arte que se incorporaron a El Majuelo, fue en octubre de 2006, contando con la presencia del Ministro de Cultura Sirio, Riad Nassan Aga, durante el II Encuentro de jóvenes escultores y pintores sirios. Este Simposium artístico se celebró en el marco del XIV Encuentro Hispano Árabe. Las esculturas fueron realizadas y donadas por un colectivo de escultores sirios.

Por otra parte, en el interior del parque se desarrollan diversos actos culturales: conciertos de música, monólogos, ferias de artesanía, o espectáculos de magia, son algunas de las actividades de las que puedes disfrutar a lo largo de todo el año, sobre todo en verano.

Castillo de San Miguel

Situado en el Cerro de San Miguel y coronando la población de Almuñécar, se encuentra el Castillo de San Miguel. De origen árabe, construido en torno al siglo X, sobre restos púnicos, fenicios y romanos. Posee un amplio foso y un puente levadizo.

El Castillo de San Miguel es el monumento más importante de Almuñecar. Fue declarado Bien de Interés Cultural desde 1993.

La visita es muy barata (2,35€ cuando fuimos) e incluye un pequeño museo arqueológico situado en una cueva.

Aunque lo realmente interesante es ver el emplazamiento y las vistas.

Vistas desde el castillo

Desde el Castillo San Miguel se pueden contemplar unas preciosas vistas de Almuñécar, la costa y la montañas. De todas formas las que hay desde el Peñón del Santo no tienen nada que envidiar.

Sin duda merece la pena la visitar este lugar histórico.

Maravillosas vistas al mar Mediterrráneo.

Iglesia Parroquial de la Encarnación

La Iglesia de la Encarnación se encuentra en lo alto de un pequeño promontorio, en el centro de Almuñécar. Destaca por ser el primer templo de la provincia de Granada de estilo barroco. Está muy bien conservada. Aunque existen pocas noticias de su construcción, sabemos que fue edificada a finales del siglo XVI sobre los restos de la antigua mezquita, que anteriormente ocupaba un antiguo depósito romano. Sobre la construcción se eleva la torre, esbelta y elegante, rematada por un capitel. En ella se custodia la Patrona de Almuñécar, la Virgen de la Antigua.

Un paseo por Almuñécar te introducirá en un microclima único y especial en toda Europa, con unos inviernos templados y unos veranos suaves que hacen las delicias de todo el mundo. Definitivamente nos encantó y lo pasamos genial descubriendo todos sus rincones.

Nerja: Un balcón para un verano azul

Frigiliana: La joya morisca de la Axarquía

Hotel Bahía Tropical, Almuñécar