Albanchez de Mágina (anteriormente denominado Albanchez de Úbeda hasta el 2.000) es un pintoresco municipio de la comarca de Sierra Mágina, en la provincia de Jaén. En este pueblo pudimos disfrutar de sus bellos rincones y de unas vistas espectaculares. También hicimos el sendero que sube al castillo, aunque eso lo veremos en el siguiente post.

Al igual que nosotros, varios programas en televisión dan fé de la belleza e indiosincracia de Albanchez de Mágina. En la emisión de “Este es mi pueblo” se cuenta como el castillo preside la vida del municipio y de los albanchecinos y su historia desde los íberos, el urbanismo árabe, el castillo medieval y la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

De igual forma se muestra en el programa “Tal como somos” de Canal Sur las bonitas imágenes de Albanchez y sus alrededores. El castillo, las calles, plazas… y sus gentes… ancianos jugando al dominó en la plaza del pueblo, mujeres haciendo ganchillo en las puertas de sus casas, niños jugando por sus calles empinadas… todo digno de ver en vivo y en directo.

La mayor parte del término municipal, así como el núcleo urbano, se encuentran comprendidos dentro del Parque Natural de Sierra Mágina y en su término se localiza la mayor elevación de la provincia de Jaén, el Pico Mágina, con 2.167 metros de altitud. El pueblo cuenta con algo más de 1.000 habitantes y se encuentra al pie del monte Aznaitín bajo el castillo declarado Monumento-Histórico en 1985. Se ubica a 35 km de Úbeda y Baeza, a 40 km de Jaén y a 55 km de Cazorla.

En cuanto a su historia, por estas tierras han pasado numerosas civilizaciones y culturas que han dejado rastro de su paso. Desde la prehistoria aparecen huellas de poblamiento humano, como en la Cueva de los Esqueletos o de las Figuras en el Paraje de las Zorreras, que fue descubierto en el siglo pasado por unos campesinos. Los investigadores lo han identificado con un enterramiento múltiple de las Edades del Cobre-Bronce. También han aparecido restos ibéricos, como el friso de piedra llamado “Cérvido Ibérico“. Del paso de los romanos, se han encontrado varios tesorillos de monedas y varias inscripciones, de los que algunos investigadores deducen la existencia de una ciudad romana enterrada, llamada Campaneana, en el paraje llamado Campanil.

El núcleo urbano de Albanchez debió tener su origen entre los siglos VII y IX, cuando la población campesina empleara la peña, bajo la que se asienta el pueblo, para buscar refugio. Hacia el siglo XI se construiría la muralla de la población, que entonces estaba por encima de la actual. De esta primitiva fortificación quedan los restos de una torre cuadrada. En 1231 las tropas de Fernando III de Castilla reconquistan esta población, que perteneció al señorío de Jódar hasta 1238, en que fue vendido a Úbeda. En 1309, Fernando IV de Castilla concede Albanchez a la Encomienda de la Orden de Santiago, quedando como aldea de Bedmar. Hasta que en el año 1419 consigue jurisdicción propia por privilegio del Infante D. Enrique.

Mirador de Albanchez

El acceso a la localidad se realiza por la carretera A-320 a la altura de Jimena o desde Torres por el Puerto del Aznaitín. Nosotros llegamos por ésta ultima carretera, ya que estábamos alojamos en el Hotel Rural Puerto Mágina. Entrando en el pueblo, paramos en el mirador que hay nada más llegar para disfrutar de las vistas espectaculares que desde allí se obtienen.

El mirador cuenta con excelentes vistas sobre el paisaje de huertas, olivar y sierra.

Éste “balcón” forma parte de la ruta de miradores de Sierra Mágina. Aquí, como en todos los alrededores, se puede sentir la naturaleza en todo su esplendor en pleno corazón del parque natural.

La economía de Albanchez de Mágina se basa, fundamentalmente, en el cultivo del olivar, aunque también tiene cierta importancia la ganadería ovina.

Esta preciosa población se alza al sur de Jaén, entre colinas, campos de olivares y frutales. Su término pertenece al Parque Natural de Sierra Mágina, que forma parte de la Subbética y que ofrece bellos y espectaculares paisajes. En cuanto a la vegetación, son frecuentes los encinares, quejigales, el pino carrasco y el salgareño. Es importante también su rica y variada fauna.

Fuente de los Siete Caños

Justo debajo del mirador anterior, se encuentra la Fuente de los Siete Caños. Construida en el siglo XVI, se trata de una fuente pública también usada como pilar abrevadero con frente de sillares y lavadero público. Ejemplo de arquitectura rural tradicional relacionada con el aprovechamiento del agua para el consumo y el regadío de huertas. Debe su nombre a los siete caños del pilar.

Frente a la fuente se encuentra otro bonito mirador. Desde aquí, comienza la Vereda de las Eruelas, donde empieza el sendero camino a las Caldera del Tío Lobo, una aventura que contaremos en el post del Nacimiento del río Hútar.

Paseo de las Heturas

A continuación, empezamos a callejar por Albánchez de Mágina para ver los monumentos más importantes. En el Paseo de las Heturas han colocado unas macetas que le dan un aspecto más colorido al pueblo.

En el Paseo de las Heturas se encuentra una fuente urbana que se abastece de la red de agua de la localidad. Su uso es decorativo y de abastecimiento.

Subida a la iglesia

Lo siguiente fue subir unas empinadas cuestas hasta llegar a unas escaleras que dan a la iglesia principal del Albanchez. Desde aquí pudimos observar como el núcleo urbano se distribuye a los pies del castillo, que sobre una peña domina al pueblo, cuyo termino es regado por los ríos Vadillo y Hurtar y numerosas fuentes.

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

La Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, de traza renacentista, tiene la sencillez y la austeridad tanto en el diseño como en la ejecución. Construida en el siglo XVI,  consta de tres naves divididas por columnas con capiteles toscanos, siendo más ancha la nave central. Su fachada principal, se divide en dos cuerpos, espadaña y puerta de entrada, la Puerta del Sol. En el interior destacan la Capilla de San Francisco de Paula, patrón de la localidad, una pila bautismal del siglo XIV y el archivo parroquial, con documentos que datan del 1520.

Plaza de la Iglesia

La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción se encuentra ubica en la plaza de la Iglesia. En el centro se encuentra una fuente de un caño que derrama el agua en una pileta y a su vez en una pila octogonal más grande de ladrillo visto. En Albanchez de Mágina predominan las calles empinadas y empedradas con casas rurales, típicas de un pueblo serrano. La mayoría de estas casas son bajas, de ahí que se pueda observar mejor el castillo.

Plaza de la Constitución

Desde la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, subimos al castillo, cosa que veréis en el próxima post. Después de bajar de la fortaleza, llegamos a la plaza de la Constitución, con forma de trapecio. Alberga numerosos bares, el kiosco musical o pabellón y el Ayuntamiento. Además, desde aquí se divisa perfectamente el cerro con el castillo en la cima y un letrero con el nombre del pueblo. Si lo observas bien, el castillo enclavado en lo alto de la peña, parecen fundirse con ella como si se tratase de un saliente o una roca de la misma.

Nos quedamos sorprendidos por las espectaculares vistas al castillo y por el nombre del pueblo puesto al más puro estilo Hollywood.

Todo el pueblo tiene la etiqueta de tradición por naturaleza. Los vecinos producen productos de primera mano como dulces, pan, miel, aceites… platos típicos de la localidad como “Andrajos” “Borullos” “Migas de Harina” “Buñuelos” “Barquillos”… Se distinguen por la calidad, la atención al cliente y su toque personal.

Durante nuestra visita pasamos por alguno de esos tesoros ocultos de la gastronomía. Una pastelería tradicional donde se fabrican entre otros, los mejores almendrados del mundo y un restaurante donde se servían comidas típicos del lugar. Negocios donde padres e hijos siguen al pie del cañón abriéndose paso día a día en el mundo de la restauración.

Escalera de colores

Ya de vuelta al coche, pudimos ver la pintoresca escalera de colores.

En la pared de arriba de las escaleras de colores, se puede ver el nombre del pueblo y en lo alto, una vez más, la peña con el castillo en la cima.

La verdad que para ser un pueblo tan pequeño, está muy bien cuidado y presentado tanto para los locales, como para los visitantes.

Plaza del Reloj

Ubicada frente a la torre del mismo nombre, la plaza Reloj destaca por su fuente de cuatro caños que nacen de un pilar central terminado en forma piramidal. La pila tiene forma cuadrada con ábsides circulares en el centro de cada lado.

Torre del Reloj

Para acabar la visita al pueblo, visitamos la Torre del Reloj. Se trata de un torreón de planta cuadrada construido con mampostería que data del siglo XIX. Está rematado por un campanario de estructura de hierro fundido, construido en 1883. Esta hecha de piedra de sillería. La colocación de un nuevo reloj público fue un símbolo de modernidad que reflejaba la influencia en la arquitectura de la Revolución Industrial que se estaba produciendo a nivel nacional. A finales del siglo XIX, Albanchez vive un periodo de expansión con la agricultura del olivar y la localidad duplica su población.

Albanchez de Mágina es uno de los bellos rincones de esta sierra mágica, con un centro histórico de traza medieval, al pie del Monte Aznaitín, con numerosos miradores, fuentes y rincones donde dejarse llevar por el hechizo del lugar. El olivar, los almendros y los cerezos rodean esta encantadora localidad.

Sendero Castillo de Albanchez de Mágina

Paraje Natural Nacimiento del Río Hútar

Torres: Un pueblo blanco entre las montañas de Sierra Mágina

Manantial de Fuenmayor: Donde el agua cobra vida en Sierra Mágina

Que ver en el Parque Natural Sierras de Cazorla en 4 días

Hotel rural & spa Coto del Valle